COLUMNA DE ÁNGELA VERA LEFELD: “Las 7 plagas de Venezuela”

en venezuela no hay nadaEn Venezuela todo pasa y nada pasa…
“Si eres neutral en situaciones de injusticia has elegido el lado del opresor”. Desmond Tutu

(Ángela E. Vera Lefeld | @uguelo) A 36 horas que El Guri -nuestra más grande represa nacional con 53 años de construida y sin un mantenimiento desde hace más de doce años- muestre el nuevo nivel mínimo de agua, Venezuela se desangra, se oscurece, se muere por falta de todo y se convierte en un pueblo sin ley y de catástrofes.

Este país está tan dañado, putrefacto y contaminado que se asemeja a un enfermo en etapa terminal; nuestra realidad es esa, catastrófica, de debacle económica y crisis humanitaria. A este país le cayeron siete plagas por una sola consecuencia, la de un poder que envilece y que se ha quedado tan solo porque tiene un único fin, el de no hacer nada ni una pizca de buena gestión gubernamental, sino el perpetuarse y en el poder, depredar y corromper.

El país está desesperado y también está decidido a vivir una vida diferente; se han escuchado sus voces con más bríos en estos tres meses del año 2016. Se encienden las calles por los cuatro costados del territorio nacional. Son candelas que así como se prenden de rápido, las apaga el gobierno de facto con sus ya conocidas maniobras opresoras y represivas. El hartazgo de los venezolanos está llegando a niveles altos que atemoriza su desenlace. Las concentraciones y protestas ilustran el sentir de los ciudadanos, es un colapso generalizado por no tener el cómo y con qué vivir; son sus expresiones de cansancio y bravura como una olla a punto de ebullición que sin aviso puede explotar en desesperado incendio donde todo pasa y nada pasa

Sin democracia hace rato

Para nosotros la definición sobre qué es la democracia se nos olvidó o mejor dicho, se fue de paseo en una y centenares de maletas repletas de dólares o polvo blanco. La definición universal de la democracia, esa que nos argumenta la historia: que un gobernante acepte dejar el poder cuando expira su mandato para que su legado sea juzgado, en lugar de cambiar las reglas para prorrogarse, no existe ni en una libreta de planas en esta tierra de desgracias.

Eso que vemos y envidiamos en el mundo como “Democracia”, cuando un Presidente se le expira su mandato que hace sus maletas sin aditivos en la fecha mandada por la Constitución y da paso a otra oleada de mandatario y gabinete, convencido del deber de los cambios ya no se estila en la casa natal de Simón Bolívar.

Convencida estoy que la maravilla de la democracia hay que reencontrarla como el mayor tesoro escondido de la nación; aquí ya uno tiene que evitar que haya corrupción, violencia y demagogia. El venezolano tiene que parar de bruces que haya abusos porque después desde el llano adentro va a ser investigado y va a tener que responder sin la impunidad ni la inmunidad del poder. Esa es la democracia a la que muchos buscamos y deseamos restaurar.

El economista Ronald Balza afirma que el país tiene un “deterioro extraordinario de los ingresos y del poder de compra”.
El economista Ronald Balza afirma que el país tiene un “deterioro extraordinario de los ingresos y del poder de compra”.
El plan o ruta de la Mesa de la Unidad (MUD), incluye pasos, que son, primero -y por medio de movilizaciones de venezolanos en las calles solicitar la renuncia de Nicolás Maduro- si eso no funciona, el segundo paso es recortar el periodo del mandato presidencial, lo cual esperan lograr a través de la Ley del Referéndum, norma que ya fue aprobada en primera discusión en la Asamblea Nacional. Sin embargo, estos planes están paralizados, tenemos a un ilegítimo heredero de Chávez que ni lava ni presta la batea. Sus coordenadas son el reflejo de las de su padre adoptivo. Situación que falla y son palabras silenciadas que quedan en la atmósfera y contribuyen en el ciudadano, costumbrismo, apatía e indiferencia. Es decir, las reglas de una libertad plena, les faltan contundencia y por tal metodología, la sumisión resplandece en medio de tal oscurana.

En las mazmorras del odio yacen políticos, estudiantes e hijos inocentes de Venezuela por clamar una de las actividades más importantes que es “La Salida”. Plan que acordaron los partidos de la Mesa de la Unidad Democrática desde el año 2014 para alcanzar lo que el sector opositor al ‘y que gobierno del país’ ansía. Sin mucho adorno, la renuncia de Nicolás Maduro. ¡Hasta hoy, ni un sombrero de paja, se ha podido liberar!

