Ángel Alberto Bellorín BREVE HISTORIA PARA LOS INTERESADOS EN MORAL MILITAR

LA SEGURIDAD SOCIAL DE LOS MILITARES Y LA INMINENTE MODIFICACIÓN DEL LOGRO QUE SE OBTUVO CON LA TABLA DE SUELDOS EN BASE A SALARIOS MÍNIMOS´

La reciente declaración del actual ministro de la defensa de modificar las vigentes tablas con intención, de rebajar por “Inviables “ los números de salarios mínimos establecidos actualmente como base para los sueldos militares, por grotesca, inconstitucional, e inmoral me obligó a curucutear entre mis archivos para buscar un enjundioso escrito, -que en una quijotesca y solitaria acción popular de nulidad por inconstitucional, que por supuesto durmió eternamente en poder de los administradores de justicia que les correspondió estudiarlo, -intenté hace muchos años ante el TSJ, contra 4 artículos medulares de la antigua Ley de Seguridad social de la FAN.

Era necesario en dicho documento analizar la historia de la seguridad Social de la FAN antes de la aprobación de la primera Ley, publicada el 06 de Julio de 1977.

Aunque el escrito recursivo es abundante en detalles y base para un próximo libro, solo para ilustrar el comportamiento de los altos mandos de turno, sin ser mi intención herir susceptibilidades, ya que fue documentado con pruebas certificadas, solo me permito citar dos breves párrafos… para que el que pueda y quiera entender así pueda hacerlo :

CITAS DEL ESCRITO RECURSIVO DE MI AUTORÍA

“Como puede observarse, para Julio de 1977, la novísima para entonces Ley Orgánica de Seguridad Social de la Fuerza Armada Nacional, en su Artículo 21, estableció por primera vez, para los profesionales militares, la asignación de antigüedad, la cual ya existía, como se puede observar en la Constitución de 1961 y en los artículos transcritos, tanto para los empleados públicos como para todos los trabajadores.”

“Un Poder Legislativo que aprobó y publicó el 04 de Julio de 1977 una Ley, que por supuesto, si era aplicable a las promociones que para esa fecha ostentaban los cargos de Poder y que pasaron a retiro, un día después. ¡Puras coincidencias!.

Llama la atención, que es la fecha 06 de Julio de 1977, la fecha oficial de publicación de la Gaceta Oficial Nro. 2.058 extraordinaria, sin embargo, otra de fecha 04 de Julio, es la que aparece en los archivos del Ipsfa y del Ministerio respectivo como justificativo para pagarle dicho beneficio a las autoridades militares de turno y omitir en dicha ley a los retirados. (Anexos A y B)

Señores Magistrados, estas mismas omisiones, tanto del Poder Legislativo como del Poder Ejecutivo aún continúan, por supuesto, con actores diferentes pero con una misma víctima: La Seguridad Social de los militares profesionales.” FIN DE LAS CITAS.

Por supuesto que los anexos A y B citados y entregados al TSJ se refieren a las dos Gacetas Oficiales certificadas con el mismo número, pero con dos fechas diferentes

Luego de este último “valiente acto” de ese alto mando de turno que asegurando sus intereses particulares, no fue capaz de exigir de la nueva ley aunque sea una “Disposición transitoria” para las promociones anteriores, sus antiguos jefes, superiores, amigos y hasta familiares.

Ante tamaña inmoralidad, una considerable cantidad de oficiales retirados iniciaron en 1977 un tortuoso peregrinar administrativo y judicial que TREINTA Y DOS años después, en sentencia de la Sala Política Administrativa nro. 1260, expediente 1999-16711 del 13 de Agosto del 2009, les dio la razón a ese pequeño grupo de ancianos militares, que aún quedaban vivos de esa organización llamada GRUNACOR.

Aquí comparto la dolorosa decisión:

CITA
“En efecto, observa esta Sala que el Estatuto Orgánico del Instituto de Previsión Social de las Fuerzas Armadas (publicado en la Gaceta oficial Nº 23.053 del 21 de octubre de 1949) sólo establecía la asignación por causa de muerte para los familiares de los militares fallecidos y nada preveía en cuanto a las prestaciones sociales o antigüedad de éstos, no obstante que ya la Constitución del 18 de julio 1947 disponía en su artículo 63 la Prima de Antigüedad aplicable tanto a los trabajadores manuales como a los técnicos. Asimismo se observa que los militares estaban excluidos de la aplicación de la Ley del Trabajo del 03 de noviembre de 1947, conforme a lo previsto en el artículo 6 eiusdem
La mencionada ley no hizo referencia alguna en relación a los militares que habían prestado sus servicios a la nación en la institución armada antes de su entrada en vigencia, y que nunca recibieron prestaciones sociales por sus servicios. Considera la Sala que, aun cuando no existía un desarrollo legislativo previo a la Ley Orgánica de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas de 1977, que estableciera la asignación de antigüedad para los militares, éstos tenían derecho a la mencionada prestación en aplicación de lo dispuesto en los artículos 50, 61 y 88 de la Constitución de 1961 transcritos en los párrafos que anteceden, por lo que no era ajustada a derecho la posición asumida por la Administración Militar de negarles el pago de la antigüedad a los recurrentes.” FIN DE LA CITA

¡COMO PODEMOS OBSERVAR LOS TIEMPOS CAMBIAN PERO LA MORAL del alto mando MILITAR ES LA MISMA!

Ángel Alberto Bellorín

Comentarios: