Campamentos de Libertad

Tanto va el cántaro hasta que se rompe… y le correspondió al Ministro Rodríguez Torres correr la voz de que los estudiantes que estaban en los Campamentos de Libertad, de todo el país eran drogadictos, alcohólicos, enfermos sexuales y pare usted de contar. Pero son nuestros estudiantes con el coraje de los libertadores dando la pelea contra un régimen autoritario y manipulador.

Tanto dieron, que mandaron a caerle a palos y a llevarlos presos a cualquier costo, violando los principios constitucionales de la protesta pacífica contemplada en nuestra Carta Magna. Pero lo más triste es que la misma sociedad venezolana empezó a creer los expedientes armados por quien se ha convertido en juez, fiscal, TSJ y dueño del juego para maltratar, intimidar, atemorizar y arrinconar a unos estudiantes, que son los únicos que han dado la cara por la Venezuela golpeada por el autoritarismo revolucionario.

Por eso vi a varios indiferentes que se pasean por las calles del país gritarle cuatro groserías a los estudiantes, porque se retrasaron unos minutos en las colas que se armaban cuando los muchachos entregaban volantes a los conductores que pasaban frente a los Campamentos de Libertad.

Sentí pena cuando me dijeron que la misma gente, a quienes le están defendiendo sus derechos los estudiantes, le molestaba llegar un poco retrasado a su trabajo, o que el calor lo atacara por tener el aire acondicionado malo, o tener que pasar la incomodidad de estar en una cola por largo rato.

Esa es la indiferencia que tiene a este pueblo en condiciones de vida precarias, con largas colas para comprar los productos de la dieta diaria, con la escasez de todo de lo que antes sobraba en este país y que ahora ni medicinas, repuestos de vehículos y todo lo que pueda imaginar, que ahora no hay en los negocios del país.

Pero los muchachos son los únicos que haciéndose eco de la calamidades que vive la patria han dado la cara por una sociedad de indiferentes que siguen tirándoles pedos a la luna. Si esos son los mismos indiferentes que se alegraron cuando desalojaron a los estudiantes de los Campamentos de Libertad, porque parece no les duele lo que ocurre en el país.

No quedan dudas que esos indiferentes siguen transitando las vías del país con la comodidad que les da un trabajo que los mantiene respirando con tranquilidad, pero que en el fondo se quejan de los únicos que han dado el paso al frente para enfrentar la realidad que vive la nación.

Por eso, los mismos que insultaron a los estudiantes y les inventaron expedientes de drogadictos, delincuentes, sádicos y hasta alcohólicos, tendrán que salir a dar la cara en algún momento cuando ya no quede país, por la Venezuela que se perdió entre la bruma revolucionaria.

Eso llevó a los estudiantes a cansarse de estar en las calles, porque ni siquiera los militantes de los partidos políticos y menos su dirigencia artrítica dieron un paso adelante para asumir que los estudiantes son Venezuela, son sus ciudadanos y son la cara de la libertad.

Por supuesto, para Rodríguez Torres y los suyos esos son delincuentes y forman parte de un plan para derrocar al gobierno cuando aquí solo tumban gobierno los militares y sus tropas.

Esa es nuestra realidad, y siento que cada día perdemos más kilómetros de nuestra identidad, sobre todo cuando este gobierno asesina al futuro del país y los indiferentes solo critican y lanzan palabras gruesas para destruir a quienes quieren salvar la patria.

Pero podrán eliminar los Campamentos de Libertad, pero nunca podrán sacarle del alma a los estudiantes venezolanos esas ideas democráticas que nacen en nuestras universidades donde estudiaron los indiferentes que ahora, como ganan dinero se olvidaron que existe una patria libre y soberana que no depende de ideas cubanas recicladas.

manuelavilaManuel Avila

@enciclica 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

NOTICIAS JR presenta: Titulares más resaltantes de hoy viernes 28 de septiembre de 2018. “Tú periódico impreso en la red”

➡   Haley: No dejaremos de alzar nuestra voz hasta que Maduro se vaya del poder Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos en la Organización de las...