Correo del Caroní “Una sociedad sin calidad de vida difícilmente puede promover y mantener a resguardo las artes”

“Creo que viene un cambio de paradigma desde la gente, se va a comportar de manera diferente y va a entender lo que está pasando” “Creo que viene un cambio de paradigma desde la gente, se va a comportar de manera diferente y va a entender lo que está pasando”Foto Marcos Valverde

 

FCaprancisco Arévalo no le echa toda la culpa a Hugo Chávez. Acá en Venezuela, desde hace mucho tiempo, se formaba una casta que velaba apenas por sus intereses a costa del saqueo nacional. Las consecuencias se vivieron: la erosión democrática y la reaparición del fenómeno caudillesco hasta hoy en día. Todo ello socavó sistemáticamente varios ámbitos de la vida nacional. Uno de ellos fue el arte, sobre lo cual el escritor sanfeliceño (y autor de Tropiezos en el campanario, Adiós, Matanzas de invierno, Razones de noctívago, Cero dos ocho seis y Herida, o la claridad del deseo, entre otros) habla y denuncia delante de un café y en plena tarde guayanesa.

– ¿Cómo se incrementó la degradación cultural en el madurismo?

barra ama140VERTICAL ComillasAMARILLASLas sociedades modernas entienden que el arte (a pesar de que es un lenguaje muerto para muchos, y eso es un reclamo a los políticos porque son ignaros, incultos y gente sin sensibilidad) es el recurso de la felicidad en el tiempo”.

– Una sociedad que no valora las claves y los significados de la calidad de vida difícilmente puede promover y mantener a resguardo las artes. Nosotros vivimos en un país de emergencia desde hace tiempo pero no lo queremos reconocer porque muchas cosas cotidianas no han sido afectadas. El oxígeno no ha sido afectado, pero el día que lleguemos al fondo total de la sociedad haremos una reflexión tardía sobre lo que está sucediendo. Las sociedades modernas entienden que el arte (a pesar de que es un lenguaje muerto para muchos, y eso es un reclamo a los políticos porque son ignaros, incultos y gente sin sensibilidad) es el recurso de la felicidad en el tiempo. La buena música con conceptos definidos y con creatividad queda para toda la vida, por ejemplo. ¿Qué tienen que hacerlos políticos, de tránsito en una nación? Preservar el emblema artístico, porque la cultura significa muchas cosas. Es hasta la manera de ir al baño. ¿La manera de comportarse del venezolano actual, irrespetando los códigos de convivencia social, la educación ciudadana y a la gente no es parte de una cultura? Creo que sí. En el fondo perdimos calidad de vida y al perder eso no me pidas que destine criterios y fomente políticas para preservar los legados artísticos de la nación.

– Históricamente, ¿Cómo se explica eso? ¿Se hizo algo indebido?

barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

El arte venezolano clama por el revocatorio con la fuerza de las ideas

barra 4naranja220

“Arquitectónicamente en Ciudad Guayana hay puros adefesios”

