Alfredo Salgado LOS VENEZOLANOS

Nos gusta repetir hasta el cansancio la soberana pendejada de nuestra dotación de riquezas naturales y las esgrimimos como motivo de orgullo. Por supuesto que me enorgullecen las exuberancias naturales de mi país, pero hay un par de detallazos que le echan agua a mi humeante chimenea: eso lo puso allí el Dios creador de los cielos y de la tierra, no nosotros, y toooodas las naciones tienen bellezas que mostrar.
Pero los venezolanos somos otra cosa y de allí tal vez el experimento social de supresión, disminución, aplastamiento de este pueblo, que se lleva a cabo desde hace 20 años atrás.
La primera fortaleza de esta nación es tal vez su alegría, y es a lo que hacen referencia nuestros visitantes. Es una alegría difícil de entender, que crea desconcierto, en muchos casos, pero la misma se contagia. ¿Qué es lo que tenemos los venezolanos?
Tenemos una mezcla sensual, picante, tenemos tres abuelos y eso nos determina profundamente: Guaicaipuro, Diego de Lozada y el negro venido de África, son nuestros abuelos. Ellos no eran venezolanos, sencillamente porque Venezuela, esa entidad cultural y política a la que pertenecemos, no existía. La mezcla racial y cultural de nuestros tres abuelos, fue lo que produjo los llamativos rasgos físicos y de temperamento del venezolano.
Todo comenzó tal vez con un gran relajo, en el que sensualmente se mezclaron el europeo, el africano y el indio. Fue una conquista cruenta, exterminaron la población indígena, fue oprimido el negro, pero en medio de esa tragedia, se fundieron y mezclaron los tres elementos, en una alquimia singular en el ámbito de lo que hoy es América Latina.                                                                                                                            Y dentro de los muchos defectos que tal vez tenemos, resalta un empuje que a quien mejor se lo he escuchado expresar es al periodista mexicano Jorge Ramos: hay algo que los venezolanos no saben hacer y tampoco pueden hacer, y es pasar desapercibidos. Por eso, sigue diciendo Ramos, no llegan a USA a buscar trabajo, sino a ofrecer negocios.
Lo que durante varias décadas hicimos los venezolanos con la industria petrolera, aún desde la época concesionaria, es motivo de orgullo nacional: logramos colocar nuestra industria en los primeros lugares planetarios.
Hay seres que buscan destruir aquello que no comprenden, no soportan el brillo que echa luz sobre sus pequeñeces: parásitos del petróleo, excremento del diablo, y la más reciente, el falso y artificial conflicto racial y social que la sombría revolución escarlata impone en todo lugar y en todo tiempo, y que ha impuesto en la Venezuela de hoy.
Sin embargo, todas las invocaciones al odio y la venganza hechas por los comunistas, se han estrellado contra el infranqueable muro de contención del talante del venezolano. Por eso sus “triunfos” han debido ser ayudados por las tenebrosas manos de las doñas del CNE.
La naturaleza del venezolano la puedo comprender a través del cuatro. Para mí allí está la síntesis de una parte de la humanidad. Mientras la mano izquierda pulsa las notas del sistema formal musical de occidente, la mano derecha con su muñequeo, saca chispas ancestrales de pedernales extraídos de África, de España, de Sefarad, de Al Andaluz, de las tierras indígenas, y que EN ESPAÑOL, canta las alegrías del venezolano, y digo sólo las alegrías, porque es imposible pasar un despecho, un duelo, escuchando merengues, guasas, fulías, aguinaldos, golpes y calipsos de esta nación.
En donde esté un venezolano, está Venezuela, y es hora de rescatar, reconocer y exaltar, aquellos rasgos propios que a los extraños atrae y que se nos ha enseñado a rechazar.
Este experimento social de exterminio al que hemos sido sometidos, debe ser detenido a punta de creatividad venezolana, esa creatividad y alegría que arrasa, que se impone, que llena espacios vitales, y que en esta diáspora morena que estamos viviendo, hemos comenzado a descubrir.
Alfredo Salgado

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

VAD/ Familia Flores suplica al juez Crotty que envíen a los “narcosobrinos” a Venezuela

Narcosobrinos: La estrategia de la defensa de los sobrinos de la pareja presidencial busca la compasión del juez para que no sea sentenciado a cadena...