CARTA PÚBLICA

Ciudadano Teniente Coronel (Ej)
Hugo Chávez Frías
Presidente de la República Bolivariana de Venezuela
Su Despacho.

Después de oír su larga cadena de radio y TV del 22/05/2012 y su danza de millones y millones de bolívares que no se a que manos irán a parar, me dirijo a usted en la oportunidad de solicitarle, muy respetuosamente, una solución a la grave crisis de orfandad social que hoy día padecemos todos los integrantes de la gran familia militar venezolana la cual presumo, se extiende por igual a todos los integrantes de la Administración Pública Nacional, como es lo que desde mi punto de vista llamo: “LA INSEGURIDAD SOCIAL “SOCIALISTA” DE LA FAMILIA MILITAR VENEZOLANA EN LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA CHAVISTA”.

Ciudadano Presidente Chávez. Esta solicitud la hago habida cuenta que de acuerdo a la reglamentación militar, fuero al que aún y a pesar de estar en la honrosa situación de retiro, estoy sometido y debo acatar y no hacer reclamos en forma colectiva. Sin embargo, como por arriba de cualquier reglamentación está la Constitución de la República, pues con base al Artículo 51 en ella expresado, le hago llegar este requerimiento a título personal, que más que un requerimiento es un llamado a que me resuelva y por analogía a todos y cada uno de los integrantes de la gran familia militar venezolana; activos, retirados, viudas, sobrevivientes, empleados civiles y obreros la ORFANDAD y ABANDONO en que nos encontramos actualmente todos en materia de Seguros de Hospitalización, Cirugía y Maternidad.

Ciudadano Presidente Chávez. El tema de la salud, aparte de la inseguridad personal, patrimonial y jurídica, los bajos sueldos, el desabastecimiento, la inflación, la especulación, etc., es uno de los más críticos que nos afecta a todos los hombres y mujeres de uniforme independientemente que nos encontremos activos o retirados.

Esta situación se agrava aún más para los que hoy en la tercera o cuarta edad y después de haberle dado nuestra vida a la República estamos limitados por múltiples razones a entrar en la libre competencia del mercado laboral y conseguir un ingreso complementario que nos permita vivir decentemente en este país de inmensos recursos materiales y económicos.

Por esta razón y las que expondré más adelante decidí escribir estas líneas por mi y por los cientos de miles de compañeros retirados y activos que integramos el estamento militar al darme cuenta en el momento que tuve que renovar mi póliza de Hospitalización, Cirugía y Maternidad (HCM) de la estatal Seguros Horizonte C.A. de que el Estado y de manera particular el Ministerio del Poder Popular para la Defensa no protege nuestra salud ni la de nuestros familiares en materia de Seguro de Vida, ya que todo, sea la Prima Básica o la Complementaria tenemos que pagarla los usuarios.

Sobre este tema quiero señalarle que el calvario que tuvimos que vivir para la renovación de dicha póliza de HCM fue tremendo si nos referimos a la infinidad de exámenes a los que tuvimos que someternos tanto mi esposa como yo y a las idas y venidas a la oficina estatal aseguradora donde el trato por demás debo decirlo, fue el más cortés por parte de las personas que trabajan ahí y que por cierto también son venezolanas como todos los afiliados al IPSFA, después de estar afiliados a Seguros Horizonte por más de 45 años. Es decir, ahora que por circunstancias biológicas envejecemos más, Seguros Horizonte se hace más exigente para reasegurarnos cada nuevo año.

Todo este viacrucis se hizo más cuesta arriba cuando decidimos tomar, por razones lógicas y de inasistencia estatal, la póliza complementaria de HCM de Bs.F 200 mil, que no es nada en estos tiempos de inflación, ya que lo único que nos ofrece, y pagándolo nosotros, actualmente el Estado y la Administración Pública después de 30 años de trabajo a la República y 15 de retirado, son exiguos Bs.F 20 mil cuando eso en términos generales es el valor de un parto normal y sin complicaciones en cualquier centro asistencial, o dos días de hospitalización para alguien que por mala suerte le llegue a dar dengue.

Al firmar mi compromiso de pago con la Estatal Aseguradora Horizonte C.A. de DIEZ CUOTAS MENSUALES de Bs.F 1.603,39 cada una, CONTRATO que por desgracia se va incrementando aritméticamente cada año que envejezcamos más porque así lo establece esta Administración Aseguradora, observé que el mismo estaba distribuido en tres aspectos fundamentales: La prima propiamente dicha por Bs.F 13.550,00; Intereses, Bs.F 1.534,82 y Gastos Administrativos por hacerme la póliza de Bs.F 948,54. Luego yendo al nivel de detalle de su cobertura igualmente observé que la misma solo cubre: HCM cobertura básica Bs.F 200 mil, Sida Bs.F 2 mil; Quimioterapia/Radioterapia Bs.F 20 mil; Gastos Funerarios Bs.F 10 mil y Muerte Bs.F 15 mil.

