Anónimo… Muchas verdades sobre Diego Salazar Carreño, que NO ESCRIBIÓ DOUGLAS BRAVO

Lo que nadie podía imaginarse, la tarde de este viernes pasado, efectivos del Sebin detuvieron al nuevo rico multimillonario vendedor de seguros de Pdvsa, lavador de dólares y cobrador de comisiones y coimas en nombre de su primo, que creía que sería impune hasta el último día de su vida,  Diego Salazar Carreño, primo del expresidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, tal como confirmó Tarek Wilian Saab, en VTV y agregando que está recluido en el cuartel general del Sebín, a la orden de la Policía Nacional Anticorrupción.

Efectivamente Diego Salazar operaba dentro y fuera de Venezuela con total impunidad ante la justicia venezolana, hasta que firmó un cheque de miles de euros para pagar una propina en París y al denunciarlo las autoridades antilavado de Francia comenzaron a investigarlo, hasta llegar a la operación gigantesca de lavado en la banca de Andorra, donde le congelaron el dinero y él pagó soborno para que lo descongelaran y la mano de la justicia metió preso al Presidente y vice Presidente del Banco y comenzó a investigarlo, corría el 2011…

Diego Salazar siguió operando con toda libertad en Venezuela y en el exterior… hasta que fue víctima no de la justicia… para nada. Ha sido víctima de la pelea por las caletas de dinero que Hugo Chávez le encomendó a RRamírez, un fondo para sus hijos de US $3 mil millones, y que RRamírez no quiere entregarle a Cilia y Maduro… entonces, el régimen desempolvó la investigación, las rogatorias y denuncias de Andorra sobre un cuarteto de primos, donde la cabeza de Rafael Ramírez, el dojo, dojito…

Para el Fiscal del régimen, las razones de tal detención parten de  análisis y reportes emitidos por la Unidad de Información Financiera del  coprincipado parlamentario de Andorra, agregando que detectaron que “había formularios de apertura de cuentas bancarias, indicativos de transferencias desde y hacia cuentas externas de la banca privada de Andorra y traspasos entre cuentas de entidades instrumentales”, relacionados con Diego Salazar, agregando que “hay otros involucrados en la investigación y que eran los encargados de maquillar las cuentas y “defraudar a empresas del Estado venezolano y otros organismos de la República”.

Tarek William Saab dijo que la Fiscalía se encuentra trabajando en determinar el monto total del blanqueo de capitales ocurrido durante el año 2011 y 2012 “que pudiera estimarse a la fecha por un monto de 1.347.339.972 euros”

A nadie le cabe duda que lo que pasa en Pdvsa es un ajuste de cuentas por reparto del botín (con implicaciones en política partidista Psuv y acomodo en el saqueo GNB)

No me quedan dudas, casi todos en la cúpula son consuetudinarios delincuentes, asaltantes, civiles y militares… Recomiendo la lectura de esta excelente crónica del 2012 erróneamente atribuida a Douglas Bravo, eso sí plena de verdades a las que muy pocas personas dentro y fuera de Venezuela le hicimos caso… y lo publicamos, lo que nos permitió conocer aristas interesantes de estos personajes y de cómo el chavismo, madurismo actúa como ave de rapiña contra los venezolanos pero de quién más ofrecen datos rocambolescos es sobre el hoy detenido.

Anónimo  11/02/2012

El Testaferro de Diosdado
“Como las cosas se olvidan hay que repetirlas” Cuando algún camarada me pregunta sobre aquellos años de luchas clandestinas que por la igualdad social y la distribución de la riqueza petrolera, irónicamente pienso en mi ahijado Diego Salazar Carreño, hijo del difunto Diego Antonio Salazar Luongo, fundador e ideólogo del extinto MVR.

Dieguito, el carajito, es uno los afortunados casos que pueden dar fe, de que la promesa del patriota del 4 F del 92, de generar prosperidad y riqueza para los venezolanos, se hizo realidad. Pero a una reducida escala de beneficiarios, aduladores y parásitos del régimen.

