¡AY JUECES!/Vinicio Guerrero Méndez ¡!Ay, jueces

jueces chavistas(Dedicado a los jueces (y juezas) que pervierten y ensucian la justicia)

¡Ay de los que convierten la justicia en veneno y arrastran por el suelo el derecho, odian al que juzga rectamente en el tribunal y detestan al que testifica con verdad! (Amos 5:7-8)

Este ¡Ay!… Muy común en los duelos y funerales puede tener también la connotación de maldición y condena. Ese fue el uso que le dio Jesús a esa palabra (Mt. 11:21, 23:14, etc). El significado de este ¡Ay! Como título de mi artículo significa “La tergiversación de la Justicia”, pues la hemos convertido en la burla del derecho.
Cada vez que en mi país ocurre un hecho singular siempre consulto las Sagradas Escrituras con la intención de obtener de ellas, la verdadera respuesta a tales e insólitos acontecimientos. Se preguntarán ¿Por qué lo digo? (ustedes conserven la unción que recibieron de Jesucristo y no tendrán necesidad de que nadie les enseñe 1juán 2:27)
Esta vez sin pensarlo revisé el salmo 82 debido a que estuve algo confundido y esto me motivó a revisar el evangelio de Juan donde en palabras auténticas y sorprendentes de Jesús había citado: “¿Qué les parece que sean llamados dioses?” (Juan 10:34) Estas palabras fueron dichas como una provocación a los jueces: son llamados dioses sobre todo porque se les ha dirigido la Palabra de Dios. Si Dios se digna dirigir su palabra a simples criaturas, ¡piensen cuál es su dignidad!

susana barreiros1En el salmo, el Juez supremo se dirige a los jueces inicuos de esta tierra y los amenaza con un castigo: ¿Hasta cuándo juzgarán inicuamente 2 y tendrán miramientos con los malos? Denle el favor al débil y al huérfano, 3 hagan justicia al que sufre y al pobre; si los ven tan débiles e indigentes, 4 sálvenlos de la mano de los impíos». (Vers. 2-4)

Dios ha dado mandamientos para aquellos que juzgan. No hagas acepción de personas, ni tomes soborno, porque el soborno ciega los ojos de los sabios, y pervierte las palabras de los justos. La justicia, la justicia seguirás…” (Deuteronomio 16:18-20). CON JUSTICIA JUZGARÁS A TU PRÓJIMO” (Levítico 19:15). “Estas leyes y órdenes para los jueces fueron dadas para asegurar que el pueblo de Dios sería juzgado justamente en todo tiempo.

gladys y maduroLa Escritura consideraba a estos jueces dotados de una alta responsabilidad política como “dioses”, o digamos como seres divinos de segunda clase, al igual que los ángeles… pero debido a su maldad, se los repone entre la gente ordinaria. ¿Qué tiene que ver esto? Que por su indignidad ante la justicia cada vez que un juez dicta una sentencia injusta o complaciente no tendrá perdón de Dios por lo tanto el también lo sentencia de esta manera: «Ustedes serán dioses, 6 serán todos hijos del Altísimo. Pero ahora como hombres (o mujeres) morirán y como seres de carne caerán». (Vers. 6-7)

Las palabras de la Biblia son inspiradoras y lo son sobre todo para un uso profético. Las palabras Jesús las presentaba solo como advertencia a esos jueces inicuos, con la esperanza del arrepentimiento pero también de advertencia por tan graves consecuencias. Han degradado la función de Jueces. Han hecho todo lo contrario con su irresponsabilidad al juzgar con complacencia enriqueciéndose con el fruto de la injusticia. Han pervertido el orden social. Han llegado incluso a odiar al justo y al que reclama rectitud solo para complacer a un hombre. El resultado de estas acciones será la justa maldición. No poder disfrutar de los bienes así adquiridos.

Fabiola Vezga                                                       Fabiola Vezga, juez del caso Franklin Brito

Pese a todo, todavía hay lugar para volver al bien, no quiero su destrucción, sino su corrección. Escojan la alternativa de la ley dada por Dios, no caigan en la cuenta de lo que han hecho involuntariamente porque lo lamentaran profundamente.

Franklin Nieves                                                          Fiscal del caso LLópez, Franklin Nieves

“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. (Art.19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos)

Afectuosamente, Imperfecto.

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Anónimo Los 10 mandamientos para saber envejecer

Muy de acuerdo con los 10 mandamientos, aquí estamos "como para ir de bodas", con mi querido hermano, Ángel Alerto Bellorín....