El Clarín/Cómo nació “El Tren de Aragua”*

(6 agosto, 2018/Redacción – El Clarín) Un proyecto presidencial fallido que buscaba unir y modernizar la vialidad en los estados Aragua con Carabobo y luego con parte de los llanos de Cojedes y Guárico se convirtió en la organización criminal más temida del centro del país.

Esta peligrosa mega banda, la más grande de la región aragüeña, ha sido otra vez tendencia en las noticias nacionales y también internacionales al ser detenidos cinco miembros de esta peligrosa organización en Lima, Perú.

Según indicaron las autoridades del país inca, que al menos 15 integrantes de El Tren de Aragua habrían ingresado con la intención de abrir una franquicia en el extranjero, cosa les traería más capital para seguir cometiendo sus fechorías en Venezuela.

Pero, cómo surgió esta banda y porqué se llama “El Tren de Aragua”.

El nombre de esta peligrosa organización criminal se originó hace 15 años aproximadamente, cuando se inició la obra  de el Ferrocarril del estado Aragua, y con el campo laboral abierto, se creó un sindicato de obreros llamado “El Tren de Aragua” que  no tardó mucho en corromperse, y comenzó con el cobro de comisiones en la asignación de fuentes de trabajo. Así comenzaron los primeros homicidios, mientras que la organización crecía pasando del cobro de comisiones a la extorsión de contratistas y a las empresas de proveedores.

El crimen comenzó a tener un sabor dulce para sus miembros, razón por la cual las autoridades según los lineamientos ordenados por Tareck El Aissami, gobernador de Aragua para la época, desactivaron la organización criminal, pero sus tentáculos ya alcanzaban grandes dimensiones y era prácticamente en ese momento indisolubles.

Hace 15 años empezó el reclutamiento de jóvenes. Para entonces los más vulnerables se dejaban seducir con la promesa de dinero y poder.

Hoy, son más de 1.500 aliados que secuestran, extorsionan y asesinan. Su principal centro de operaciones; el Centro Penitenciario de Aragua, conocido como Tocorón.

Armas, droga, fuerza y organización

El tren de Aragua ya no hay un solo líder. Al contrario, se ha ejecutado una completa organización y línea de mando parecida a la milicia, increíblemente más de mil hombres y mujeres trabajan de forma directa con los delitos de extorsión y secuestro y otros 500 de forma indirecta.

Por ejemplo, en un secuestro actúan varios individuos, todos con funciones específicas y responsabilidades particulares. Quien secuestra es llamado ” pegador” nunca actúa solo sino en grupo.

Una vez realizado el trabajo, entrega la encomienda a los “enfriadores” de estos se cuentan decenas incluso pueden ser familias completas, en cuyas casas hay lugares para retener a la víctima u ocultar alguna mercancía.  Tristemente en Aragua quien menos se cree podría ser aliado de la peligrosa banda.

Asimismo, están los “gariteros”, estos no son más que lugareños que funcionan como vigilantes de la zona. Muchas veces son muchachos menores de edad, incluso puede ser un vecino cercano. La experiencia policial revela que los gariteros seleccionados han resultado ser considerados buenos vecinos, incluso los más colaboradores de su comunidad.

Toda esta organización es comandada por el jefe denominado el PRAM, diminutivo de la frase, “Preso Rematado Asesino Maldito”

La palabra rematado se refiere a los reclusos que ya han sido condenados con sentencia firme por un tribunal de justicia. En el Tren de Aragua, hay muchos caciques, también muchos indios y cada día se agrupan nuevas tribus ante la mirada indiferente de las autoridades.

Economía basada en el temor

Esta banda nació de la extorsión y subsiste de ella.  Los afectados tienen que pagar vacuna para llevar adelante su actividad económica y en el mejor de los casos reciben protección, lo cual no es más que una orden de no tocar a quien da de comer.

Sus conexiones por la red son su principal arma. Pues desde el ciberespacio revisan las redes sociales de sus futuras víctimas. También obtienen, por esa vía, números telefónicos y  se ha comprobado que tienen aliados en distintos organismos del Estado (CNE, Saime y telecomunicaciones).

La juventud es su principal atractivo

La organización criminal ha crecido pese al intento de las autoridades por desactivarla, cada día caen abatidos uno o dos de sus miembros, pero estos se multiplican en nuevos reclutados.

Cuidado en quien confías

Los tentáculos de ambas organizaciones han llegado a niveles impresionantes. Son descarados en  Facebook y redes sociales y retan a los cuerpos de seguridad al dejar sus rostros al descubierto.

Sus amigos en redes, son ciudadanos comunes muchos de ellos trabajadores de vida aparentemente normal, pero que al verlos mezclado con integrantes de esta banda podrían bien ser los gariteros de su zona.

Así que preste atención, no es juego lo que ocurre en Aragua y en el Centro del país. Sea desconfiado y mantenga privacidad en el uso de las redes sociales. No exponga sus datos familiares ni el estilo de vida que lleva.

De recibir algunas llamadas de extorsión denuncie en la Dirección de Extorsión y Secuestro del Cicpc. La denuncia crea un precedente y posibilita la activación de mecanismos de investigaciones contra estos grupos.

Si la persona extorsionada accede al pago, la víctima está garantizando, al menos, cinco próximas llamadas de extorsión, creándole un atractivo a estos grupos de hampones.

Sea prudente, y si tiene hijos adolescentes, preste mucha atención a sus amistades. El reclutamiento de integrantes de estas organizaciones no está supeditado a la condición económica, pues ya se ha comprobado que jóvenes de clase media y clase alta pertenecen a la organización que mantiene en jaque a las autoridades en el Centro del País.

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Paradigma        Manuel Avila          Rumbo al precipicio

Con esta inflación galopante que condena a la sociedad venezolana a la peor tragedia de su historia, todavía el régimen no se percata que navega...