Ángel Alberto Bellorín LA CONSTITUCIÓN QUE SIN CONOCER JURAMOS DEFENDER:

Ante la recurrente pregunta
-“Bellorín ¿Qué te parece lo de Luisa Ortega”,”
-“¿Qué opinas de la Fiscal?” Contesto con honestidad, que me parece parte de una obra bufa.
Comenzaría a dudar de mi apreciación, si mañana la Fiscal iniciara de oficio una investigación penal contra Maduro y su combo por el delito de “Conspiración para cambio de Constitución” ,con su consecuente solicitud de antejuicio de mérito ante la Sala plena del Tsj,”hasta ahora” Chavista.
ELLA CONOCE EL DELITO, YA LO UTILIZÓ CONTRA LOS QUE FIRMARON EL DECRETO CARMONA lo que la catapultó al cargo, que inconstitucionalmente ocupa. Su actuación estaría enmarcada en el ARTÍCULO 333 de esa, nuestra moribunda Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que esta en sus manos salvar:
-“Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella.
En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia”.
Ella.-la Fiscal General Luisa Ortega Diaz,- está investida de esa autoridad y ya tiene un borrador en su escritorio que le interpuse en el año 2013 en denuncia presentada formalmente ante el Ministerio Público el 20 de Agosto del 2013 a las 11:40 am, y que fue recibida con todos sus anexos, quedando registrada con el Nro 3723 del Libro y Sistema Computarizado, respectivo.
Esa es mi opinión, que sin titubeos hago pública. Si la nueva heroína del desesperado pueblo no actúa con esa firmeza que pretende aparentar, es sin duda  parte del teatro chavista. Ya lo he escrito varias veces y aquí vuelvo a repetir mi última publicación al respecto:
Ángel Alberto Bellorín
21 de mayo a las 19:48 ·
LA CONSTITUCIÓN QUE SIN CONOCER JURAMOS DEFENDER
Artículo 333: “Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella.
En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia”.
A propósito de esta noticia en el enlace anterior, donde el soberbio Mario Silva reta a la Fiscal General, presento a mis lectores esta opinión:
Si en verdad ella, – Luisa Ortega Díaz, Fiscal General,- quiere defender la Constitución que según sus propias palabras “Es inmejorable”, en cumplimiento del citado Artículo 333 del texto Constitucional, la Fiscal General Luisa Ortega debería demostrar su valor y su decisión al cambio de su visión en defender la Constitución y aceptar el reto del Bachiller Mario Silva, ordenando inmediatamente una investigación penal por los hechos punibles que señaló en su famosa grabación donde aparece el pimentón de Diosdado Cabello y otros revolucionarios, involucrados en corrupción.
De igual forma, también tiene competencia para iniciar una investigación penal por Conspiración para intentar cambiar violentamente el texto Constitucional a Maduro y su combo, a tenor del Artículo 143 del Código Penal Vigente que textualmente establece:
” Serán castigados con presidio de doce a veinticuatro años:
1. Los que se alcen públicamente, en actitud hostil, contra el gobierno legítimamente constituido o elegido, para deponerlo o impedirle tomar posesión del mando.
2. Los que, sin el objeto de cambiar la forma política republicana que se ha dado la Nación, conspiren o se alcen para cambiar violentamente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”
Este delito previsto en el Numeral 2 pudiera ser agravado, ya que por diferentes medios, pareciera que la acción en desarrollo excede el tipo penal citado ya que se pretende mediante “violencia mediática y psicológica”, un cambio que busca modificar nuestra forma republicana sin legitimidad originaria.
Agilizada la investigación, también está facultada para solicitar a la Sala Plena el Antejuicio de Mérito, y aunque no sea aprobada por sus antiguos compañeros chavistas del TSJ, generaría bastante ruido.
Para hacerles la vida difícil a los magistrados de ese TSJ chavista y a varios de los más radicales del Psuv, le bastaría con desempolvar la denuncia que reposa en su escritorio desde el 2013 y que aquí le recuerdo:
Ángel Alberto Bellorín 

Comentarios: