Alexis Andarcia @Andarcia114 : Sí somos pro-yanki…

Convencido como estoy, de que el discurso de esta izquierda en el poder es una trama de mentiras históricas y manipulaciones de creencias, con el fin de construir una narrativa oficial dominante; convencido, además, de que debe ser enfrentada y derrotada, a partir de otra histórica y real, sincera y moderna; intento, desde el artículo anterior, una sinceración muy personal, de eso que llaman “izquierda”, y sus protocolos ideológicos.
En mi haber de juventud deben estar unas 4 a 5 banderas de USA quemadas (ojalá este artículo no limite, o cierre mis posibilidades de conocer el Fenway Park); todas, frente a la Casa Americana que quedaba en el Edificio MATEMA, Delicias con Dr.Portillo.

Por esos tiempos de estudiante liceísta, fervoroso izquierdista, ya era aficionado a los Red Sox, al cine holliwodense, a los enlatados de la TV gringa, los Comics… ¿Cómo les explico? los gringos eran una mierda, pero sólo ideológicamente; porque me lo repetían desde la izquierda. Por lo demás, yo me identificaba maravillosamente con los valores de Batman, Supermán, Super Ratón…

Igual con la música: “fuera los gringos de Vietnam” “Yanki go home”; pero, no había como escuchar los Bee Gees, Los Hollies, Cat Steven y los Beatles que, aunque de Liverpool, fueron proyectados Made in USA; también me gustaban Silvio, Alí Primera y Viglieti; recuerdo que procuraba que mis camaradas no se dieran cuenta de esos gustos alienantes… ahora sé que a muchos de ellos les pasaba igual. Al parecer, nunca fuimos verdaderos revolucionarios, como me espetó hace poco un chavista jurásico; en fin, que poco valor tiene ya la membresía.

No sé cómo, ni de qué manera, me fui volviendo “pro yanki” ¿O ya lo era? La izquierda es tan dialécticamente determinista que, a lo mejor, nací así. Comencé a hacerme adicto a la Coca Cola, Nike, Sonic, Ford, Chevrolet, Charles Chaplin, Paul Newman, Robert de Niro, Dustin Hoffman, Jack Nicholson, Nicole Kidman, Angelina Jolie, Catherine Zeta Jones… ¿Podían ser los gringos tan malos con cosas tan buenas? ¡Qué dilema! Imagino que así les pasa a los chavistas…

Mientras esto sucedía conmigo, ningún país socialista ganaba un Mundial de Fútbol; resultaban muy buenos en las olimpíadas, pero por lo general se imponía USA; para colmo, muchos atletas rusos y cubanos se fugaban a la embajada americana; por supuesto, yo me esmeraba en justificarlo como “debilidades pequeñoburguesas” del “hombre Nuevo” que no termina de nacer.

Por otro lado, los países comunistas del Este, cada vez más se arruinaban y la URSS recurría a la fuerza para someterlos (Checoslovaquia, yugoslavia dix it). También, los comunistas apoyaban regímenes dictatoriales, tan degenerados, como los gringos lo hacían en Latinoamérica.

Creo que el punto de quiebre de mi “conciencia de clase”, se dio cuando a Venezuela llegaron unos carros rusos (NIDA Y LAUDA); unas verdaderas porquerías, a los cuales se les partía el bloq como galleta; cementerios de autos rusos por todo el país. Allí tuve, por vez primera, un ejemplo no ideológico… vivido en la realidad real, cotidiana… no contado o leído, de que los gringos capitalistas eran mejores que los rusos comunistas.

Más tarde, luego de una discusión, mi amigo Manuel Suzzarine, me recomendó revisar lo acontecido en la II Guerra Mundial; me di cuenta que lo decisivo en la derrota Nazi fue la participación de USA en el conflicto; me di cuenta que había sido presa de la versión de la Academia de Ciencias de la URSS.

