Elecciones Presidenciales en Venezuela: Mitos y realidades de las encuestas y de la imagen de los candidatos.

Les presento a este nuevo colaborador, hombre muy bien formado y que es capaz de transmitir sus grandes y valiosos conocimientos hablando coloquialmente, es para nosotros una satisfacción contar con su colaboración en temas tan importantes como este, que nos envía hoy, ¡Bienvenido! el profesor Véliz…
“Estimadas  amigas y  amigos. Les  saludo  muy  cordialmente,  en  la  oportunidad  de  compartir,  con  carácter  confidencial,  mi  análisis:  Elecciones  Presidenciales  2012:  Mitos  y  realidades  de  las  encuestas y  de  la  imagen  de  los  candidatos.
Durante  las  elecciones  parlamentarias  del  año  pasado,  hice  un  análisis  similar,  en  el  cual  demostré  que  las  tendencias  daban  como  ganadora  a  la  oposición,  como  efectivamente  ocurrió,  al  obtener  el  52  %  del  sufragio  y  hay  más  diputados en  la  Asamblea,  sólo  por  la  manipulación  de  los  circuitos  electorales  que  hizo  el  gobierno.
En  esta  oportunidad,  de  nuevo  las  tendencias  inclinan  la  balanza  a favor  de  Enrique  Capriles.  El  resultado  final  dependerá de  su  corage  para  defender  los  votos,  con  los  estudiantes,  el  pueblo  y  hacer  valer  y  respetar los  resultados.  Cordiales  saludos  y  que  disfruten  el  análisis.  Arnoldo  Claret  Véliz.

Chávez  perdió  sus  principales  fortalezas  de  adhesión  e  intención  de  votos.

Capriles  encarna  la  esperanza de  un  cambio  para  los  venezolanos,  basado  en  valores  edificantes.

Los  encuestadores  y muchos  analistas  políticos,  buscan  reducir  los  procesos  encuestados  a  tecnicismos  y  academicismos, que  terminan  sin  reflejar  la  realidad  social , que  pretenden  analizar  e  interpretar. Por  ejemplo,  nunca,  jamás,  ni  que  lo  argumenten  y  que  científicamente ,los  criterios  de  la  selección  de  una  muestra de mil  quinientas , ni de  dos  mil  quinientas  personas,   van  a  reflejar  las  tendencias  de  intención  de  votos,  de  una  población  total  votante  de  18  millones   de  electores.

Otro  escudo  de  los  encuestadores , consiste  en tratar de   invalidar  las  percepciones  de  la  realidad,  lo  que  observa  todo  el  mundo  en  la  calle,  si  esas  apreciaciones  no  están  condicionadas  a  una  ficha  técnica. Es  por  eso  que  las  encuestas  se  han  equivocado  tanto,  en  países  como  Colombia. En  esta  nación ,  en  sus  más  recientes elecciones  presidenciales,  se  daba  como  ganador  a  Moko  y  resultó Juan  Manuel  Santos , como  triunfador  avasallante.  En  ese  momento,  cuando  se  conocieron  los  resultados,  salieron  todos  los  encuestadores  y  analistas  venezolanos,  que  tienen  muy poco  o  ningún  contacto  con  la  realidad  social  y  las  calles  de  nuestro  país,  argumentando  todo  tipo  de  excusas,  para  no  perder  total  credibilidad  y  quedarse  sin  la  arepa,  por  su  puesto.

Digan  lo  que  digan,  repito,  ninguna muestra  sustituye,  observar  lo  que  manifiesta  un  ciudadano  de  a  pié,  lo  que recoje  un  taxista  de  sus  clientes,  lo  que  le  comentan  a  un  betunero  o  limpiabotas,  las  personas  que  atiende,   lo  que  comentan  los  individuos    en  las  camionéticas,   busetas,  autobuses,urbanos  e  interurbanos,  gasolineras, automercados, peluquerías,  barberías,  abastos, bancos,  hospitales,  clínicas,  etc.

Otro  mecanismo  de  defensa  de  los  encuestadores,  es  decir  que  la  realidad  se  puede  cambiar  o  condicionar,  en  intención  de  voto,  con  publicidad.  Esta  sí  puede  influir  en  cierto  modo,  pero  al  igual  que cuando   un  producto  es  malo,  no  hay  publicidad  que  valga.  Al  principio,  la  gente  lo  podrá  comprar,  por  la  abundante  publicidad,  pero  cuando  lo  conozca  realmente,  terminará  desencantada.  Igual  ocurre  con  la  imagen  de  los  candidatos  políticos.  Los  venezolanos en  trece  años  de  mal  gobierno ,  ya  conocemos en  profundidad  al  actual  candidato  oficial.