barra 4naranja220

Un tributo a la palabra entre corazón y mente

barra 4naranja220

Francisco Arévalo desenvaina su poesía contra la indiferencia

– Nosotros, a pesar de que el petróleo nos obnubiló y nos convirtió en una sociedad de cazadores de renta, tuvimos la capacidad de invertir y de formar personas que nos ofrecieran la especificidad del arte. El Sistema de Orquestas nace justamente de la visión del país moderno. La Biblioteca Ayacucho, que es una de las más fenomenales de Latinoamérica, es un proyecto monumental de la lengua castellana y nace de la necesidad de dejar registros paras las sociedades por venir. ¿Qué pasó? Hay una desarticulación y una fatiga política que no comenzó con Hugo Chávez sino con la defenestración de Carlos Andrés Pérez: en ese momento comenzó la deconstrucción de la institucionalidad democrática. Se acabó. Ahí empezamos a dar golpes y a caernos. Fue como si estuvieses pegado a un muro con tus garras y poco a poco te caes. La gente olvida que quienes llevaron a Chávez al poder fueron sectores de la burguesía. Chávez sacó la mayor parte de los votos en el Country Club y en La Lagunita, ¿y quiénes andaban con Chávez para arriba y para abajo? Alfredo Boulton, Miguel Henrique Otero, Alfredo Peña… todos, cazadores de renta petrolera. El problema no era el país, sino los intereses que querían conservar esos señores. Ese ha sido nuestro problema y no lo queremos afrontar, y la política que se hace actualmente tiene que ver con eso, ¿o es mentira el lobby que hace gente de la MUD en Miami para que no embarguen o metan en lista a banqueros que han saqueado a esta nación? Tiene que ver con un país deconstruido y con una casta que robó y se fue. También son los responsables de la destrucción artística y cultural de este país.

Lo gris regional

– En el estado Bolívar tenemos un caso emblemático: el Museo de Arte Moderno Jesús Soto. ¿Un hueco?, ¿un parapeto?, ¿un bastión?

poeta3
“Hay una desarticulación y una fatiga política que no comenzó con Hugo Chávez sino con la defenestración de Carlos Andrés Pérez”

– Por lo general, en la dirección de ese museo hubo gente competente con criterios muy profesionales de mantenimiento del legado y del fomento y la promoción de ese legado. Ahí había curadores, guías de sala: un recinto de primer mundo. El declive empieza cuando tuvimos problemas económicos en este país. Nunca se implementó una política de autofinanciamiento, nunca se cobró medio para entrar al museo, nunca hubo asociaciones estratégicas para liberar al museo de la ignorancia de los políticos de turno. Nuestra política con los museos fue minera y eso generó una dependencia problemática y patológica y llegó un momento en el que el Estado puso no solo el dinero sino el personal, y si el Estado pone el personal no pone lo mejor.

El museo perdió su poder real a partir de 2000. En ese tiempo vimos tropiezos, incoherencias, promoción desacertada y administración oscura, al punto de que hoy el museo no tiene aire acondicionado, tiene salas cerradas… y hasta una de las obras emblemáticas, el Penetrable amarillo, lo desmontaron y no aparece. Yo pienso que debe estar en alguna casa en Ciudad Bolívar en mantenimiento y lo van a regresar. No quiero pensar que se llevaron esas cabuyas para amarrar ganado en una finca. No lo quiero pensar. Es triste porque es un recinto sagrado. El museo no espera que lo administre un bodeguero, un pulpero. No te extrañe que en esa obra monumental de Carlos Raúl Villanueva hagan un CDI.

– Un ejemplo: la cuenta de Twitter del Museo Soto es un órgano propagandístico de Rangel Gómez y de su esposa.

– Es pobre y lamentable. Eso lo fomentan los aduladores. Es ridículo lo que hacen los aduladores, que no tienen límites ni alcances en el sentido del ridículo. Tenemos que ver cómo acomodamos este desacomodo estructural. 

– ¿Y cómo se logra ese acomodo en medio de un desbarajuste moral?

– Creo que viene un cambio de paradigma desde la gente, se va a comportar de manera diferente y va a entender lo que está pasando.

– ¿Falta mucho?

– No. No falta mucho porque ya se acabó todo. Somos una economía de puerto y el petróleo que producimos es muy pesado y no tenemos capacidad de transporte. Tenemos cerrados mercados y colapsado el sistema de combustible: es una gran crisis en el tejido de la economía. O lo hacemos de nuevo sin los protagonistas viejos o nos jodemos: no habrá país para nadie.

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Ypis Amenazas y limitaciones afectan a periodistas y ciudadanos en Venezuela

8 diciembre, 2017. Durante la semana previa a las elecciones municipales del 2017, continuaron las restricciones a la labor periodística, la libertad de expresión y el...