Carlos Blanco Memorias de la locura escarlata


  1. La conversación.
    El aparato comunicacional del régimen ha condenado a Lorenzo Mendoza y a Ricardo Hausmann por opinar. Mediante graves violaciones legales un par de ciudadanos es acosado por considerar conveniente recurrir al FMI ante la catástrofe. Los jerarcas rojos saben que Venezuela es parte y codueño del Fondo, pero convierten en delito y anatema que unos particulares opinen en tal dirección; tesis que comparten varios de los miembros del régimen que no han tenido reparos en hablar con los representantes del FMI. Se requerirán más o menos recursos financieros de acuerdo a la credibilidad que proporcione un gobierno democrático y al monto de cifras secretas que ocultan la calamidad. Darle rostro al enemigo es táctica favorita de las tiranías: han agregado a un empresario y a un académico a su lista.
  2. Los reportajes del Wall Street Journal y del New York Times han evidenciado que, sin duda, la tribu reinante en la industria petrolera es extremadamente compacta, con golosa e irrefrenable vocación por la materia verde. Se ha hecho evidente que hay funcionarios enriquecidos en cantidades inimaginables, pero, sobre todo, que la institución petrolera como tal ha sido vehículo para la avaricia y la podredumbre. No son sólo los funcionarios sino el aparataje institucional completo. El antaño arrogante grandulón, protegido del Eterno, pasó de rojo-rojito a solo-solito.
  3. “Aplaude, Diosdado”. Así increpó Nicolás Maduro a Cabello, en reciente alocución a todo el país. Maduro intenta telegrafiar la idea de que Cabello es su “amigo” pero sobre todo su subordinado y, por esa vía, procura sustraerle poder. Por su parte, el Presidente de la AN abraza a Maduro, tal vez no tanto para mostrarle afecto sino para inmovilizarle los brazos y evitar bofetadas. En la medida en que la crisis avanza, cada uno de los jefes trata de conservar-incrementar sus fortalezas. La pugna se hará más aguda el resto del año. También ellos se aprestan a una batalla final. Lo que está en juego entre ellos es quien es “la solución” a la crisis.
  4. Los pájaros migran al Norte. Magistrados y fiscales que por diferentes razones no quieren participar en el Juicio Final dentro de la Patria, ahuecan el ala y buscan dónde protegerse y revelar la podredumbre que han visto o de la cual han participado. Es cosa buena y oportuna porque precipita la transición. Después de tanto antiimperialismo no deja de ser llamativo que EEUU se torne en el nido más acogedor.

La torrentera de los cambios se vuelve a anunciar. ¿Llegará pronto?

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Predicciones de  Ligio Stern: Venezuela, aunque ya cayó en los 72 años de comunismo, tiene aún espacios por donde escapar de esa ignominia.

La pasividad y el miedo de la mayoría de los venezolanos impidió a que salieran a las calles en octubre del año pasado. Si bien...