Carlos Blanco @carlosblancog El reemplazo de Maduro

Escribo bajo el impacto del asesinato de Fernando Albán. Es consternación, rabia, sentimientos extremos, ante el crimen de Estado cometido por los sicarios del régimen. Fundado en un nuevo dolor nacional el grito colectivo por la salida de Maduro y su mafia se vuelve exigencia renovada. A tal tema dedico estas líneas.

Esa visión conducirá, tarde o temprano, a nuevos desencantos, porque el problema está más allá del logro y disfrute del poder, cargos y sueldos, esta vez para los contrarios. La cuestión, desechada igual por arcaicos falsarios que por jóvenes “pragmáticos”, es el sistema de principios y valores que orientarán la transición.

Es decir, el fundamento más profundo de lo que se aspira a realizar. No basta reemplazar a Maduro como no bastó reemplazar a Chávez; un cambio por cualquiera sin reconstruir los fundamentos de la república, va a permitir que el sistema podrido de relaciones sociales e institucionales, el rentismo mafioso, las sanguijuelas de ayer, de hoy y de siempre, conserven sus covachas para seguir devastando esta ubre infinita que parece ser Venezuela. Porque, compañero, esos sí que saben buscar y conservar los espacios.

El sistema que debe guiar la reconstrucción del país, debe estar basado en los principios de la libertad, el respeto a la propiedad y a la iniciativa ciudadana, la plena vigencia del Estado de Derecho, las garantías, derechos y deberes consagrados en la ley, el forjamiento de un Estado al servicio del ciudadano, y la decencia y la probidad como maneras de existir.

El país necesita un reemplazo radical de personajes; de modos y procederes; de visiones y usos del poder.

Venezuela necesita amor que la respete y no malandraje que la abuse.

Carlos Blanco

@carlosblancog

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Alfredo Infante sj Tríptico de la vida. (Mt 7,7-11)

Hoy Jesús nos introduce en un tríptico espiritual clave para estos días de desierto y adversidad. Es un tríptico movilizador desde la fe que nos...