Canalización de Simón Bolívar por Lourdes Loreto Ravelo. 29-07-2017 “El lema, no parar hasta alcanzar la lucha final, la libertad de cinco provincias.”

Bendiciones en luz os saludo.

En estos momentos de indignación del soberano, es importante mantener la fe.

Os comunico que son muchos los obstáculos a vencer.

Les dije antes que no sería fácil.

Revisad todos los momento en que mi corazón y mi razón sufrían el más terrible sentimiento…la frustración ante la indiferencia e incredulidad de lograr lo prometido.

Cada batalla que diferente a la otra, al igual que los obstáculos a vencer y aún así, mi espíritu si se puede llamar atrevido y hasta insolente en ocaciones, me impulsaba a continuar y pasar a la siguiente batalla.

El lema, no parar hasta alcanzar la lucha final, la libertad de cinco provincias.

Donde en ocasiones sentíamos que el mundo se derrumbaba a nuestros pies.

Donde las salidas se desvanecían.

Sumado a esto las dificultades de la época y con lo que apenas podíamos contar.

Y sin embargo nada.. absolutamente nada nos detenía.

Todo lo contrario era un motivo inspirador y de reto en el avance de lo que había de ser manifiesto.

Ustedes lo han hecho bien.

Continúen, adelante está la libertad.

Continúen cabalgando hasta lograr su cometido de lucha.

Y recuerden que en la fuerza no está la victoria, está en una buena estrategia de combate.

Y que todo tiene su punto débil y de quiebre.

Ustedes los conocen.

Miedo, por estar acorralados por todos sus frentes y otro la división de sus filas.

Al comenzar ustedes lo planeado, se proyectarán con tal ímpetu desde su amor incondicional por la causa, que resultara como pólvora esparcida que tomara fuego.

Sumando a sus filas, a los que creyeron olvidarse de sublevarse ante semejante barbarie, ante tanta crueldad y desamor por su país.

Y así al verse acorralados por la intervención de afuera y por las internas propias, solo les queda terminar de devorarse entre ellos mismos, facilitando así su triunfo por la libertad de mi amada patria.

Ellos eligieron el peor de los caminos, a pesar de haber tenido otras oportunidades.

Al igual el que mal gobierna, lo presionan del extranjero y sus bases internas y lo obligan a permanecer en su puesto de mando.

Pobre infeliz, querer perpetuarse en el país. Al que ni siquiera pertenece.

Y sus séquitos no son menos.

Son todos de la misma baja esencia y proceder.

Sin saberlo creyendo salvarse hasta el último momento, su caída no se dejará esperar.

Donde uno, de los que con el dirige las acciones a seguir, perderá su vida en el intento y la huida inesperada de otros, hasta perderlo todo lo que en un momento creyeron obtener sin parar.

Pobres sátrapas, arrastrados, animales de carroña, sus días uno a uno están contados.

Mucha cuenta que pagar.

Valor, coraje, determinación.

Os bendigo.

Simón Bolívar

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Maritza Barone, Así funcionan los pensamientos en la salud y en la enfermedad

"Cada vez existen más evidencias científicas y experimentales del tremendo poder del pensamiento en nuestras vidas, tanto en sentido positivo como negativo, tanto para curar...