En este enroque país se hablan de más alternativas; una, el efecto que la presión social puede aportar en medio de sus altisonantes voces en protestas. Otra, es activar la Asamblea Nacional Constituyente, la cual sería la iniciativa más celebrada por el partido político que más diputados tiene pero que sin embargo, éstos están en la espera de la aceptación y determinaciones de la MUD que aun no ha aclarado el panorama. Los partidos políticos Alianza Bravo Pueblo y Voluntad Popular justamente piden la renuncia de Maduro como la solución que necesitan los venezolanos para salir de la crisis económica, social y gubernamental del país.

Mueren los venezolanos

La emergencia país ya pasó de crisis humanitaria a catástrofe más que humanitaria, para que haya medicinas y alimentos es necesario salir de Maduro y sus secuaces. Este es una dictadura que perdió la credibilidad, que no tiene palabras ni le interesa que sepan que son sinvergüenzas; poco le paran pelota a no pagar a sus acreedores -bien sean las empresas farmacéuticas, los proveedores de alimentos, de materia prima o a pensionados y jubilados, por ejemplo- No pagan porque se han robado las riquezas y toda la plata que entra es para beneficio propio, negocios ilícitos y tremenduras delictivas.

No obstante, y como se ha visto hasta ahora desde el pasado 6 de diciembre, cabe la posibilidad de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) frustre esta ley, “la cual aceptó” con el acatamiento de la Asamblea Nacional de la sentencia de desincorporar a cuatro diputados del estado Amazonas legítimamente elegidos por sus electores. Así ha sido la bailo-terapia de Nicolás y así estamos en especie de extinción con el truncado de todas las iniciativas que han ido dirigidas ‘a la salida’. La muerte no ha sido súbita porque se tiene bajo la manga de la Unidad la Constituyente, que puede hacer caer del cielo un milagro, y de la peste un borrón y cuenta nueva, es decir con ella permite hacer cambios en los poderes públicos, como por ejemplo sustituir a los magistrados de Tribunal Supremo de Justicia. El cielo tiene calima, está encapotado y no se ve con claridad la ruta a trazar para resucitar al pueblo venezolano.

Sin un real y medio

La situación se agrava por la incapacidad del sistema político para hacerle frente a la situación. ¿Por qué Venezuela? Interrogante que se hace hasta un mendigo. En primer lugar, porque mientras la mayoría de otros países exportadores de petróleo utilizaron el boom de los precios para ahorrar un poco de dinero, Chávez lo utilizó para cuadruplicar su riqueza mal habida y endeudarnos hasta los gorros. También lo utilizó para mutilar el sector privado a través de confiscaciones, robos y controles de importación. Con el final de su boom, el país terminó en una situación desesperada. En segundo lugar y lo más drástico es la escasez de TODO y las largas colas en los supermercados que han hecho la vida diaria muy difícil y dolorosa.

Que sepa el mundo que el régimen no ha anunciado ningún plan para hacerle frente a la hecatombe país, no tiene ningunas ganas ni menos estrategia para buscar la ayuda financiera de la comunidad internacional, no está en condiciones de conducir un ajuste económico. En medio de esta voraz crisis política, las cosas van a ser aún más complicadas y terroríficas.

Maduro, dijo ya: “No renuncio…No firmo ley de amnistía…No hago nada por Venezuela”, permanezco en el poder hasta la eternidad.

El Niño no es

Esta gente en 17 años, no ha culminado ninguno de sus proyectos de ampliación y mejoras del sistema de generación y distribución eléctrica del país, así que se puede decir que la corrupción de éstos fue lo que secó El Guri y mata no solo de sed y luz al venezolano a diario sino que lo confisca a la muerte por falta de medicinas, alimentos y hospitales en total deterioro.

El Niño no esEsta gente en 17 años, no ha culminado ninguno de sus proyectos de ampliación y mejoras del sistema de generación y distribución eléctrica del país, así que se puede decir que la corrupción de éstos fue lo que secó El Guri y mata no solo de sed y luz al venezolano a diario sino que lo confisca a la muerte por falta de medicinas, alimentos y hospitales en total deterioro.

El Guri se secó por ignominia, abandono y corrupción. No es EL NIÑO, es el desgobierno de la destrucción
El Guri se secó por ignominia, abandono y corrupción. No es EL NIÑO, es el desgobierno de la destrucción
Es crítico nuestro panorama, se avizora además en materia eléctrica debido a la irresponsabilidad y viveza de éstos, el declive en los niveles del embalse que abastece la Central Hidroeléctrica El Guri y de negro y peludo se pintará todo el mapa del país.

En mi columna de la semana pasada expliqué por qué El Guri presenta hoy un nivel crítico de 246 metros, y de mantenerse a este ritmo de descenso, dentro de cinco días podría llegar a la alarmante cota de 244 metros o incluso los 240 metros que ameritarían la paralización total de dicha central hidroeléctrica.