Comprendí a Trosky, Kausky, Plejanov…Teodro Pekoff; me acerqué a Max Weber y Wright Mills; después, vino la ejecución de unos estudiantes en Cuba, el fracaso de la Revolución Sandinista, la mentira revolucionaria de Noriega… hasta llegar a esto que llaman “proceso”.

Hace poco, a propósito de las copias Chinas, me preguntaba ¿Habrá una marca Made in Comunismo de China, Corea, Cuba, Rusia, que compita en calidad con las marcas de USA, Alemania, Inglaterra o Francia? Tal vez sí.

Pero no he conocido ninguna. A ver ¿Son los helados Copelia cubanos, por cierto de herencia rusa, más sabrosos que los de MacDonald? ¿Por qué será que preferiría una cuenta en dólares y no en rublos, pesos o bolívares?

¿Porqué Cuba anhela una relación económica con USA y no con los hermanos de Bolivia, Jamaica, Haití, Ecuador? No será por la solidez de la economía capitalista y de su moneda; por cierto, moneda sucia producto de la explotación del hombre por el hombre.

Vamos a sincerarnos, le dije en estos días a un ex camarada, más del 90% de los venezolanos, incluyéndote, creen que el modelo estadounidense (USA) es superior al socialista-comunista; la verdad es que anhela vivir como ellos; en ese sentido, el sentimiento anti-yanki no pasa de ser una pose, una consigna; más cargada de resentimiento, por lo que se adolece que en defensa de lo que nos fortalece; especie de compensación por frustraciones históricas y falencias culturales; una recurrente distracción maniquea de la izquierda tercermundista y la derecha populista nacionalista. En eso coinciden actualmente.

Si me apuran digo que, en Venezuela, no tenemos razones para ser anti yanki; tal vez, con una forzada reconstrucción histórica, podríamos ser anti españoles…diría que forzada, estúpida e innecesaria. Caso contrario en México, donde hubo hasta una guerra, el anti yanki sí tiene algún sentido.

¿La Patria? Ah sí…La Patria; recuerdo que la izquierda detestaba el vocablo “patria”, pues el comunismo y la revolución debían ser internacionalistas; por lo cual, el nacionalismo, era un invento de la derecha. Por mi parte, La Patria cada vez se me parece más a la versión que le dijera su madre a Joan Manuel Serrat: “Donde coman y estudien mis hijos”.

Fíjate –continué-se acabó el petróleo a 100 dólares y la “revolución” entró en crisis…igual que en la cuarta; peor porque, al menos, antes había democracia y los militares no nos tutelaban como hoy.

La izquierda tiene una incapacidad originaria, para producir desarrollo: no cree en la creación de riqueza. Eso sí, les encanta ser ricos…con dinero de otros.

La izquierda ha vivido de la manipulación; del enamoramiento y furor que puede causar la esperanza; de la pasión utópica. Han estado cometiendo fraude a la humanidad con una OFERTA ENGAÑOSA.

Finalmente -concluí- no sé si sabes que el vocablo “yanqui” es un apodo que los ingleses le dieron a los colonos rebeldes, independentistas; luego se generalizó a los anglosajones de USA.

Sí, en términos culturales, soy pro-yanki, tanto como soy pro español: ¿Por qué y para qué negar lo que somos? Definitivamente, me gustaría tener su calidad de vida; agradezco al chavismo habérmelo develado; haberme convencido, tras el diario ejemplo de sobrevivir a un socialismo cuya narrativa es anti histórica e hipócrita; una invectiva que, antes me quedaba en libros y lejano; ahora, es una pesadilla.

Alexis Andarcia

@Andarcia114

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

El Nuevo Herald: Presencia de Rubio sería clave para EEUU en la Cumbre de las Américas

El senador Marco Rubio, republicano por la Florida, habla en un audiencia de la Comisión de Inteligencia del Senado el 21 de marzo del 2018. Andrew...