Alfredo Salgado Explicación en tono de día de campo, de por qué elección habrá solo si ganan los malos

Viví cerca de 7 años en Rumanía. Allá me hice adulto, y muchas de las pocas cosas buenas que pudiera tener, fueron sembradas allá.
Viví el día a día de la debacle de Ceausescu, la corrupción de su régimen, su comportamiento criminal, la desaparición total del comercio de bienes de consumo, del transporte público, la terrible crisis de calefacción del 83 al 86:
Un médico amigo, con cara de espanto, tremendamente afectado, contaba como un fin de semana él y sus colegas amputaron los dedos de muchos niños, en la remota y gélida zona donde ejercían, gangrenados sus dedos por efecto del frío y la ausencia total y absoluta de la calefacción, que había sido cortada por los comunistas;
Mi amiga N, huyó en la maleta del carro de un amigo, metida dentro de un bolso deportivo, en el que estuvo a punto de morir asfixiada, mientras atravesaba las peligrosas fronteras rumana y yugoslava, escapando como todo el que podía del horror comunista;
Los noticieros del ÚNICO canal de tv, comenzaban todos los días, en todas las emisiones con la expresión “El camarada Nicolae Ceausescu hizo hoy tal y tal cosa”. Su cumpleaños, en enero se celebraba un mes antes, durante el mes de su cumpleaños y el mes posterior, reseñándose “las felicitaciones” recibidas de todos los gobiernos del mundo;
Estaban prohibidos los métodos anticonceptivos y el índice de abortos, era simplemente descomunal.
Los hijos de Nicolae y Elena Ceausescu se gastaban descomunales fortunas en los casinos europeos, y se supo de una ocasión en la que la camarada Académico, Doctora, Investigadora, Ingeniero Químico Elena Ceausescu, hubo de ir a Londres, en viaje de urgencia, a llevarle una mochila de divisas en efectivo a su hijo Nicu, para que saldara una deuda de juegos;
Se hacían elecciones, por supuesto, todas con un altísimo índice de participación, y en todas ganando La Nomenclatura rumana, con Ceausescu a la cabeza, con más de 100% de los votos, porque hasta las generaciones futuras votaban.
¿Qué es lo deseable en Venezuela? Elecciones normales, una fiesta electoral normal, y al caer la noche, la tía Tiby (¿qué es de su vida por cierto?), anunciando el triunfo del candidato opositor (¡qué no sean ni Ramos, ni Borges, ni Falcón, ni Rosales,¡ni Florido, ¡Te lo pedimos Señor!), y que de inmediato el Alto Mando Militar se le vaya a cuadrar al nuevo Presidente.

Después de toda el agua que ha corrido bajo el puente, honestamente ¿Alguien cree que es posible construir esa opción? ¿Alguien cree que esta dictadura permitirá la construcción de esa opción? Antes de responder, por favor mediten bien en los términos en que formulo la pregunta.

Hay dos máximas de la filosofía antigua, tal vez venga del sánscrito, que llega a los griegos, la atajan los árabes de Al Andaluz y los cabalistas toledanos de Sefarad que dicen así, y a tomar nota por favor. Ahí voy:

“Deseos no preñan” y

“No hay que creer en pajaritos preñaos”

Podría escribirlo en sánscrito, árabe o hebreo, lenguas en las que me siento más cómodo expresarme y cuyo alfabetos me resultan más manejables (¡ni hablar del mandarín coño, que soy un fenómeno haciendo crucigramas y jugando Scrable en mandarín!), pero como la intención es que se entienda la idea, por eso esa arrogancia filosófica al derramar aquí los néctares sorbidos del conocimiento antiguo.

Digo pues, que estos tipos, está más que demostrado por la historia de la que somos testigos de excepción los venezolanos de hoy, LAS DICTADURAS COMUNISTAS NO SALEN CON VOTOS.

Venezuela es un problema regional. Lo pongo así: en un día de campo, pongamos por La Colonia Tovar, tomas de un recodo del camino alguna frutilla campestre, y se te clava en el dedito gordo unos de esos pelitos que tienen algunas maticas, y te duele toooodo el ser, como si fuese una lanza clavada en el corazón, y si no te lo sacas, se jodió el paseo.

Pues bien, dentro de este cuerpo que es América Latina, patio trasero y abandonado de EE.UU., hay dos estacas, clavadas, que no dos pelitos, que están perturbando la vida de toda la región, que son Cuba y Venezuela, con un proyecto y una visión global de destrucción de la forma de vida y los valores de las democracias occidentales, para lo cual han establecido alianzas estratégicas y operativas con el islamismo radical, los carteles de la droga y la guerrilla colombiana.

Me vuelvo a preguntar ¿Con cuántos votos sale eso? Quien quiera una respuesta más elaborada, léase por favor el libro de Leonardo Padura, “El Hombre que Amaba Los Perros”, y se dará cuenta sin ninguna duda, de que el comunismo no es una propuesta política, es un estado aberrado y destructivo de las emociones, que nunca jamás sale con votos.

Es en este contexto, que lo que propone Ricardo Haussman, pero que desde principios del 2017, sin conocerse ni de vista, ni trato, ni siquiera de un ¿Cómo está la vaina?, los señores Juan Carlos Sosa Azpúrua y Alfredo Salgado, cada uno por su lado y con sus medios, venimos diciendo:

“-Este problema global tiene que ser resuelto de modo global, hay que formar un gobierno en el exilio que tiene que establecer de inmediato, todos los contactos y relaciones con los gobiernos aliados de la democracia venezolana, y que están ya hasta la coronilla, de Maduro y su pareja en esta danza macabra, la incompetente, miope e insensible oposición tradicional venezolana”.

De ahí la invocación del ejemplo rumano: sólo una acción de fuerza, que sin duda tuvo apoyo de factores internacionales, pudo derrocar del modo tan cruento como lo hizo, al cruel dictadura de aquel obrero zapatero, cuyos hijos encontraron de lo más sabroso el caviar y la champaña.

Alfredo Salgado

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

José Luis Centeno S. (@jolcesal) Divergencias en torno a un antejuicio de mérito controversial

Es un anhelo indiscutible que Maduro sea enjuiciado para que salga del poder, propósito puesto en marcha por el TSJ en el exilio, como siguiendo...