Diego, el único varón de mi compadre Diego Antonio Salazar Luongo, quien murió en el 2003 de cáncer, fue combatiente y miembro del buró político del PRV (Partido Revolucionario de Venezuela). Las persecuciones políticas durante los gobiernos de Pérez Jiménez, Betancourt y Leoni, lo obligaron a abandonar sus estudios de medicina en la UCV y a dedicarse a la lucha clandestina. Estuvo preso y se acogió a la política de la pacificación de Caldera, en la cual no creí.

Se dedicó a vender pólizas de seguros para mantener a su familia. Después del 4 F del 92, se incorporó al movimiento civil que apoyo la insurgencia militar. En ese entonces se le veía mucho reunido con Luis Miquilena, el Dr. Negocios, como lo llamaban por su habilidad de utilizar sus contactos durante los gobiernos de AD y Copei, para pedirle plata a los bancos del estado y hacerse el pendejo con sus obligaciones.

En esa época al compadre Diego se le veía muy activo en los cafetines de Parque Central y Sabana Grande, haciendo proselitismo a favor del nuevo líder revolucionario. Formó parte del Comité de Asuntos Internacionales del MVR y salió electo diputado a la Asamblea Nacional.
Su hijo Diego, mi ahijado de bautizo, aprendió a vender seguros con su padre, pero su meta era ser cantante. Dieguito, era un bohemio. No se graduó de nada.

En el naciente gobierno revolucionario, comenzó a utilizar los contactos para hacer negocios. Luis Miquilena fue clave en ese momento, porque era junto a José Vicente Rangel, un par de leones afeitados, de apariencia honorable y ejemplar pero en el fondo, veteranos en guisos de alta factura.
Pero la dicha estaba por venir.

Dieguito, mi ahijado, el que aprendió a vender una que otra póliza de seguro de manos de su padre, se convertiría en el intermediario del negocio anhelado por varios grupos empresariales dentro y fuera de Venezuela. El de la contratación de una millonaria póliza de seguros y reaseguros de PDVSA. El otorgante, nada más y nada menos que su primo hermano mayor, Rafael Ramírez Carreño, el flamante presidente de PDVSA. Tanto su padre (Rafael Darío Ramírez) y su padrastro (Rafael Darío Coronado) fueron guerrilleros en los sesenta y cercanos a Diego Salazar Longo y militaron en la FALN (Fuerzas Armadas de Liberación Nacional).

Rafaelito Ramírez era a diferencia de su primo Diego, mucho más pro activo con los estudios. Estudiaba Ingeniería mecánica en la ULA. El primo trujillano, de finos modales, desde muy muchacho le encantaba codearse con gente bien. En la ULA tuvo sus coqueteos con la Democracia Cristiana Universitaria. Sus biógrafos de ocasión, lo colocan como militante de Ruptura en esa época. Pero nada más apartado de la realidad.

La única actividad “subversiva” que realizó, fue servir de correo en un par de oportunidades, en el envío de unos paquetes de volantes subversivos que debían ser entregados a Adán Coromoto Chávez Frías. El favor se lo pidió su tío Diego Salazar Longo, Clever Ramírez Rojas y Argelia Melet. Argelia que para aquel entonces era mi compañera sentimental, le tenía mucho cariño a Rafaelito, pero decía que era muy amanerado y que si le hubiesen dicho que los mencionados paquetes llevaban volantes subversivos, el seguramente se iba a negar a llevarlos. Era un carajito muy cagón para esos menesteres. Argelia también le tenía afecto a su ahijado, Diego. De hecho, yo conocí al padre de Diego gracias a ella, porque ambos estudiaban medicina.

El organismo federal que regula las normativas que rigen a actividad bancaria en Estados Unidos (FDIC), impuso una multa de casi $11 millones al banco Ocean Bank, de capital venezolano, por incumplimiento de reglas y normas para evitar el lavado de dinero Diego Salazar Carreño dio un espectacular salto olímpico cuando paso de vivir en un modesto apartamentico en Parque Central, a comprarse casi todos los apartamentos de un lujoso conjunto residencial (Corteza) de la Urbanización Campo Alegre en Caracas y de adquirir varias oficinas en la Torre Edicampo de la misma urbanización, donde funciona su holding empresarial de intermediación de negocios de alta factura con organismos del Estado, llamado “Inversiones y Asesorías Inverdt S.A” y la Fundación Diego Salazar, este último un artificio sin fines de lucro para darle algo de shampoo social a las actividades de este filántropo de la revolución y quizás para evadir algunas de las obligaciones fiscales con el generoso Estado socialista y revolucionario.

Una de las vedettes de filantrópicas de Fundación, es la Orquesta de Fundación Diego Salazar, una agrupación filarmónica con casi un centenar de músicos, dirigidas por Enrique “Culebra” Iriarte, ex pianista y arreglista de Oscar D´León y en cuyas presentaciones el “Tigre” Rafael, el mismísimo de “Aaaanimooo” en el circuito FM Center, hace los respectivas presentaciones protocolares, pero sin la misma elocuencia utilizada en su popular programa radial “cabillero”. La fundación, según me informó un antiguo camarada que frecuenta a mi querubín ahijado, parece que cancela un salario a cada músico de Bs. 15.000 mensuales. Una nómina de casi de 1.000.000 de Bs F, sin incluir viáticos, prestaciones, seguro HCM. A eso se agrega el salario de Bs. 100.000 del director de la banda, Enrique “Culebra” Iriarte. Los ensayos, tres veces por semana, se realizan en los salones del hotel Marriott, de la urbanización El Rosal. Hasta allí se traslada Salazar Carreño con su sequito de espalderos dirigidos por su jefe de seguridad, el Comisario General (antigua PTJ) Leonardo Díaz Paruta. El mismísimo primo menor, socio y compinche de Rafael Ramírez Carreño, presidente de PDVSA, a cumplir con su sueño de ser cantante, con orquesta propia, pero sin cualidades especiales en el gañote.

Son bien conocidas las presentaciones artísticas del magnate bolivariano Diego Salazar Carreño, rociadas por varios frascos de bebidas espirituosas de exquisita selección en la que se alternan en la sección de vinos: el Château Lafite Rothschild, el Petrus Pomerol, el Romanée-Conti, el Château Margaux. En la sección de champagne Perrier Jouet o el Dom Pierre Pérignon y para los paladares criollos wiskiceros el Johnnie Walker Blue Label y Buchanans Red Seal. Eso sin olvidar los elaborados menús realizados por su chef privado, dignos de tirar cohetes.

Entre los caprichos de mi ahijado boliburgués no solo se destaca su especial hábito de vacacionar con su familia, amigotes más allegados y parte de su séquito de espalderos y asistentes a la paradisiaca locación saudita de Dubái, sin dejar de pasar la compra hace ya unos años, de una acción en el Caracas Country Club. Este hecho tuvo alguna resonancia en las altas esferas de la oligarquía ortodoxa capitalina, ya que por no tener pedigrí encopetado, se corrió el rumor de que la directiva del club le iba a cerrar el paso a su incorporación, echándole la tradicional “bola negra”. La maniobra fue inteligentemente contrarrestada, con el oportuno lobby de algunos amigotes de ocasión (Bobby Pocaterra, Tite Oteyza Scull y Fernando Zozaya Iturbe, quien para ese entonces era presidente de la junta directiva) y del desinteresado obsequio a cada uno de los 10 miembros de la Junta Directiva, de un Rolex Day Date de oro amarillo. Los mencionados obsequios ablandaron de manera casi mágica los orgullos clasistas y respingados de una Junta Directiva que rechazan visceralmente, las guayaberas rojas.

