Del Videt a la Trinchera

Cuando veo a los políticos jugando ping pong con La Trinchera, solo veo que se les acabó el discurso político y nada tienen de qué hablar. Solo se ocupan de hacer críticas y nada que aportan alguna idea para transformar el mundo.

Pero la gente ve a esos políticos del montón, solo como simples maromeros busca votos que después que pasen las elecciones se guardan sus posiciones para no aparecer más nunca en la escena.

Ahora, cuando veo a Jony Rahal denunciando desde ese espacio vial, micrófono en mano solo me queda lanzar mis carcajadas, porque así no se consiguen los votos en un municipio de gente pensante que vio como “El Videt de Teresa” que hizo el maestro de la mentira con bombos y platillos fue el emblema de muerte por más de 30 años en la famosa Redoma de Los Robles, pero calificada por la gente como El Videt de Teresa.

Esas son las cosas que diferencian a los políticos de los pensadores, porque cualquiera cree que con agarrar un micrófono y buscar espacio en alguna carretera de Margarita eso le da votos para cualquier proceso electoral, pero hemos visto casos de periodistas y locutores lanzados al ruedo político y sus experiencias han sido negras.

La denuncia es buena siempre que no se haga repetitiva y miren que los primeros que salieron a protestar por la construcción de La Trinchera fueron los dos inasistentes diputados de la AN y, si Jony Rahal se hubiese enterado que su rival, el hijo de papá fue el primer explosivista contra el Distribuidor “Jesús Avila”, ni siquiera hubiese dedicado tantas horas a denunciar una obra que ya está construida y es una solución vial para los habitantes de Margarita.

Y ni siquiera se dio cuenta Jony Rahal que los adecos, los mismos que hicieron “el Pacto Huevo-Frito” ni voltearon a atacar una obra que, de muchas maneras viene a enmendar el error de la historia cometido por el ex mandatario eterno.

Pero cada quien usa sus estrategias para buscar votos, y si el justiciero se hubiese percatado que “El Videt de Teresa” es la obra macabra de sus rivales del momento, ni siquiera hubiese volteado la mirada a La Trinchera. De todas maneras, la historia pone frente a frente al Videt de Teresa, aquel adefesio de concreto que nada aportó a la vialidad insular, sino que fue una de las jugarretas gubernamentales del maestro de la mentira y, que los robleros y todos los margariteños se lo criticamos en su momento.

Todavía no estaba Jony en Margarita y ni sabía que vendría a buscar votos a Maneiro, para intentar ser diputado nacional y que su rival sería el hijo de papá. Esas son las cosas que diferencian a los políticos del resto de los mortales, y ya la gente ha dejado de creerles porque solo opinan para buscar votos, y ni se les escuchan soluciones porque su credo es la denuncia y solo eso.

Al “Videt de Teresa” nada le quedó porque ya era una ponchera desfondada, que nada le aportaba a los neoespartanos y marcó una etapa de la prehistoria política regional. Así son las cosas en el mundo de las locuras electorales.

Nada tengo que ver con la obra, ni con las ideologías que la crearon, pero ese Distribuidor “Jesús Avila” es una solución vial y le tocan sus tantos a Mata Figueroa y los suyos, porque el Videt de Teresa fue la marca de fábrica de Dino y sus acólitos, que ahora son los grandes críticos de la solución al problema.

manuelavila2Manuel Avila

@enciclica

Comentarios: