El narcochavismo entró a Colombia

El momento que vive Colombia no da espacio para los timoratos, cortos de voluntad y cobardes.

La nación reclama la presencia activa de dirigentes con personalidad y temperamento, adquiridos en la lucha por la democracia y la libertad, en el entorno social donde se formaron, que les permita defender en todos los campos de la vida su carácter y honor, cualidades psíquicas y afectivas, que condicionan la conducta de los individuos valientes y honrados, para los que el honor está por encima de todas las circunstancias.

El Castro-chavismo ya pisó tierra Colombiana, ya pasó las alcabalas, aduanas y puentes internacionales con la venia del gobierno de Colombia, ya penetró el poder ejecutivo, legislativo y judicial, y nadie por complicidad, temor o entrega, se podrá salvar de las cobardes y destructoras armas de esta barbarie roja, a la que Juan Manuel Santos le abre el camino para su ascenso al poder, en la Nación Neogranadina.

Santos se derrumba en todas las encuestas de opinión, y recibe el rechazo colectivo de toda la nación, que observa con ojos de pasmo, como los delincuentes avanzan en su afán de poder, mientras el gobierno retrocede en sus políticas de seguridad para el país.

Ante el descalabro del gobierno, Santos huye hacia adelante y junto al Fiscal General, la Corte Suprema, los narco terroristas de las Farc, los senadores y representantes de su entorno, atacan con saña y cinismo a sus adversarios políticos de la oposición, para hacerle creer al pueblo colombiano, que los responsables de todo este caos, que ellos mismos provocaron, no son ellos, sino el ex presidente Álvaro Uribe y el partido Centro Democrático, intentando ocultar una grave realidad de violencia, dolor, sufrimientos y asesinatos, ocasionados por el acuerdo diabólico entre terroristas y gobernantes.

La presencia del Dr. Uribe en la Corte Suprema es una clara y definitiva muestra de que los colombianos de bien, tienen a la cabeza del partido Centro Democrático a un hombre de un carácter apasionado, con una gran memoria y poderosa intuición, una fina agudeza, así como una capacidad innata para el trabajo, y la lucha por las grandes causas, es metódico, organizado, realiza sus tareas con firmeza, conocimientos y una gran energía, lo cual es garantía de que este poderoso movimiento vencerá la oscuridad en el Poder Judicial, la corrupción en el gobierno y el narco terrorismo, dirigido desde la Habana.

Que les quede bien claro a los aliados de la narco guerrilla: Quienes militamos en el Centro Democrático, nos declaramos orgullosamente Uribistas, no nos amilanamos ante el atropello y la persecución desatada por Juan Manuel Santos y sus cómplices, contra el presidente Álvaro Uribe y altos funcionarios de probada honorabilidad de su gobierno, así como contra los líderes de nuestra organización política dirigida por el Dr. Oscar Iván Zuluaga, por el contrario ante el odio y la amenaza, nos llenamos de coraje, voluntad y fuerza, porque el Centro Democrático y Álvaro Uribe, como lo señala la última encuesta Gallup poll del mes de abril, más que un partido y su líder, somos el cerebro, el corazón y la esperanza mayoritaria del pueblo Colombiano.
¡Lucha Contra La Construcción del Narco Estado Chavista!

nestor solanoNestor Solano
solano.nestorep@gmail.com
@SolanoNestorep

May 2015 10:49 AM PDT

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

AmónimoGran ejemplo, Japón nos enseño a levantarnos de nuestras cenizas

Después de la "II Guerra Mundial", Japón estaba completamente destrozado. La economía estaba en el piso y la moral del pueblo japonés también estaba por...