Rafaelito (Rafael Darío Ramírez Carreño) es a diferencia de su primo hermano Diego, más astuto y calculador. Su tío y Luis Miquilena lo apadrinaron para meterlo en el gobierno. Fue el primer presidente de Enagas, la entidad nacional responsable de estructurar el plan nacional para el consumo del gas. Ahí paso sin pena ni gloria, a excepción de que durante el paro petrolero, el ex Capitán de Altura de la Marina Mercante (PDV Marina) Wilmer Ruperti lo contactara y se ofreciera “desinteresada” y “patrióticamente” para levantar el bloqueo de los buques petroleros atascados en las adyacencias de las columnas de puente del Lago de Maracaibo. Ruperti era un veterano en el la conducción de esos barcos y su ayuda fue clave para que el bloqueo de dichas naves se levantara. Un camarada cercano al comandante Fausto (Alí Rodríguez Araque) en esa época me confirmó que el puente entre Rafaelito Ramírez y Ruperti, lo hizo Claudio Fermín, amiguísimo de Ruperti y fue el que le puso el cohete en el trasero para que de la noche en la mañana se ingresara en la selecta lista de los “boliburgeses” de la revolución).

Esa jugada no solo premió a Ruperti, unos meses después, Hugo Chávez designó a Ramírez… en julio de 2002. Rafaelito ya estaba en el “cogollo” del poder. Ahora estaba en línea directa con el jefe. A pesar de que sus gestos refinados y voz amanerada, su enlace con el proceso se cimentó con aquello de que PDVSA es ahora “roja rojita”.

El cambio de pintura y el gesto adulador gustaron tanto al pastor de borregos, que el 20 de noviembre de 2004, Ramírez lo promueve a presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA), una posición que mantiene en el 2007, conjuntamente con la del ministerio que actualmente recibe el nombre de Ministerio del Poder Popular para la Energía y Petróleo.

Quién diría que aquel carajito, hijo e hijastro de dos camaradas combatientes, quien coqueteara con el movimiento copeyano de la Universidad de Los Andes, a pesar que las circunstancias biográficos de la conveniencia lo ubiquen como militante de Ruptura en sus años mozos.

Lo cierto es que este otro querubín, también está en la mira. Recientemente, un importante banco de Miami, el Ocean Bank, se le abrió una investigación a través del Departamento del Tesoro yanqui, por un seguimiento realizado a movimientos de cuentas de Rafael Ramírez Carreño y redirección de fondos a bancos en Suiza y Luxemburgo. Un tribunal de la Florida impuso una multa de 12 millones de dólares a dicho banco, que es propiedad del grupo luso-venezolano (Central Madeirense y Blanco Plaza) y por órdenes del Departamento del Tesoro, El expediente pasó al congelador. Posiblemente si la estatal nacional del petróleo (PDVSA), incumpla con los callados acuerdos que tiene el gobierno bolivariano con el imperio norteamericano.
Se ha comentado que Rafael Ramírez había encontrado la genial y secreta fórmula para blanquear dinero de la corrupción petrolera y alimentaria (PDVAL) con los propietarios del Ocean Bank, a cambio de ofrecerles negocios fáciles y protección gubernamental, contra la voracidad expropiadora contra bienes y empresas de los potenciales enemigos del proceso revolucionario. La fórmula secreta fue descubierta y develada a las autoridades del Tesoro norteamericano, por una empleada de confianza del presidente del banco, captada por los investigadores federales”.

Lic. Berenice Gómez Velásquez
Periodista
“La Bicha y La Cuaima”, 11 am,
lunes a viernes,
Radio Sensación 830AM
www.tururutururu.com
@Berenicegomez52
@tururunes Instagram:

@berenicegomez.52

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Quiénes conforman el Consejo Consultivo de la gran alianza ética-política-ciudadana #SoyVenezuela?

- Agustín Berrios, Analista político - Alfredo Mago, Coalición Sindical Nacional - Antonio Ledezma, Alcalde Metropolitano - Antonio Sánchez García, Escritor - Aquiles Martini Pietri,...