Angel Alberto Bellorín LA CONSTITUCIÓN QUE SIN CONOCER JURAMOS DEFENDER (última entrega)

maduro y militaresCon este escrito y por voluntad propia, matizada por circunstancias personales y hasta emocionales, doy por finalizadas estas entregas que regularmente, por más de dos años he venido publicando en las distintas redes sociales, dirigido a cualquier público interesado, pero especialmente a mis colegas militares, la mayoría de ellos históricamente utilizados como “CONDONES” de los politiqueros de turno.

Todos mis escritos han sido realizados con contenido estrictamente racional, académico y con ánimo de cumplir un Código de Honor que aprendí de cadete y traté de honrar siempre, a costa de lo que sea, el culto a la verdad.

A muchos de los militares que hoy dirigen las FAN los conocí como subalternos en la carrera, y ninguno de ellos deslumbraba de atributos intelectuales, por ejemplo, a uno que llamábamos “El Potro” porque lo único que hacia bien era correr, hoy está lleno de soles y da pena ajena oírlo hablar ante los micrófonos que tanto le gustan, aunque en su vanidad y egocentrismo propio de todo mediocre con poder, crea que “se la está comiendo” .Los destellos de tantos soles le hacen olvidar todo lo Lacio arrastrado que fue de subalterno.

Para no aburrirlos más, y utilizando expresiones del ultimo escrito publicado por mi compañero Antonio María Guevara Fernández, ”LOS CÁCORAS, LOS LACIOS, LOS PEORRISTAS Y LOS FALTONES (y hasta algunos delincuentes ,añado yo), sin barandas morales ni referentes profesionales que hoy controlan la antes gloriosa FAN ESTÁN HASTA LA CORONILLA con mis escritos y tienen tiempo ejerciendo presiones a personas muy queridas por mí, que pertenecen a la familia militar, pero que nada tienen que ver con dichos análisis, ni con mi eterna rebeldía ante los abusos, las mentiras, la ignorancia supina y la mediocridad del poder circunstancial que dan los grados y jerarquías militares´.

Sin estar nunca en ningún partido político ya que me formé como soldado y estudié derecho para ser mejor militar, son varios los subalternos “bacalaos” y eternos “llorones” que hoy en las alturas del poder olvidan que algún momento los ayudé en algo… y evaden a todo a trance la raya de que sus jefes y su prójimo se enteren de que me conocen o peor aún, de que me tratan, o se comunican conmigo. En esta situación, una persona muy especial para mí, puesta en disyuntiva en mis afectos más profundos, me motivó a terminar estas publicaciones.

A esa persona especial le recuerdo que he tratado de mantener siempre una conducta recta. Teniendo en toda circunstancia en sintonía cerebro, corazón y verbo, para actuar con el ejemplo Y SER ORGULLO FUTURO DE MIS HIJOS Y NIETOS, en un pais de tantas veletas y tránsfugas de la moral. Practicar a todo trance, siempre y sin medias tintas, inteligencia y valor para descubrir cuando un sinvergüenza con poder confunde el bienestar social, con su bienestar particular.

Este escrito que redacté en 1995 que fue criticado en su momento y publicado en 1997 en la Revista del Ejército es una muestra de ello:

“La autoridad es inherente al jefe y encuentra su razón de ser así como sus límites, en la búsqueda del bien común. La obediencia del jefe se justifica, precisamente por el hecho de quien está revestido oficialmente de autoridad, sirve realmente al bien común”

“Estos esquemas educativos se han dirigido a formar los profesionales, únicamente como subalternos, todo el esfuerzo va dirigido hacia la subordinación, la obediencia y una disciplina condicionada a las anteriores (pilares fundamentales de la institución), descuidando progresiva y peligrosamente la preparación intelectual y física, capacidad de análisis, sentido del criterio y visión del ejemplo como mejor argumento, empleado por el jefe militar.

Este creciente énfasis en los primeros aspectos y ausencia casi total de los segundos ha originado una serie de fallas y errores dentro de la organización, siendo uno de los más palpables, la percepción calificadora que, en algunos casos, permite que los conceptos de Obediencia y Disciplina se tergiversen por los de Sumisión y Servilismo, respectivamente, y que estos sustituyan los valores tangibles que deben marcar la diferencia entre los profesionales”.

Cualquier parecido con la realidad actual es mera coincidencia y callándome a mi no acallan la verdad.

http://blogdelcnelbellorin.blogspot.com/2016/11/liderazgo-y-autoridad-militar-para-el.html

angel bellorínDr. Ángel Alberto Bellorín

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

@InSightCrime_es El ELN opera en 12 estados de Venezuela

. ANÁLISIS Escrito por  Unidad de Investigación de Venezuela  - NOVIEMBRE 13, 2018 SHARE Image credit: AP, Juan Bautista Díaz Los recientes ataques del ELN...