Confieso que he vivido

Tomo prestado este título del poeta Pablo Neruda, para expresar mi asco por la política de albañal, la misma que ayer distanciaba a PJ de AD porque los llamaban “Come Flores”, “Pisa Pasitos”, “amanerados” y toda clase de epítetos, que el mismo jeque de AD le lanzó a los justicieros, para desacreditarlos ante la sociedad venezolana, como si cualquier vestimenta, elegancia o prudencia en el lenguaje, se alejara de la esencia venezolanista y condenara a los hombres, a su verbo incandescente.

Y decía, según recoge la prensa el bíblico personaje de marras “Los adecos odian a “los maripositas” petimetres y lechuginos” para descalificar a los de Primero Justicia, que nunca ligaron con la política del pasado representada según ellos en Acción Democrática.

Con ese tipo de vainas nos encontramos, cuando los políticos tocan el nivel más bajo del lenguaje, y le ponen epítetos descalificantes a los rivales, que no pueden vencer en las urnas. Después de esas peleas alocadas entre AD y PJ, ahora se firma el “Pacto Huevo Frito”, junto a UNT para formar la fuerza suprema del 10% que tienen los partidos de la MUD.

Esas son las cosas más insólitas de la política nacional que mete en una sola canasta a los blancos y los amarillos, para formar un gallo con cabeza de justiciero y el cuerpo de un adeco. Pero confieso, que la vaina no se queda ahí, porque ver la otra cara de la moneda en “un pacto de la mostaza” entre los copeyanos y los de Voluntad Popular es otra contradicción histórica, y sentí vergüenza cuando vi el pendón, que pone a Rafael Rico, uno de los valores de la lucha estudiantil y fundador de VP, al lado de lo más rancio de la política del pasado, el “Hijo de Papá”.

Esa vaina fue la ridiculez más grande que pueden ver los neoespartanos en estos tiempos cuando los seguidores del preso de “Ramo Verde”, Leopoldo López ahora son instrumentos del “Principado de Los Robles”, en la locura política más idiotesca de la historia regional.

Solo me quedó lanzar una carcajada, al ver como los muchachos de VP, que no más ayer andaban preocupados porque “El Maestro de la Mentira” quería quitarle el partido en Nueva Esparta… ¡y vaya que lo logró al poner en el pendón al “Príncipe” y uno de los suyos en un cuadro de la degeneración política regional!

Con esos acontecimientos sacados de la busaca del “Maestro de la Mentira” no hay más preocupación porque tal o cual personaje anónimo, entre a formar filas de la “nueva forma de hacer política” encarnada en VP.

¿A quién le van a vender ese producto manido ahora? No creo que a más nadie, porque con esa unión de VP y el morelismo puro se formó un pasticho, que ni a centavo lo venderán en alguna playa de la isla. De verdad que ver ahora a AD y PJ juntos y a VP y al morelismo revueltos, es una degeneración de la política que habla del asco de la política y que me hacen pensar en “Confieso que he Vivido” y de cómo escribió el poeta chileno “De todas partes salta la semilla, todas las ideas son exóticas, esperamos cada día cambios inmensos, vivimos con entusiasmo la mutación del orden humano”.

manuelavilaManuel Avila

@enciclica

Comentarios: