Ángel Alberto Bellorín. ¿Cuánto Vale un diputado?

La culpa no la tiene el ciego…. o las consecuencias de otorgar poder a la ligera

Luego de un inicio de año lleno de información, me gustaría resaltar mi modesta comparación entre la actuación de los diputados españoles en la telenovela de la investidura de Sánchez y el circo que presentaron nuestros diputados el día de ayer, 5 de Enero 2020.

A pesar de que pudieran existir muchas variables desconocidas para mi, me gustaría resaltar el discurso de la diputada española Ana Oramas, Coalición Canaria, cuya intervención en el Congreso de los Diputados, vi varias veces en video, y que la prensa Española resaltó así :

“Ana Oramas, la única diputada de Coalición Canaria (CC), ha sorprendido al hemiciclo y ha anunciado que votará no a la investidura de Pedro Sánchez, rompiendo la disciplina de voto de su partido. El viernes, el Consejo Político de CC decidió por unanimidad abstenerse en la investidura. Inmediatamente, la formación nacionalista ha anunciado que le va a abrir expediente”- a Oramas…

Esta situación me recuerda la actuación pública de un periodista, con cinco minutos de fama por escribir un libro sobre corrupción judicial que tituló ¿Cuánto vale un Juez ? y que con el tiempo, ya diputado, vendió su alma al diablo. Al respecto, comparto un escrito que, publicado en el 2010, cobra vigencia y recomiendo releer.

“.La disidencia parlamentaria es un fenómeno político secular y los Estados modernos decidieron protegerla por el bien de valores considerados supremos en los Estados llamados democráticos. Retomando el análisis previo sobre el bien o el mal, correspondería a una valoración totalmente subjetiva determinar con certeza entre el disidente o su fracción parlamentaria, quien es el que navega en las aguas de la razón, de la moral, o fuera de ellas”.

Comentarios: