Atahualpa Montes Gómez Consumatum Est.

Cuando se juega a las cartas con un tahúr, a sabiendas de que oculta algunos Ases bajo la manga y además, sabedores también  de que oculta un “Derringer” para caerte a tiros si le descubres la trampa, corremos el riesgo, como bien acaba de señalar el ex presidente Pastrana, de que nos ganen todas las partidas, sin dejarnos ni siquiera la posibilidad de poder reclamar.

Por supuesto, para salvar “la honrilla” siempre podremos endilgarle las culpas a algunos mirones o a otros jugadores que, al igual que nosotros, sabían perfectamente que jamás podrían ganar o quizás no lo sabían pero, estaban allí como ovejas, listas para el sacrificio.

Ah, pero hay otras formas de ganar, si no todo, por lo menos algo de lo que este sobre el tapete verde y es aliándonos secretamente con el tahúr, y ofreciéndole nuestra solidaridad a la hora en que a alguien se le ocurra acusarlo de tramposo, todo ello, por tan solo un poco del beneficio esquilmado a los demás jugadores.

¿Sencillo, no?

Acabo de leer declaraciones del vice-Presidente de mi partido de toda la vida, Acción Democrática, diciendo sin ningún rubor, que los números le dan y que, hasta el momento de sus declaraciones, no hay nada que señale fraude en los comicios para gobernadores celebrados ayer domingo 15 del mes y año en curso en nuestro vasto y depauperado territorio nacional.

Lo más extraño en todo este teatro de guignol en el que han convertido la política nacional, es que hasta donde he leído, las 5 gobernaciones que el narco gobierno le regaló a la oposición, le correspondieron a mi partido, Acción Democrática.

¿Una feliz o infeliz coincidencia? no lo sé pero, hace ya tiempo yo dejé de creer en ese tipo de coincidencias y como yo, estoy seguro que una buena cantidad de copartidarios y gente de otras toldas políticas, también están curados de espanto y se les atragantan estas cosas a mitad del guargüero.

Ojalá hombres en quienes he creído dentro de la Dirección Nacional de AD, le salgan al paso a las  infelices declaraciones del señor vicePresidente y pongan las cosas en su santo lugar pero, la verdad, después de esa cantidad de agua derramada, creo que va a ser muy difícil poder recogerla toda, sin que quede una mancha enorme sobre el piso.

La verdad verdadera es que a mi juicio, no solo hubo un fraude, sino un mega fraude monumental, similar al que se ejecutó al elegir a la Asamblea Nacional Constituyente, cuando de la manga del prestidigitador, se sacaron ocho millones de votos de un universo que les es hostil en un 80% pero, allí está ese bodrio, despachando desde el Palacio Legislativo, a escasos metros de donde también despacha Julio Borges con los diputados que Maduro y su banda de narcoterroristas les permitieron conservar pero, sin haber realizado a lo largo del tiempo de su existencia, ni uno solo de los puntos que se suponía tenían que realizar al día siguiente de instalarse: Nombrar un nuevo CNE,  nuevos Contralor, Fiscal General, etcétea., etcétera. Incluyendo en esos etcéteras una Ley de Amnistía para los presos políticos.

De haberse realizado esas promesas, otro gallo estaría cantando ahora pero, sin que haya faltado ni una sola vez, en cada oportunidad en que el desgobierno y la írrita e inconstitucional ANC los han llamado a sentarse para “dialogar” han acudido como al llamado del flautista de  Hammelin,  con flauta y todo, para que los lleven sin remedio al despeñadero que ya han visitado varias veces.

Coincido plenamente con quienes han afirmado que al aceptar ir a unas elecciones convocadas por la ANC, ésta queda de hecho y de Derecho santificada por la oposición que representa la MUD.

Coincido con quienes han dicho siempre, que ninguna dictadura comunista sale por las buenas y a través de los votos y, en el caso de Venezuela menos que en cualquier otra, porque no solo es una dictadura de extrema izquierda sino que además, está compuesta por una mafia de narcotraficantes y ladrones, que han asaltado las arcas nacionales secuestrando todos los poderes y utilizando los recursos del Estado, para convertir a nuestra patria en el más grande y poderoso cartel del continente, con traficantes en papeles de diplomáticos y valijas intocables en maletas llenas de cocaína y/o heroína y, las aeronaves oficiales, en el medio de transporte más usual para llevar la droga a donde les venga en gana.

El caso de los narco sobrinos es emblemático pero, existen muchísimos más registrados por las autoridades de varios países, que no dejan lugar a la más mínima duda sobre la participación del desgobierno madurista en ese tráfico infernal, sobre todo hacia los Estados Unidos de América y Europa.

En fin, lo ocurrido ayer en esos comicios, que nunca debieron haberse realizado, a pesar de la forma simplista en la que tratan de hacer aparecer sus resultados fraudulentos como un golpe a la estructura del poder comunista en Venezuela “porque los hemos puesto al descubierto ante la comunidad internacional”, son un soporte más para la dictadura, entre otras razones, porque en este mismo instante en el que escribo estas líneas, son millones los venezolanos de a pie, que están en sus casas lamiéndose las heridas y diciéndose que ya no creen más en ese liderazgo, que solo los conduce a derrotas vergonzantes como esta última y que, cuando logran un triunfo como el de la Asamblea Nacional, dejan que se les muera el muchacho recién nacido, y se quedan después llorando a moco tendido y culpando a todo el que anduvo cerca del parto por ese fracaso absurdo.

Vamos a ver si ahora, para cerrar con broche de oro esta actuación increíble –pero cierta- de la MUD, esos cinco gobernadores se juramentan ante la inexistente ANC.

Ese sería el palo cochinero a la piñata nacional que de verdad nos haría exclamar como Nuestro Señor a la hora de morir en la cruz: CONSUMATUN EST. (TODO ESTA CONSUMADO) y resignarnos a esperar ganarle a los cubanos en duración de nuestra propia y querida dictadura.

El legendario Comisario General Disip, Atahualpa Montes Gómez.

Atahualpa Montes

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

José Luis Centeno Salas (@jolcesal) En desagravio a @maibortpetit

Por José Luis Centeno S. Estimada Maibort Petit, Una vez más me dirijo a usted, interesado como estoy en aclarar públicamente mi equivocación, “que generó alegría y...