Carlos Blanco  Justificación de la mamarrachada electoral

Si nadie cree en estas elecciones, ¿Por qué Maduro se empeña en hacerlas? La respuesta es la del mago: nadie cree que después de haberse tumbado en la caja lo hayan partido en dos con una sierra; pero, a veces es fascinante ver dos cajas separadas por más de dos metros, en una las paticas moviéndose, y en la otra el torso del mago hablándole a la audiencia estupefacta.

Pero eso no existe hoy. La audiencia nacional e internacional no está estupefacta. No observa los pases de un mago, sino los del tahúr que te va a esconder la bolita de papel, que colocaste debajo de la chapita, por la cual apostaste o los movimientos del que te enseña la pistola y te dice “papi, dame tu celular o te quemo”.

Maduro se empeña en esa mamarrachada por razones no deleznables. Lo necesita. En primer lugar, el discurso del régimen –antes, el de Chávez; ahora, el de Maduro- se sostiene en el territorio de la falsía y la infamia.

No importa que no sea creíble; no importa que ni ellos, ni sus destinatarios lo crean; sólo importa el artificio de hacer como si todos creyeran: es un holograma, que simula ser una atractiva figura en tres dimensiones, pero en realidad es sólo una verruga amplificada. Es como una habitación llena de espejos, en la cual Maduro habla y cree estar en contacto con tanta gente, tan parecida a él…

Otra razón, en el terreno del poder, es la irrefrenable necesidad de elecciones que tienen las dictaduras, contra la idea de que una dictadura ni quiere, ni necesita elecciones. En toda sociedad se acumulan tensiones a propósito del ejercicio del poder.

En las democracias, la llave mágica para drenarlas son las elecciones que eligen. Si un funcionario es malo, sea presidente, gobernador o alcalde, hay la posibilidad genuina de cambiarlo, incluso de cambiar a su partido en el ejercicio de las funciones públicas.

En una dictadura, no se elige (eso está reservado al dictador y a su banda), pero se usan los cambios de posición para que las mafias logren o pierdan control de los territorios de acuerdo al poder que logren tener frente a otras.

Esta votación estará dominada por la abstención, salvo la de los obligados y algunos que dicen pensar –no lo piensan en realidad- que ahora Maduro sí va a perder y va a reconocer y ya saben, Blanca Nieves y los siete enanos, y Bambi y etcétera.

De todos modos, el 20 pasa algo y es que la dictadura no sólo anda desnuda, con su panza al aire y su bigote chorreado, sino que se pasea como si fuera ultra desnuda, como una lámina de rayos X sin nada que pueda ocultar. La fantasmagoría de la muerte.

Carlos Blanco

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

“Tú periódico impreso en las redes” NOTICIAS JR presenta: Titulares más resaltantes de hoy lunes 26 de noviembre de 2018

➡   Marina de EE UU está lista para recibir a venezolanos en Riohacha Personal de la Marina de Estados Unidos comenzarán a atender a pacientes venezolanos...