Ángel Alberto Bellorín DELCY, PENÉLOPE Y YO

                                            (UN BUEN LIBRETO PARA UNA SERIE TELEVISIVA)
PARA CONOCIMIENTOS Y FINES: Quien suscribe, Ángel Alberto Bellorin, venezolano, de 62 años, CI 4597389, Coronel retirado del Ej, y en pleno uso de mis facultades mentales, mediante la presente carta pública, le hago saber a la Sra. vice Presidente de Venezuela, Delcy Eloína Rodríguez, que nada tengo que ver en relación a la muerte de su señor padre, Jorge Antonio Rodríguez, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado en un calabozo de la antigua Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), en Caracas, el 25 de julio de 1976.
Para esa fecha, aún era estudiante con régimen de interno en la Academia Militar de Venezuela de donde egresé un año después; por tal razón, no prestaba servicio en ningún organismo policial, de inteligencia o de gobierno, que pudiera tener alguna responsabilidad directa o indirecta, en el cuestionado asesinato del entonces preso, por pretendida investigación policial del delito de secuestro.
De igual forma, también le informo que ningún pariente de quien suscribe, ni por consanguinidad ni por afinidad, pudiera estar involucrado en algunos de los repudiables hechos delictivos, que marcaron la agenda política e informativa de la época; bien sea el abominable secuestro del señor Williams F. Nihous, o las torturas que mataron a su padre, ambas víctimas, con dos hijos menores para ese momento.
En plena conciencia que tales hechos, marcaron su vida como causas relacionadas con su “VENGANZA SIN ODIO”, considerando que soy asiduo a ver la serie “Mentes Criminales” que hoy, como todos los días lunes es presentada a las 10 pm por el canal televisivo AXN, y considerando también la inminente muerte de Penélope García en el capítulo de esta noche, creo necesario esta pública aclaratoria, antes de ser afectado en mi psiquis, por la muerte de tan importante personaje de esa serie.
En Caracas a los 25 días del mes Junio del año 2018.
Año 42 de la muerte de su padre y 41 de mi graduación de Sub-Teniente del Ej.
Postdata: Juro que tampoco tengo relación alguna con el asesinato de Sucre en Berruecos, con la tuberculosis que le inocularon a Bolívar en Colombia, ni con el cáncer que le inyectaron a Chávez en Cuba.
Ángel Alberto Bellorín

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Paradigma                 Manuel Avila            Caos y confusión

El régimen desde Caracas apostó a la locura de los venezolanos y a sembrar el terror en una sociedad en crisis. Aquí se trata de...