Nos siguen mintiendo desinformando a los ciudadanos de la gravedad de la situación; si no lo hizo Chávez en el 2008, hoy no lo harán por intereses políticos. Solo sabemos de un ministro de Energía Eléctrica posando cuerpo y cara en los escombros de El Guri. ¡Por Dios!

El ministro en vez de solucionar crisis hidroeléctrica se toma selfie en El Guri…
El ministro en vez de solucionar crisis hidroeléctrica se toma selfie en El Guri…
Día y noche son de terror

Los vecinos de este barrio de hojalata, noche tras noche es de tiro, fuego, bandas, secuestros, robos y asesinatos. Somos un río de sangre seca que se observa en el medio de la calle principal de todos los estados de Venezuela. Los huecos de los impactos de bala en las rejas, aceras y carros evidencian la ferocidad del hampa como política de Estado.

¿Por qué hay tanta violencia en Venezuela? Muy simple, los factores como la impunidad, los sueldos pírricos de los policías y la proliferación de armas en manos inadecuadas incentivan los asesinatos y por ende, crecen los malandros como pompas de jabón.

La extendida impunidad, que deja 92 de cada 100 homicidios sin resolver, es el principal incentivo de los criminales en mi “Venezuela de casas muertas”, uno de los países más violentos del mundo. Los organismos públicos no cumplen con su labor de prevenir y reprimir el delito, y eso hace que sólo se resuelvan ocho de cada 100 asesinatos; lo han explicado ene de veces los criminólogos y penalistas

La impunidad genera imitación, hace que muchos jóvenes se sumen a las filas de las bandas criminales porque ven el delito rentable y de poco riesgo. Pero también el bárbaro incremento de millones de armas, el hacinamiento carcelario, su fallo como centro de readaptación o las políticas oficiales que atribuyen la violencia a la desigualdad social, son causas de esta guerra sin cuartel ni control.

A esta letal gravedad, se le suma los 200.000 miembros que se calcula que tiene Venezuela en los distintos cuerpos de seguridad y que resultan insuficientes ante las desorbitadas cifras que sería la segunda más alta del mundo. Ante esta situación, “el delincuente no tiene por qué no ser delincuente”, porque sabe que no va a ser castigado o que tiene remotas posibilidades de no ser apresado.

“El delincuente no tiene por qué no ser delincuente”, porque sabe que no va a ser castigado o que tiene remotas posibilidades de no ser apresado.
“El delincuente no tiene por qué no ser delincuente”, porque sabe que no va a ser castigado o que tiene remotas posibilidades de no ser apresado.
Los expertos en seguridad han coincidido: “Que lo que genera una sociedad violenta es la falta de cumplimiento de leyes, de líderes políticos que den el ejemplo para construir un modelo ciudadano de convivencia”. ¡Vivimos de masacre en masacre!

Desde Chávez hasta acá, han fallado por conveniencia en el tratamiento del delincuente, con unos centros de reclusión con horrendos problemas de hacinamiento e insalubridad, y en las políticas de reinserción. Son depósitos de hombres y mujeres donde imperan las mafias armadas, donde hay unos jefes de bandas que son los ‘pranes’ que cobran por todo.

Un centro de reclusión en este país es una escuela para y por el delito donde el delincuente sale peor a la calle y una ministra pana burda de todos ellos. El problema no es sólo la feroz dictadura, sino los “antivalores” que difunden con sus discursos y en su monopolio de comunicación.

No es un misterio ni para el país ni organismos internacionales de Derechos Humanos que desde que llegó Chávez al poder hubo un sistemático debilitamiento de las instituciones democráticas y de la separación de poderes. El 100% son designados a dedo, y dependientes de Miraflores.

A voces se sabe que Chávez montó un Estado paralelo. Por ejemplo, creó milicias civiles ideologizadas y comandos armados en los sectores populares, formados como fuerzas parapoliciales. Así se descuidó y se debilitó a la policía y al sistema penitenciario, que pasó a estar controlado por los internos.

Somos un Estado forajido donde impera la ley del más fuerte y vivo. La situación continuará deteriorándose ya que Maduro y su gabinete no les interesa abordar tal abominable delincuencia y la violencia, que incluyen la desigualdad, instituciones contaminadas e ideologizadas; la corrupción a su máxima máquina, la falta de coordinación entre los niveles nacional, regional , y las policías municipales, y los funcionarios militares como apoyo logístico a las operaciones de tráfico de drogas de los países andinos a los Estados Unidos y Europa a través de América central y el Caribe. ¡Tema prohibido de tratar un periodista!

En diciembre de 2015, los medios de comunicación del mundo informaban que al menos 125 agentes de policía habían sido asesinados en 2015 únicamente en Caracas. Con una tasa de homicidios de 53,7 por cada 100.000 habitantes (según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y datos sobre la delincuencia)

Venezuela tiene la tasa de homicidios más alta de América del Sur, aunque el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV) afirma que se puso mucho más alto en 2015, a 90 por 100.000.

Saquear está de moda

La desesperación al vivir en Venezuela ha alcanzado niveles de total descomposición social y moral. Cuando esperas haberlo visto todo, te toca evidenciar como un hombre saca de un camión de carga dos pollos vivos y se los lleva muy campantemente agarrados por las patas.

¿A alguien le quedan dudas de quién gobierna en Venezuela? Con el régimen chavista se ha producido un cambio de calidad, hemos pasado de ser un azote a convertirnos en imitadores de un poder que gravita e influye decisivamente en la vida cotidiana del ciudadano. Es una amenaza por cuanto la acción depredadora no se detiene ante nada ni nadie, incluso no teme incluir en su menú de víctimas hasta de arrebatarte las bolsas de mercado; situación que se hace más frecuente y con tal desparpajo.

El descenso en calidad y cantidad de vida del venezolano se debe, por un lado, a las cómodas deficiencias del Estado y que se han potenciado astronómicamente; por el otro, a la manera cómo el bloque oficialista concibe y asume tan crucial el asunto que les parece gracioso y de buen proceder. ¡Fin del país!

… el diario estadounidense The New York Times estuvo dedicada a la crisis de Venezuela y las largas colas para en supermercado para comprar …
… El diario estadounidense The New York Times estuvo dedicada a la crisis de Venezuela y las largas colas para en supermercado para comprar …
En la visión de ellos, saquear tiene su origen en la vigencia del discurso malandro del Estado y sus consecuencias más directas: el afán de lucro, la desigualdad social y la pobreza. En consecuencia, son delincuentes en potencia, genéricamente hablando, básicamente son víctimas del sistema. Con Chávez desarrollaron un discurso violento, soez y sectario que estimula, promueve, justifica y premia en la sociedad las conductas transgresoras de las leyes y las normas que rigen las actitudes propias de la decencia y la educación cívica; todo se vale menos disentir de quienes gobiernan.

Un drama: el ojo por ojo

El oficialismo fiel a su vocación totalitaria ha procedido desde el principio a partidizar y concentrar el poder. Esto incluye por supuesto el sistema judicial y los cuerpos de seguridad en detrimento de su eficiencia, ambas instancias se rigen fundamentalmente de acuerdo con los intereses y objetivos del partido en el poder y no a favor del bien común como tal.

Sin embargo lo que quizás explique con mayor claridad por qué el hampa ha devenido en el poder, es la alianza que el oficialismo ha realizado con sectores de la misma para usarla como instrumento de control social y político; para que ejerza las tareas sucias en la represión de la disidencia y en la contención del descontento social.

Con esta política son el monopolio de la violencia. A faltan de seguridad policial, los linchamientos en Venezuela son cada vez más comunes, por lo que la gente golpea delincuentes y si van en motos se las queman.

Un drama en Venezuela, los linchamientos.
Los linchamientos se producen porque la gente ya está cansada del hampa y que los cuerpos de seguridad no hagan nada para detenerla.

Son más y más los casos en lo que va del año 2016, los que se han conocido de delincuentes que luego de arrebatar una cartera, un celular o cualquier otra pertenencia a una persona, son capturados golpeados y amarrados por la ciudadanía, que dice estar cansada de la inseguridad y la nula presencia policial en su ciudad o localidad.

En el diarismo nos enteramos por qué lo hacen, explican casi todos en cada rincón del país, estar desesperados por el hampa y la ausencia de policías y prefieren tomar justicia por sus propias manos, golpear de manera muy violenta a los delincuentes, luego los amarran y llaman a la policía. Si el delincuente se moviliza en motocicleta, que es el transporte más común que emplean, les queman la moto. Este fenómeno social es una respuesta colectiva ante la incapacidad que ha tenido el Estado de combatir el crimen y de aprehender a los delincuentes.

“Queramos entender sí o no, el linchamiento es una conducta punible colectiva. El gran problema es la identificación y sanción de los responsables; no hay justicia que valga”. Así lo han demostrado los análisis de expertos.

En Venezuela no hay un ciudadano libre, próspero y seguro que participe con alegría y esperanza; no viven protegidos ni se sienten arte ni parte en las misiones del gobierno de facto. El nuevo hombre y poder es el hampa así de triste es nuestra actual historia que narrar. La consigna es: “Sálvense quien pueda”…

Cohabitar en Venezuela es un milagro.

https://youtu.be/NkVk7G4wdgM

Link: http://conlaorejaroja.com/las-7-plagas-de-venezuela/

Comentarios: