Anónimo. Solo para venezolanos Triana y su verga…

Un grabado que da idea del momento en el que Rodrigo de Triana grita:”Tierra, Tierra”, al divisar una candelita, donde supone la costa a las 2 pm, desde su puesto de vigía, que resulta que está adherido a una verga, que es como se denomina al palo largo y delgado que sostiene la vela mayor en un barco (claro está, cuando éste es de vela, como las carabelas).

Hasta donde sé, la expresión “la verga de Triana” es aplicable a algo que se considera muy importante o especial. También puede utilizarse con ironía, preguntando al interlocutor si se “cree” la verga de Triana, es decir, más especial que el resto de los mortales.

Después de una ardua investigación respecto al orígen de esta frase, la explicación más pausible es la que les relato a continuación:

Como es de conocimiento general, la palabra verga en la lengua española es sinónimo de pene. ¿Y de dónde sacamos la idea de llamar verga a parte del órgano sexual masculino? Esto es muy sencillo de explicar, resulta que una verga es el palo largo y delgado que sostiene la vela mayor en un barco (claro está, cuando éste es de vela). De ahí, la analogía es bastante sencilla de entender. Hasta aquí, todo claro.

Pero eso nos lleva a preguntarnos: ¿Quién “coño” es Triana y por qué su “verga” es tan arrecha?

Resulta que Rodrigo de Triana fue un marinero andaluz, que acompañaba a Cristóbal Colón en su travesía hacia las Indias, lo cual lo llevo al mal llamado Nuevo Mundo (mal llamado porque no era nuevo, ya estaba ahí hace raaato).

Para ser más específicos, Rodrigo, el de Triana, viajaba en La Pinta, y fue éste afortunado (o desdichado, depende de cómo queramos verlo) el primero en avistar América desde su puesto de vigía, es decir, desde la verga de La Pinta. Aquí ya vamos entendiendo más las cosas.

Podemos deducir entonces, sin mucha dificultad, que la verga de Triana era bastante alta, pues gracias a ella fue el primero en divisar el continente desconocido, hasta entonces por los europeos. La de Rodrigo fue entonces una gran proeza, que cambió drásticamente el panorama mundial y marcó un hito en la civilización.

Entonces, no queda lugar a dudas, la verga de Triana fue realmente arrecha, tanto, que aún seguimos recordándola a diario. ¡Bien por ti, Rodrigo!

¿Y qué me dicen del “carajo”?

Ya que los términos náuticos nos han traído hasta aquí, no dejaré de comentar una información que, aunque más rumor que realidad, nos dice que el carajo no es más que el puesto de vigía en la verga. El puesto de vigía era el peor que podía recibirse, pues allí se tenía que estar alerta y pasando frío, Sol y lluvia, además de marearse mucho más que estando abajo. Solía ser un castigo enviar a un marino “al carajo”, dadas las dificultades de esta labor. Así que es comprensible que ser enviado al carajo sea una mierda. Y sigue siéndolo hasta el Sol de hoy (aunque nadie sepa a ciencia cierta qué es el carajo y dónde coño queda).

Ahora ya lo saben, si van a mandar a alguien al carajo háganlo con propiedad, y si van a decirle a alguien que es la verga de Triana, ya conocen la magnitud del cumplido. 🙂

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

El País/ Tuto Quiroga/ Abril en Brasil

Este mes sellará un antes y un después en nuestra región Escrito hace dos años... a propósito de la prisión por 12 años de Lula....