Ayer celebramos mi 66 años de vida y la de mi hermana Doris, que marchó

Ayer mi regalo de cumpleaños fue la celebración y acción de gracias por mi vida y por la de mi amada hermana Doris Coa de Velásquez, la "CatiraO" de papá, la hija que entre todos, se parecía más a ambos, la madre de dos logros casi imposibles: Jesús Alejandro y Nathan. ¡Hermana vida y hermana muerte!

 

Ayer muchos de los que me quieren me hicieron saber sus mejores deseos porque arribé a mis primeros 66 años, bien vividos, gozados y aprendidos. Una de las llamadas fue la de mi madre, luego del “cumpleaños, feliz” me dijo controlando cada palabra que de su boca sale, y no es más sabia por sus 92 años:

-“Anoche llevaron a Dorita al hospital Pérez Carreño, está muy desmejorada, todo lo vomita, llegó descompensada, muy débil”.

Le pregunté:

-¿Cómo ves la cosa, mamaíta?

-“Muy mal pronóstico, -me respondió lacónica,- he llamado a Pancho Griffin -su también hijo, el médico de la familia,- para que se entere y ocupe y como siempre me saque a Dorita adelante. Me temo lo peor”.

Nada… la señora no pierde la compostura y control acerado y cerebral, ni siquiera ante su conocimiento de la posible pérdida de su hija mayor, la “CatiraO” de papá, la hija que entre todos, se parecía más a ambos, la madre de dos logros casi imposibles: mis amados sobrinos, Jesús Alejandro y Nathan, los hijos que fueron su sueño casi imposibles y sus logros más entrañables.

Engendradas, criadas, graduadas, paridas en la casa de mi madre, la recreación venezolana de Úrsula Iguarán, por aquello de ser “La piedra donde se fundó la casa”, tragué grueso. sabiendo que mamá no exagera, ni miente. ¡Tremendo regalo de cumpleaños me tenía el destino para ayer!

A las 11 am mis hijas, Mariana y Berenice casi al mismo tiempo, me llamaron para darme la noticia, con el mismo temple que heredaron de mi madre y su marido, mi padre, un budista hasta su muerte, quienes nos inculcaron a todos sus hijos, sin distingo, me abordaron y con dulzura me ratificaron la mala nueva, estos decretos fueron las que les escuchamos toda la vida, los hijos y los nietos, sobre el fin de los días:

-“La vida es sucedida por la muerte, ambas son caras de la misma moneda, recibámosla con naturalidad, es un paso natural, hay que aproximársele y recibirla sin miedos, ni mucho menos aspavientos, ¡hasta en la visita de La Parca hay que tener buen gusto, eso no puede evitar que nos duela y mucho”.

¿Será por eso que he preparado a mis hijas para mi tránsito, desde que eran muy pequeñas:

-“No quiero ser recordada de ninguna manera, ni compartir mi partida con nadie, que no sean ustedes, que no haya ceremonias sino cremación y botada de las cenizas en el basurero, ni que se acuerden de mi, mucho menos con flores, quiero ser totalmente anónima, ni lloraderas ni lamentaciones, ¡si hubiera lápida… que no la habrá! diría “Hizo lo que quiso””.

Y esto fue lo que mi hija, Berenice Santacruz Gómez escribió sobre el paso de plano de su tía, para avisar a la familia dentro y fuera de Venezuela y lo comparto contigo, que no eres mi familia:

“Necesitamos hacer del conocimiento de todos, que ha partido a reunirse con nuestro creador, mi Tia Dorita.

Esta mañana fué de emergencia al hospital Miguel Pérez Carreño y Dios decidió cobijarla en su reino.

No hay palabras adecuadas o inadecuadas para un momento como este, me disculpo de antemano, si las mías forman parte de las inadecuadas, pero es menester informarles.

Ya Nathan y mi tía Maricela están adelantando lo que está a su alcance, para ver cuáles son los próximos pasos.

Máma esta en su casa digiriendo la noticia y mi Tio Chúo está en El Junquito en la misma situación.

Dios con su Espíritu Santo tomen el control de la situación, y nos lleven por el camino de enviar LUZ para “Dorita” quien terminó hoy un hermoso camino como esposa comprometida, hija abnegada, como sobrina incondicional, como hermana solidaria, madre ejemplar, mujer aguerrida, emprendedora, creativa, de carácter, trabajadora, amorosa y absolutamente entregada.

Recordemos que nuestra gente solo parte en cuerpo físico, pero como en la cultura mexicana (de la que tenemos tanta influencia) VIVEN SIEMPRE QUE LOS RECORDEMOS en nuestro accionar, nuestro vivir con sus enseñanzas y con la herencia, que nos dejaron al marcarnos con la huella de su amor, al pasar por este mundo, ¡Nuestro mundo!

¡En mi oración estoy ahí en casa de mi tía! En el Junquito, a través de la luz que envío desde mi “aquí y ahora” estoy presente!

¡Esa luz es blanca y pura, llega intensa, cálida para el alma, radiante, cargada de armonía, para que todo fluya, para que todo esté donde tiene que estar, cuando debe estar y como tiene que estar!

¡Confiemos que EL ESPÍRITU SANTO TIENE EL CONTROL y todo, todo, absolutamente todo ES, COMO ES! no como yo quiero que sea necesariamente, sino COMO ES LA VOLUNTAD DE DIOS!

En el nombre de Cristo Jesús, todos estamos envueltos en el Bien Mayor y la partida del cuerpo físico de “Dorita”, sirva para que desde el regazo del Altísimo Padre Celestial, nos mire, ella con sus ojos color miel, vivaces y de grandes pestañas rubias y con orgullo, al afrontar este momento y nos diga algo como:

-“¡Ahí esta lo que yo ayudé a crear! Un par de hombres maravillosos, un hogar en una casa espectacular, que muchos desearían tener ¡Pero esa es la mía, la que yo creé para “mi viejo” y mis hijos, para mi! Hoy se las dejo, junto a todos los valores y principios de amor que sembré en ustedes, para salir adelante en cada momento feliz y en cada adversidad. ¡Ya no hay miedo! Solo amor. Y amor en abundancia…!

Algo así es lo que imagino que mi tía Doris diría… una creación de mi imaginación, para pasar este rato desde mi dolor… porque también es mi pérdida… la tuya… la de mis primos y la de mi tío, Don Jesús… la de máma, que hoy ve partir CONTRA NATURA a otro de sus hijos… cuando lo ideal es que sus hijos la vieran partir a ella… es un cambio para ¡MI FAMILIA! ¡Tu familia! ¡Nuestra familia! ¡Ésta, tan imperfecta, pero NUESTRA! ¡Repartidos por todas las latitudes, pero aquí!

HONREMOS HOY Y CADA DIA NUESTRA UNIÓN, desde nuestros recursos: amorosos, espirituales, tecnológicos, intelectuales, financieros, emocionales, los que sean que estén a tu mano, esos tus recursos … ¡SON NUESTROS RECURSOS! y son perfectos para colocarlos en armonía de este momento… de acompañar desde nuestro lugar a nuestra amada Dorita.

Te amo!

¡Gracias por leer mis zoquetadas, pero son mías y…también SON TUYAS! jeje….un gran beso de amor, calor de cariño y luz del espíritu para tu día de hoy! 🤗

Berenice Santacruz Gómez.

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

/Un acto de risa y llanto: la historia de dos payasos que huyeron de Venezuela

Corilino y Remedios no aguantaron más la dura situación en su país y se lanzaron en una travesía a pie de Cúcuta a Bogotá José...