ComGral Disip Atahualpa Montes Gómez  JORGE RODRÍGUEZ (padre)

Ya se que voy a llover sobre mojado pero, creo que esto hay que repetirlo una y otra vez, hasta el cansancio si ello es posible, para que nadie se confunda con lo que dicen los nunca bien ponderados hermanitos Rodríguez en relación a su amadísimo y ejemplar padre, JORGE RODRÍGUEZ, de quien, sin lugar a la menor duda, heredaron un montón de su ADN Jorge y Delcy Eloina.

La verdad sobre Jorge Rodriguez (padre) es que fue un ser desalmado y ademas, lleno de ambición personal, que se aprovecho de su posición dentro de la organización criminal a la que pertenecía,  como gran capitoste, para acumular una fortuna que, utilizó a su leal saber y entender, sin rendirle cuentas a nadie.

Asaltó Jorge Rodríguez, padre,  bancos, robó establecimientos comerciales, secuestró con su grupo, a más de un personaje de la época, asesinó venezolanos impunemente y en fin… cometió toda clase de actos criminales y terroristas, hasta que fue capturado, sometido a interrogatorios y asesinado de manera estúpida, por funcionarios que creían estar ganando puntos, tratando de obtener una confesión a fuerza de golpes y torturas… funcionarios que, apenas conocido su crimen, fueron descubiertos, investigados, destituidos,  expuestos a la opinión pública y entregados a la vindicta pública, en consecuencia sometidos a juicio y llevados a prisión, mediante sentencias que hasta donde recuerdo, llegaban a los 14 o más años de encierro.

Nada parecido a lo que ocurre hoy con los funcionarios que asesinan a mansalva y entran a los tribunales como “Pedro por su casa”, para saludar y salir de nuevo, como si no hubieran roto un plato, lo cual es perfectamente entendible si tomamos en cuenta que el Presidente del Tribunal Supremo de Justicia es un ex-convicto, cuya foto con número en el pecho, ha circulado profusamente por las redes sociales y los medios de comunicación de aquella época

También es evidente lo que ocurrió con el asesinato del piloto y policía, Óscar Pérez y sus compañeros de lucha, incluyendo a una dama embarazada, mediante ejecuciones que fueron presenciadas por el mundo entero, a través de Faceboock y demas portales de noticias y redes sociales, transmitidos por los mismos combatientes, antes de ser asesinados después de su rendición.

Como todos sabemos, no hay un solo detenido y, los que públicamente aparecen dando las órdenes y llevando a cabo  los fusilamientos sumarios, con tiros de gracia en la frente  y demás,  han sido ascendidos de rango o felicitados y/o condecorados, públicamente como héroes de la patria socialista.

Jorge Rodriguez (padre) para el momento de su asesinato era  Secretario General de la Liga Socialista alzada en armas contra un gobierno legítimamente constituido y, atentaba de forma continua y permanente contra el y contra la sociedad venezolana toda.

Jorge Rodríguez padre, secuestró al industrial estadounidense Frank William Niehaus, vice Presidente de la empresa de vidrios Owens Illinois, y pese a haber recibido un rescate de más de US $20.000.000, lo mantuvieron, el y/o sus cómplices, criminalmente separado de los suyos y de la vida ciudadana por más de tres largos años, rotándolo de un lugar a otro, del territorio nacional, hasta que por una insólita casualidad, funcionarios de la PTJ, que trataban de localizar a unos delincuentes comunes en el Estado Bolívar, se toparon con los secuestradores, que custodiaban al americano y se produjo un intercambio de disparos, en el que dos de los delincuentes quedaron en el sitio y otro logró evadirse.

Así fue rescatado William Niehous, de manos de quienes seguían las órdenes de su jefe, Jorge Rodríguez, quien además, nunca rindió cuentas de los mas de US $20.000.000 que produjo el secuestro del industrial.

Hay otros actos criminales que involucraron pagos o “ expropiaciones “ revolucionarias, ejecutadas por ese “santo varón” llamado Jorge Rodriguez, de los cuales nunca dio cuenta a nadie y que, quién sabe a dónde irían a parar aunque, no es muy difícil imaginar el destino que esos dineros -o buena parte de ellos- producto de crímenes, que en no pocas oportunidades fueron sangrientos, tuvieron.

Quizás de allí le vienen a su hijito esos gustos por zapatos deportivos de mas de US $700  o los de su hermanita por otros que según los anuncios comerciales cuestan más de US $1.000 el par.

¿Quién sabe, verdad?

En fin, una de los  descendientes del procer revolucionario Jorge Rodriguez, habla desde la írrita vice Presidencia de la República socialista, diciendo que ella y su hermanito, son  “cobradores de una venganza póstuma por la muerte” de esa joya, que si bien es cierto no debió ocurrir de la manera  que se produjo, no es menos cierto que por sus múltiples crímenes contra la sociedad venezolana, tenía que producirse de manera violenta en algún momento de su carrera delictiva, sin que la sociedad tuviera que derramar, ni una sola lágrima por la pérdida… y por el contrario, sentir, si, justificadamente, el alivio de saber que uno más de aquellos que mantenían a la familia venezolana  aterrorizada, ya no sería más una amenaza.

Dice el refrán criollo que, “el que a hierro mata, no puede morir a sombrerazos”, lo que hay que traducir como que, aquel que ha vivido en medio de la violencia, asesinando y torturando, como lo hizo Jorge Rodríguez con Niehous –y otros- durante mas de tres anos, no podía aspirar, -ni él ni sus descendientes-, a que muriera cómodamente,  acostado en una cama de su hogar y rodeado por el amor familiar y un sacerdote suministrándole la extrema uncion.

En todo caso, los guerreros aspiramos, y me incluyo, a morir en combate o como consecuencia de ellos, y no debemos esperar que nuestros hijos clamen venganza por nuestra desaparicion.

Nada más.

Atahualpa Montes Gómez

Comisario General Digepol, Disip

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Eumenes Fuguet B. Pincelada histórica. El Niño Héroe Mutilado.

Durante el desarrollo de la Campaña Admirable, el 22 de julio de 1813, en la ejecución de la Batalla de Los Horcones, cerca de Barquisimeto,...