El  poco  acierto  de  las  encuestas , se  puede  deber  a  que  son  fabricadas  desde  las  oficinas,  donde  simplemente  grafican  datos,  de  manera  imaginaria  o  por  encargo,  para  pretender influenciar  a  la  opinión  pública,  como  ya  fue  señalado.  Por  eso ,  también los  encuestadores  se  defienden,   argumentando  que  hay  muy  pocas  probabilidades  de  ser  seleccionado  en  una  muestra, cuando  la  gente  dice  insistentemente , que  nunca  lo  han  encuestado,  ni  tampoco  saben  de  otras  personas  encuestadas.  La  razón  es  la  señalada.  Muchas  encuestadoras  no  hacen  encuestas,  sino  que  las  fabrican para  tratar  de  generar  tendencias,  pero  eso  no  es  posible  cuando  hay  posiciones  y  actitudes  contundentes  en  la  población,  con  respecto  a  la  imagen  de  un  candidato  o  a  su  gestión.

Los  esfuerzos  de  algunas  encuestadoras  venezolanas , empeñadas  en  favorecer  la imagen  y  la  gestión  del  actual  presidente  y  candidato,  no  tienen  sustento,  ni  en  la  realidad  social  y  económica  actual,  ni  en  los  resultados  de  las  elecciones  parlamentarias.  Durante  mucho  tiempo,  se  trató  de  vender  atributos  y  criterios  de  la   imagen  del  candidato  oficial,  que  ya  no  tienen  el  mismo  impacto.  Cabe  destacar  entre  estos,  el  carisma,  la  conexión  emocional  y  afectiva  con  el  pueblo. Sin  embargo,  los  acontecimientos  recientes  invalidan  y  le  restan  credibilidad  a  dichos  criterios. Por  ejemplo,  en  las  elecciones  parlamentarias  del  año  pasado,  el  presidente  fue  quien  sirvió  de  imagen  a  la  campaña  de  sus  diputados.  Estos  jamás  aparecieron. El  mandatario  creyó que  con  su  supuesto  carisma  e  imagen  mesiánica,  de  nuevo  sería  un  portaviones  para  ellos. No  obstante,  el  gobierno  perdió  dichas  elecciones,  al  obtener  la oposición , el  52 por  ciento  del  sufragio.  La  mayoría  de  representantes  oficialistas  o  diputados  del  gobierno en  el  parlamento,  se  debió  a  la manipulación  de los  circuitos  electorales,  conocida  por  todos  y  destacada  brillantemente  por  la  periodista  de  Radio  Francia  en  aquella   rueda  de  prensa  memorable. Así  que  ese  cuento  del  carisma  del  presidente,  ya  no  arrasa  como  en  las  elecciones  de 1998. Las  elecciones  parlamentarias  las  manejó  Chávez  con  su  imagen,  como  si  fuesen  unas  elecciones  presidenciales  y  las  perdió.  Primer  nocaut  en  contra  de  uno  de  los  mitos  más  arraigados  sobre  el  otrora  carisma  del  candidato  oficial.

Acabar  con  el  mesianismo  es  una de  las  tareas  fundamentales  que hay  que  acometer  para  optimizar  la  democracia. Ese flagelo  hace  mucho  daño  a  la  sociedad  venezolana  y a las  sociedades  latinoamericanas  en  su  conjunto,  porque  significa  tener  líderes  populistas  exitosos,  a  costa  del  “  fracaso  de  dichas  sociedades”. Así  mismo,  ese  reto  de  acabar  con  el  mesianismo  es  un  compromiso  con  la  sociedad  venezolana,  de  muchos  medios  de  comunicación,  líderes  de  opinión  y  hasta  de  la  oposición que  contribuyeron  a  sobredimensionar  la  imagen  de  Chávez,  a  niveles”  celestiales  y  divinos”, aunque  hay  que  reconocer  que  este  fenómeno  también  es  producto  de  nuestro  devenir  socio  cultural  y  de  la falta  de  un  proyecto  país  y  de  proyectos de  vida  de  los  mismos  venezolanos. Afortunadamente,  el impacto del  mesianismo de  Chávez  en  la  población,  se  ha  reducido  considerablemente,  como  ya  fue  señalado.

Cuando  una  persona  no  tiene  claros  propósitos  de vida,  es  muy  fácil  caer  en  las  garras  de  falsos  mesías  o  salvadores,  que  les  engañan,  al  prometerles  solucionar  sus  problemas  y  exonerándolos  de  su  responsabilidad  de  vida,  además  de  llenarlos  de  odio,  al  hacerlos  trasladar  la  responsabilidad  del  fracaso  de  su  existencia ,  a  otros  que  no  tienen  nada  que  ver  con  ello.  Eso  se  traduce  en  rencores  y  resentimientos  al  emprendedor  o  hacia  quienes  poseen  más  recursos,  en  muchas  oportunidades,  producto  de  su  esfuerzo.

En  otro  orden,  desde  las elecciones  parlamentarias  hasta  la  fecha,  se  agudiza  la  crisis  económico social,  el  desempleo,  una  de  las inflaciones  más  altas  del  mundo,  déficit  habitacional,  desabastecimiento,  inseguridad, los  constantes  apagones  de  luz  a  nivel  nacional ,  mayor  número  de  protestas  generalizadas,  en  todo  sentido;  con  lo  cual  aumenta  el  rechazo  tanto  a  la  imagen  como  a  la  gestión  del  presidente. Es  inadmisible  y  totalmente  ficticio , ese  estudio  publicado  por  allí,  en  un  diario  de  circulación  nacional,  según  el  cual , somos  uno  de  los  países  más  felices  del  mundo.

Otro  tanto  ocurre  con  la  supuesta  conexión  afectiva  del  presidente  con  el  corazón  de  los  venezolanos. El  pueblo  no  va  al  mercado,  ni  a  los  hospitales  con  el  amor  de  Chávez.  Este  los  traicionó  al  convertir  al  pobre  en  más  pobre  y  también  por  sus  incoherencias  y  contradicciones  entre  lo  que  dice  y  hace. Quien  le  va  a  creer  a  alguien  que  habla  de  amor  ,  del  corazón  del  pueblo,  del  corazón  de  la  patria  y  cada vez  que  abre  la  boca  es  para  sembrar odios, para  insultar ,  para descalificar ,para  ofender,   para  dividir  al  pueblo.

Por  cierto  que  las  misiones  han  empezado  a  generar  cambios  en  ciertas  actitudes  y  creencias  entre  la  población  más  humilde: ésta  valora  iniciativas  como  las  pensiones ,  debido  a  un  legítimo  derecho  del  trabajador venezolano,  pero  empiezan  a  rechazar  las  expropiaciones,  señalándolas  como  un  atentado  al   trabajo,  al  esfuerzo  creador  y  al  espíritu  emprendedor.  De  igual  forma, cuestionan  misiones  como  los  hijos  de Venezuela,  por  considerar  que  estimulan ,   tanto  el  embarazo,  como  la  paternidad  irresponsable  en  el  país,  en  lo  fundamental,  en  jóvenes  adolescentes. Así  que  tampoco  es  conveniente  que  Capriles  copie  la  imagen  populista  del  candidato  del  oficialismo. No  tiene  por  qué  parecerse  a  él.

Esto  refleja  que  el  marketing  político  electoral  apunta  a  una  coherencia  en  valores  intangibles  como  la  armonía , la  tranquilidad , la  paz,  la  convivencia,   la  inclusión, el  progreso,  la  eficiencia, retornar  la  esperanza  a  los  venezolanos , la  fe  en  la  posibilidad  real  de  un  futuro  mejor  para  todos , la  no  confrontación  y  descalificación  u  ofensa  del  otro,  la  sencillez  y la  humildad,  por  oposición  a  la  soberbia. . Además  de   erradicar  la  inseguridad,  como  uno  de  los  flagelos  fundamentales.  Fueron  estos  valores  los  que  proyectó  Capriles  durante  las  elecciones  primarias  y  ya  sabemos  todos , cuáles  fueron  los  resultados.  Triunfó,   siendo  el  candidato  menos  frontal  o  confrontador,   con  o  hacia  el  gobierno. Ahora  su  estrategia  comunicacional  se  dirige  a  precisar,  a  agendar  los  problemas  prioritarios  de  la  nación y  sus  alternativas  de  solución,  basándose,  de  igual forma o  adicionalmente ,   en  los  valores  señalados.

A  estos  aspectos  hay  que  prestarles  atención,  porque hay  varios  encuestadores,  analistas y periodistas  por  allí,  intentando  reeditar  o  revivir  estos  argumentos  del  agotado  carisma  de  Chávez,  de  su  devaluada  conexión  afectiva,  emocional  con  el  pueblo  y  de  su  incoherencia  lingüística,   para  darle  soporte  a  esas  encuestas  que  le  dan una  falsa  mayoría .  Estos  profesionales  poco  éticos, también  se  refieren  al  ventajismo  oficial  para  convalidar  esa  supuesta delantera  en  las  encuestas o  justificar  posibles  fraudes. .  Es  cierto  que  hay  ventajismo  en  el  uso  de  los  medios,  lo  cual  es  tipificado  por  la  constitución  como  corrupción.

No  es  legal  el  uso  de  recursos  del  estado  y  de  medios  de  funcionarios  públicos,  para  el  beneficio  propio en  campañas  electorales.  También  es  un  ventajismo  la  presencia  de  miembros  del  CNE  adeptos  al  gobierno,  pero  cuando  un  producto  es  malo,  como  se  ha  señalado  reiteradamente  en  este  ensayo, ese  ventajismo  no  determina  que  la  gente  se  incline  o  que  vaya  a  votar  por  el   candidato  del  gobierno. Lo  que  sí  es  trascendente,  es  que  Capriles  forme  batallones  para  defender  los  votos  y  que  se  lo  haga  sentir  a  todo  el  mundo:  al  gobierno,  al  CNE,  a  los  militares y  al  pueblo.  Que  convenza  que  saldrá  con  todos  a  la  calle  a  defender  los  votos,  si  es  necesario.

Es  preciso  exigir  al  ente  comicial , que se  respete  la  voluntad  popular  y  el  ejercicio  de  los  derechos  de  ciudadanía  civil  y  política,  mediante  unas  elecciones  libres  y  transparentes.  Esto  es  posible  con  la  toma  de  conciencia   y  la  práctica  de  nuestra autoestima  como  venezolanos,  para  el  ejercicio  de  una  democracia  plena  y  no  marginal.

Otra  estrategia  utilizada  por  los  partidarios  del  candidato  oficial,  consiste  en  restarle  méritos  a  la  oratoria  de  Capriles.  Sin  embargo,  una  de  las  cosas  más  rechazadas  del  actual  presidente , es  su  verborrea  y  sus  cadenas  largas,  extenuantes,  en  la  mayoría  de  los  casos  innecesarias   y  que  ya  casi  nadie  ve  ni  oye.  Todas  las  personas,  hasta  los  invasores  y  los  cubanos, en  la  mayoría  de  las  regiones  del  país,  tienen  antenas  de  tv  digital , para  no  calarse las  cadenas  de  Chávez.  Así  mismo,  en  un  estudio  realizado  por  el  diario  El  Nacional,  sobre  qué  líder  buscan  los  jóvenes,  una  población  votante  muy  importante,  arrojó  que  ese  líder   sea  mejor  oyente  que  orador.  En  dicho  estudio  se  constató  que  la  juventud  venezolana  quiere  más  gerencia,  más  resultados  y  mayor  efectividad  en  la  solución  de los  problemas  del  país.

Las  avasallantes  concentraciones  realizadas  por  Capriles  a  nivel  nacional,  incluída  la  de  la  inscripción de  su  candidatura  ante  el  CNE,  son  la  mejor  encuesta.  El  que  tenga  ojos  que  vea. Amanecerá  y  veremos. Venezuela  es  de  todos. Todos  somos  venezolanos .  Podemos  recuperar  la  democracia  y  el  futuro  de  nuestro  país.  En  nuestras  manos  está  ese  deber  impostergable.

 

 

 

Por  Arnoldo  Claret  Véliz.

Arnoldo  Claret  Véliz. Comunicador  Social  e Internacionalista. Carreras  Simultáneas.  Universidad  Central  de Venezuela. Postgrado  en  Gerencia  Pública. Instituto  Venezolano  de  Planificación( IVEPLAN). Mención  Magna  Cum Laude. Maestría  en  Relaciones  Internacionales.  Escuela  Diplomática-  Universidad Complutence  de Madrid-  España. Actualmente  Doctorante  en Desarrollo  Social. Ha  publicado  seis  libros:  Cómo  mercadearte  personal  y  profesionalmente,  Crecer  para triunfar, Cómo  prosperar  y  superarse  en  todo. Cómo  hacer y  defender una  tesis, Tutores  y  Tesistas  Exitosos y Proyectos  Comunitarios  e  Investigación  Cualitativa.
Su  tesis  para  graduarse  como Comunicador  Social,  en  1998, se  tituló Gerencia  de  la  Imagen  Política  en  Venezuela.  Actualmente  es Director  Gerente  de  Consultoría  ARCLAVE, firma  especializada en  Asesorías  Gerenciales, Proyectos  de  Investigación,  Tesis  de Grado, Oratoria,  Crecimiento  Personal  y Desarrollo  Organizacional.
Se  ha desempeñado  como  docente  en  las  Universidades  Central  de  Venezuela, Universidad  Metropolitana, Bicentenaria de  Aragua,  entre  otras,  a nivel  de  Postgrado.
Ha  sido  tutor  y  asesor  de  Tesis  de  Grado  y  Trabajos  de  Investigación en  más  de  cincuenta  universidades  nacionales  e  internacionales,  en  diferentes  niveles  y  especialidades.