Carlos Blanco  Venezuela, epicentro del sismo

Las vibraciones y temblores no eran infrecuentes; pero, no parecían peligrosos. Algunos pocos visionarios supieron que no era un estremecimiento más, sino un verdadero y devastador terremoto, que tenía lugar en las entrañas de esta nación, con cada vez más intensos y frecuentes desplazamientos de las capas tectónicas y sus derrumbes, huidas, miedos y espantos.

Venezuela vio derrumbar sus instituciones y el derretimiento de su tejido social. Todo el sistema de relaciones familiares, amistosas, comerciales, empresariales, religiosas, culturales, laborales, fue sometido a su inclemente fractura.

El país se deshizo. No lo destruyeron las bombas de la aviación enemiga, sino la tropa roja que sólo ha podido apoderarse del Estado y la sociedad, mediante la ruina y el crimen.

Esa operación fue realizada en nombre de un proyecto redentor que, como todo salvacionismo, termina en el terror. Así, la aniquilación institucional trituró igual a Pdvsa que a la industria nacional, al BCV y la Fuerza Armada, al comercio y la esperanza, la justicia y la seguridad.

Dentro del país los ciudadanos han hecho todo lo que han podido, y más, para expulsar la dictadura: centenas de muertos, heridos, presos, exiliados, y millones lanzados hacia esa emulación de la “emigración a Oriente” ante el avance del pendenciero y asesino vástago de Boves.

Las fuerzas internas de resistencia existen, pero están mermadas. Es una realidad. Por esta razón y ante el impacto del sismo venezolano en otras naciones, es por lo que este territorio es escenario de una lucha de carácter mundial.

Las mafias internacionales tomaron el Estado venezolano y el combate contra ellas es de los venezolanos y también de las democracias del mundo.

No hay que extrañar que el caso venezolano alcance las primeras páginas de los medios de comunicación del planeta, así como los despachos de los jefes de estado de América Latina y el Caribe, de EEUU, Canadá, Europa, de Rusia y de China.

La migración de millones es el corolario de la devastación de las mafias chavistas, sobre este exhausto país.

El impacto mundial de la catástrofe ha obligado a los gobiernos del mundo a tomar previsiones en dos sentidos: para paliar los efectos, en los países destinatarios del caudal de venezolanos que les llega, azotados por la necesidad, el hambre y la enfermedad; y para procurar restablecer la democracia y la libertad en Venezuela.

Estoy convencido que se prepara una acción multilateral de paz, tal vez bajo el auspicio de la ONU o de un grupo de países amigos. No lo aseguro, pero me huele.

Carlos Blanco

@carlosblancog

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

 “Tú periódico impreso en las redes” NOTICIAS JR presenta: Titulares más resaltantes de hoy viernes 09 de noviembre de 2018

➡   Conindustria: La revolución destruyó el 80% del parque industrial nacional Durante los 20 años de la revolución el parque industrial venezolano se ha reducido en...