EL MEJOR DE LOS TIEMPOS – NÉSTOR SÁNCHEZ QUINTERO

La devaluación del ser humano y de los pueblos al final no son comprendidos mediante la estrepitosa caída de sus monedas depauperadas o sus quiebras financieras, tampoco son entendidas por sus economías mal administradas sin contraloría,-obviamente, de esta manera indignas son-.

Su mayor degradación es su improductividad, la falta de un estado sin tribunos, sin justicia y sin leyes que obedecer.

El espíritu de libertad de una nación es suprimido en todas sus instancias y mientras sus poderes se vuelven viciosos sus habitantes se hacen añicos entre sí en un misérrimo período que logra extenderse silenciosamente sobre sus mentes, sus decisiones y sus vidas hasta reducirlos a nada. Un país populista poco a poco entrega su honor, su inteligencia y su destino en las garras del conformismo, sus ciudadanos se vuelven cadáveres cobardes, tramposos, crueles e insensibles, se convierten en millones de cómodos sinvergüenzas dependientes de pícaros, cínicos, vivarachos y politiqueros. La flojera y la poca creatividad, la pérdida de su alegría, optimismo y la anhelada paz queda relegada en el olvido.

Tal como sucede en el síndrome de Estocolmo, se desarrolla un fuerte vínculo afectivo entre el secuestrado y su maltratador psicológico, un vampiro que logra derrumbar sus defensas tanto emocionales, físicas y morales. Sus ciudadanos se acostumbran a la humillación y se olvidan de la importancia del amor, del trabajo digno y su autoestima, ambas partes entablan poco a poco una relación absolutamente tóxica tal como sucede entre un indigente secuestrado y su desalmado secuestrador. Sin darse cuenta los pueblos en su debilidad se vuelven <fieles amantes del facilismo y sin voluntad propia> víctimas de bestias mentirosas, abominables y degenerados a quienes se les rinde culto personal obedeciendo temerosamente sus caprichosas ordenanzas. Los inmolados subrepticiamente aceptan el control de sus vidas a voluntad mediante un chantaje emocional con el que llegan a creer que deben tributos impagables de por vida en manos de sus captores quienes compran sus conciencias rendidas a sus pies.

No hay duda de que se trata de un acérrimo debate entre seres débiles, ciegos y miserables frente a rudos maestros de la oscuridad, la ignorancia y la depravación.

Un país o una familia en quiebra es la suma total de todas sus miasmas reunidas, y son explicadas no por el efecto del derrumbe material de millones de hogares o su diáspora regada por doquier, lo que a la postre los hará tocar fondo. A muy largo plazo el tiempo tras una incontestable derrota les hará comprender el porqué de su desmoronamiento, de qué lugar provienen las raíces de sus males.

Entenderán pues que toda su pesadilla se debió a la pérdida absoluta de sus valores fundamentales, una rapaz experiencia que los colocó de rodillas bajo una inimaginable prueba a ver quién es quién en el inhumano juego durante los peores tiempos de crisis, lo que se hace un inclemente manifiesto de crueldades y bajas ambiciones en donde el honor y la buena educación basados en altísimos principios y máximas virtudes han de anteponerse ante la adversidad y donde la honestidad, la heroicidad y supervivencia dependerán de acciones capaces generadas desde el núcleo de nobles corazones junto a la organicidad, la sensibilidad y el ímpetu para que decidan y definan los nuevos desafíos para enfrentar sus nuevos retos con entusiasmo y mayores bríos, un espíritu de resiliencia, alta gerencia y liderazgo comprobado en aras de alcanzar la libertad y la verdadera justicia en tiempos de furia.

Quizá algún día unos pocos líderes de alto calibre, espíritu sabio y grandes convicciones se animen y converjan junto a una pequeña porción del pueblo quienes finalmente persuadidos reaccionen y juntos sean proactivos, -vislumbren asertivamente- que tal hecatombe ha sido en favor de un rotundo despertar y un regénesis contundente desde la raíz, para que sus huellas erróneas sean noblemente revisadas, comprendidas, reconciliadas y perdonadas, a fin de que cambien del caos hacia un reorden que los conmueva a practicar una reingeniería comunicacional, ética, moral, conscientemente respetuosa y comprometida.

Lo anterior implica transmutar y remontar sobre estas tristes costumbres amorales -no resueltas-, tan sólo para que sus terribles historias nunca más se repitan entre dictadores, cómplices, aduladores y demonios, en favor de recuperar lo más bello que posee el ser humano: sus valores, su dignidad, su inteligencia, sus gigantescos talentos, su hermosa brillantez, sus sueños positivos y sus grandes ideales constructivos, una energía de luz radiante que los guíe hacia buenos ejemplos que generen un espíritu de lucha inagotable, sus grandes logros, su progreso, su orgullo y su esplendor. De ahí en adelante posiblemente forjarán un merecido y promisorio destino, su edad de oro, un mundo feliz, un hogar en paz reunidos todos para compartir una mesa abundante con decencia, alegría y transparencia gracias al amor de familia en el mejor de los tiempos.

Venezuela La Nueva Jerusalem II (extracto) – Capitulo 11 – Valores Humanos Para Todas Las Estaciones – Néstor Sánchez Quintero

Bendiciones y Éxitos a todas Hermanas Míos. Elah! Amén.

Néstor Sánchez Astro.

Para Consultas y asesorías psicológicas y astrológicas a nivel empresarial, familiar y personal, mi contacto internacional es: mi correo: nestorsanchezastro@gmail.com. Twitter: @nestorsanchezastro; Instagram: nestorsanchezastro; cel.: +584147936191

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

“Tú periódico impreso en la red” NOTICIAS JR presenta: Titulares más resaltantes de hoy domingo 30 de septiembre de 2018

➡   ENCENDIDAS LAS ALARMAS: La difteria está activa en 22 entidades de Venezuela con 1.217 casos confirmados Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el...