Sobre lo resaltado en negrita me detuve a meditar y pensé en su persona y sobre cuál sería actualmente su suerte con la enfermedad que lamentablemente hoy padece, si usted fuese un Teniente Coronel, Coronel, General, Almirante, oficial, SOPC o tropa profesional del montón como somos la gran mayoría de los que integramos el estamento de los miles de militares retirados, activos, viudas o sobrevivientes de la familia militar y requiriese tratamiento especial para su enfermedad y no la disponibilidad de todos los recursos que posee a su disposición por la suerte de ser el presidente de la República.

Igualmente ese día medité por un instante sobre lo que es vox populi sobre la ayuda; material, económica y financiera que su persona le ha dado a otros países y gobiernos, en especial a Fidel y Raúl Castro, a Cuba y a los cubanos habiendo tanta necesidad en el país y la que padecemos tanto la gran mayoría de los que siguen su proceso y su doctrina como los millones que estamos en la acera de enfrente y que no somos sus enemigos sino sus hermanos venezolanos pero que pensamos diferente.
O lo que es más notorio, la treintena de “Misiones” con todo tipo de nombres y objetivos creadas por su Gobierno, las cuales no sabemos a ciencia cierta si en efecto esos millonarios recursos llegan a su destino y donde públicamente vemos en los periódicos o en las páginas Webs, a millones de personas con cédulas de identidad que comienzan con la letra “E”, los cuales no sabemos si existen y que reciben casi DOS MIL BOLÍVARES FUERTES MENSUALES, mientras NO EXISTE UNA “MISIÓN” SIMÓN BOLÍVAR que ampare la cobertura de HCM de la familia militar VENEZOLANA, la que puede ser pagada directamente por el Estado a la estatal Seguros Horizonte.
Así que ese día, Ciudadano Presidente Hugo Chávez, que firmaba mi compromiso de pago mensual con la Estatal Seguros Horizonte, y ponía mi huella digital al lado de mi firma, sabía que estaba HIPOTECANDO más de DOS MIL BOLIVARES FUERTES de mi sueldo mensual para tener una modesta cobertura de un Seguro de HCM sólo en el territorio de la República.
Después que me HIPOTEQUÉ pensé en mi pobre país rico y en la decena de compañeros que ese día, los anteriores y los posteriores, cumplían la misma rutina de endeudarse y que mientras los militares venezolanos, las viudas y los sobrevivientes tenemos que sudar la gota gorda para pagarle, como en mi caso, a la “SOCIALISTA SEGUROS HORIZONTE C.A.” más de DIECIOCHO MIL BOLIVARES ANUALES para tener una modesta cobertura de HCM, FIDEL y RAÚL CASTRO solitos reciben, por ahora, Ciento cincuenta mil barriles de petróleo al día, amparados en un contrato leonino no autorizado ni avalado por la Asamblea Nacional el cual es un gran negocio, ayer, hoy y mañana.
Ciudadano presidente Chávez. Ciento cincuenta mil barriles de petróleo diariamente multiplicado por $ USA 116,00 por barril que es el valor estimado de cada barril son muchos millones de dólares americanos al día. Son exactamente DIECISIETE MILLONES CUATROCIENTOS MIL DÓLARES cada 24 horas que traducidos no al dólar de CADIVI que casi no se consigue sino al libre, es una cifra astronómica que alcanza casi la suma de 176 millones de Bolívares Fuertes cada amanecer. Definitivamente es demasiado dinero.
Con dejar de darle 150 mil barriles un solo día a Fidel y a Raúl Castro, es decir 176 millones de bolívares, su Administración estaría en capacidad de pagarle a la Estatal Seguros Horizonte C.A. una cobertura de 200 mil bolívares anuales de seguro de HCM a 11 mil militares, viudas, o sobrevivientes y a sus respectivas familias. Y como reflexión, con solo cinco días de ese petróleo dado a Cuba cubriríamos anualmente el HCM de toda la gran familia militar venezolana que asciende casi a 100 mil afiliados, activos y retirados que somos los que extraoficialmente hoy registra el IPSFA.
Por ello al final de mi carta le sugiero, muy respetuosamente, crear la “MISIÓN SIMÓN BOLÍVAR”, que es nuestro verdadero héroe y no otros importados, en la que seguro estoy no habrán personas cuya Cédula de Identidad comience con la letra “E” y cuya existencia física podrá ser comprobada fehacientemente por el IPSFA, para que dicha “MISIÓN” ampare permanentemente y no solo en su gobierno, sino en los que vendrán en el futuro, el Seguro de Vida Hospitalización y Maternidad de todos los hombres y mujeres que integramos la Fuerza Armada Nacional, ya que la inseguridad social “socialista” de la gran familia militar venezolana en su Administración, actualmente clama JUSTICIA ante los ojos de Dios.
Atentamente,

Miguel A. Aparicio
General de Brigada (GN)
C.I. No. 2.810.868
aparicio7m@hotmail.com

Anexo: Documentos probatorios del pago de las Primas de HCM a la estatal Seguros Horizonte C.A.

Comentarios: