Está claro que los revolucionarios se hicieron los ciegos y los sordos para no ver de cerca los problemas del pueblo, pues un movimiento político que se hizo del poder por la vía de las armas con los militares como escudos, no podían llegar al mando a jugar con hilos de seda. A la revolución…