Comunicado entregado en Fuerte Paramacay 24 de Junio. A LA FUERZA ARMADA NACIONAL…EL DIA DEL EJERCITO

GN leen la ConstitucionUna vez más la Sociedad Civil carabobeña, Mesa de la Unidad Democrática, el Frente para la  Defensa de la Constitución y la Democracia, los gremios y sindicatos y los estudiantes  nos vemos en la responsable  y sentida necesidad de acercarnos a esta  honorable y profesional institución castrense, para reclamarle, con respeto, con determinación, pero sobre todo con coraje y verdadero sentido demócrata, esta serie de brutales, abominables, inmisericordes y criminales represiones, vejaciones, y asesinatos contra ciudadanos, que acogiéndose a su constitucional derecho a la protesta, son vilmente gaseados, golpeados o abatidos.

En estos 80 días son más de 75 las victimas mortales, como si se tratase de una guerra contra un enemigo externo, con el agravante que lo que toda una adolorida Nación observa es que se trata de una absurda y desproporcionada represión, por parte de efectivos castrenses y policiales armados y preparados contra civiles desarmados, prácticamente todos muy jóvenes, casi niños.

Nos permitimos recordarles, señores oficiales, que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece claramente las atribuciones de la Fuerza Armada Nacional.  El artículo 328 de la Carta Magna es inequívoco:

-l)La FAN “constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política”, cuyo propósito es “garantizar la independencia y soberanía de la Nación y asegurar la integridad del espacio geográfico”.  La Fuerza Armada “está al servicio de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna” y “está integrada por el Ejército, la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional”.

Se hace necesario dejar claro que, salvo el componente Guardia Nacional, ningún otro de nuestras Fuerzas Armadas ha participado en  tan deleznables actos. Sin embargo, al permitir que ocurran tales tropelías, pecan por omisión, lo que les hace cómplices.

Hoy, más que nunca, esperamos como sociedad, que la vigencia de la máxima del Libertador, “Maldito el soldado que empuñe su arma contra su propio pueblo”, Simón Bolívar se mantenga fielmente.

Una vez más, nos permitimos abogar por los ciudadanos, en su mayoría estudiantes, enjuiciados y detenidos en instancias militares, entendiendo que los espacios civiles son los pertinentes para dirimir los conflictos que afectan a la ciudadanía.

El único  armamento que requiere nuestro país es el fusil de la razón y el entendimiento, el cual, en lugar de estar cargado de mortíferas balas o de municiones ideológicas debería tener una cacerina repleta de propuestas consensuadas y  viables que representen y den respuestas a las reales y sentidas necesidades sociales del país.

Señores oficiales ¿Qué les ordena la Constitución de nuestra Republica a la cual ustedes juraron lealtad? ¿Están cumpliendo con esos principios y con las correctas labores que la Patria les exige?

 Ustedes, como ciudadanos de este golpeado e indignado país, saben muy bien la realidad de cuanto acontece.

¿Qué  podrán argumentar ante el peso ineludible de la Historia y su inexorable juicio, que ya tiene debidamente anotadas todas las tropelías inconstitucionales que se vienen cometiendo?

Contra la sinrazón de la violencia no hay armas más poderosas que la firmeza y la palabra.

Contra quienes quieren sembrar el odio entre la misma ciudadanía de un mismo país no hay instrumento más eficiente que el acercamiento, la comprensión de la otredad o alteridad y el llamado a la razón y a la conciencia  de todos los integrantes de  la Fuerza Armada Venezolana, los únicos hombres que  deberían  llevar armas en este país, y constituirse en verdaderos garantes de nuestra  Constitución, la de 1999, que el Presidente Maduro pretende, de manera forajida, eliminar.
Hoy hemos venido hasta acá para exigirles, que por el bien del país, de la institución armada y por su propio interés, presionen para que cese la represión, se aborte la Constituyente y el régimen acepte dialogar para establecer un gobierno de transición que conduzca al país a elecciones generales.

En Naguanagua, a los veinticuatro días del mes de Junio de 2017.
Carlos Santafé
C.I. 6.251.668
Secretario de la Mesa de la Unidad Democrática.
Jessy Divo de Romero.
C.I. 3.920.427
Coordinadora del Frente para la Defensa de la Constitución y la Democrática.

Comentarios: