El Universal Ana María Hernández 2012 José Augusto Paradisi: un extraño caso de villacurano barroco

jose augusto
José Augusto Paradisi, artista integral artista integral, este venezolano acaba de presentar su proyecto multimedia “Gringo Enamorado” junto a Fanny Arjona. Aquí ofrece, a modo epistolar, su visión sobre el arte.
Gringo Enamorado”Zaguán” para un “Gringo Enamorado”
ANA MARÍA HERNÁNDEZ G. | EL UNIVERSAL
sábado 28 de julio de 2012 12:19 PM
Respuestas a un cuestionario de Ana María Hernández en tarde lluviosa aragüeña luego de releer a Constatino

Gracias por inaugurar este epistolario cibernético que, con tanta violencia exterior en un país en estado crítico y de distancias cada vez más exaltadas, anímica y geográficamente, resulta quizás más seguro, no obstante, la amenaza real de esos piratas llamado hackers. He aquí las respuestas posibles a tu interesante cuestionario:

Preguntas ¿quién soy? En esencia soy un extraño caso de villacurano barroco preocupado por las cuestiones del ser en el país donde tener es lo más importante; humanizado a fuer de ausencias y extranjerías que desde mis años mozos vieron la tragedia del mundo: sus políticos considerándonos números de innumerables encuestas, desde Venezuela a la Polonia de Solidaridad; de México, sus terremotos y caídas de partidos absolutistas como el PRI; del Puerto Rico de huracanes e incógnitas sobre su gentilicio y de regreso a una nación que desconozco llamada República Bolivariana de Venezuela.

Tengo ya 7 años de regreso al seno de este extraño experimento que me recuerda el hedor lontano de la única visita que realicé a Auschwtiz, en polaco Óswiencin. He de confesarlo, soy un devorador de libros, en ellos me reflejo.

Ahora mi nombre no es José Augusto Paradisi Rangel sino,Gregorio Samsa, me desperté como un paquete devuelto de un correo inexistente convertido en un escarabajo ese 6 de marzo de 2005 de mi regreso, no hallo cómo voltearme de mi caparazón. Escucho en Sting lo que parece ser mi nuevo himno: “I am allien, am a real allien!” Dónde está mi nación, no sé. Sé que tenía 7 estrellas y un caballo a la derecha y la gente hablaba amorosamente. Ahora es Metrópolis de Fritz Lang.

Me preguntas ¿por qué es tan importante para mí la integración de las artes? Y te respondo con palabras de Cavafis: “…y una vez más el arte me descansa de las fatigas del arte”.

El arte todo parte de un concepto, que si lleva las alas de lo sublime en su asombro y nos detiene el minutero del tiempo. La silenciosa labor de un pintor, en muchas ocasiones, lo rebela contra los planos bidimensionales y lo lleva con urgencias a espacios y métodos de expresión muy diversos. El espacio sonoro siempre ha constituído para mí, el empíreo anhelado, como decía el gran Balthus: Mozart, y para mí, Bach y todos aquellos que han hecho de la música el solaz del hombre, en mi dieta cotidiana. La palabra hecha poema o teatro mi instrumento mayor, esa que, como lo revela Miguel Hernández en sus “Nanas de la Cebolla”, sale por el arma de la dentadura.

José Ignacio Cabrujas con su extraordinario verbo me puso gentilicio en El Día que me quieras. Y si nací en el siglo del cine y si mi viaje a Polonia me hizo caer del caballo de Saulo frente a la mística cinematografía de Andrei Tarkovsky, busco como San Pedro en Fellini, Paradjanov, Bergman, Kurosawa, Angeloupoulos, Rosellini, Tarantino, Burton, evangelios verdaderos, donde Dios es el hombre, como lo aserta César Vallejo.

Mi respuesta, como ves, no es fácil. La integración para mi es URGENCIA. Es tener atorados en la garganta muchos gritos, y por músico que eres, sabes que éstos contienen muchos armónicos. En este caso mi decir es grito y sus armónicos son todas las disciplinas que no dejan de asombrarme, que me evaden de una realidad que me atropella y que me anuncian otros espacios donde la belleza, la justicia, la equidad son posibles. Aquí repito lo de Tarkovsky, NO SOY ARTISTA, SOY UN MEDIO, EL COSMOS DA UNA ÓRDEN, MI OÍDO ESTÁ AFINADO, MI ÚNICA FUNCIÓN ES LLEVARLO A UNA REALIDAD TANGIBLE Y ESO DUELE Y DUELE MUCHO…

¿Qué proyectos multimedia he realizado antes de mi actual proyecto en proceso GRINGO ENAMORADO? He realizado en México y Puerto Rico varios de esos mandatos cósmicos multimedia: en el Museo Universitario del Chopo, UNAM, Ciudad de México fue el primero para mi muestra individual CANCIONERO DEL OCASO DE LA PRINCESA DE LAEKEN (1991), inspirado en la bellísima novela de Fernando del Paso LAS NOTICIAS DEL IMPERIO sobre la soledad de Carlota Amelia de Laeken, Emperatriz de México, y enredado con la soledad senil de mis dos abuelas, parias del amor de sus Luises, en Villa de Cura. Experiencia primera con la dirección de ese genio de la coreografía universal y barquisimetana fundamental Graciela Henríquez. Evento que causó una ovación de pie en medio de la lluvia y que recuerdo con infinita gratitud. Se sucedieron para EX Teresa, Ciudad de México PEQUEÑA LITURGIA PARA EL FINAL DE UN SEGUNDO MILENIO in memoriam Andrei Tarkovski en 1992 con un staff de lo mejor de México bajo la égida, otra vez, de la insigne Graciela Henríquez.

En Puerto Rico (1996) un unipersonal: LA RUTA DEL AGUA en homenaje a la gran poetisa boricua Julia de Burgos en la Galería Coabey del Viejo San Juan. A mi regreso a Venezuela y a petición de la Maestra Alicia Rivero he desarrollado para su Coro de Cámara del Conservatorio de Música de Aragua tres propuestas escénicas iconoclastas, transformando dicha agrupación en un coro escénico, que evade partituras in situ, usa las artes dramáticas, visuales y cinematográficas, la memoria y el contacto directo con el público como vías de comunicación inmediata. PLEGARIA, TERREDAD y PITTERIANA SACRAMENTAL, todas con poesía de Eugenio Montejo y música de autores contemporáneos de diversas procedencias han sido presentadas como verdaderas propuestas escénicas críticas contra la violencia, la xenofobia, la destrucción ambiental y el deterioro de los tejidos sociales que nos asfixian y en donde partimos de la premisa de que el arte es instrumento que, con la belleza mísma como arma, cuestiona nuestra naturaleza finita sobre la faz de la Tierra. La Abadía de Güigue, El Seminario Mayor de Valencia y el de Maracay, el Teatro Jáuregui de Pamplona, Colombia han sido sus escenarios.

En la actualidad me concentro en ese gran aparataje de GRINGO ENAMORADO in memoriam W. H. Phelps y Eugenio Montejo partitura dramática a 4 manos junto a la extraordinaria actriz, soprano y dramaturgo Fanny Arjona para coros, actores, cantantes, músicos, iluminadores y diseñadores de vestuario en medio de una muestra individual de mi pintura con más de 60 obras a manera de pajarera instalación monumental que pretende una lección de fervor a mi país, una diatriba contra todo autoritarismo de aves de rapiña y una elegía a la República de Venezuela, del que soy su ciudadano número 5.264.117 y a la cual mi corazón no renuncia ¡ni de de vaina!

Después de la presentación de GRINGO ENAMORADO en TEATREX y muy probablemente en el atrio y nuevo anfiteatro de la Universidad Metropolitana de Caracas se encuentran en preparación Terra di Grazia, para el Coro de Cámara del Conservatorio de Música de Aragua sobre música y poetas venezolanos a manera de juego interactivo que celebre los talentos connacionales que más nos han aportado gentilicio, limpiando nuestro espejo del paño feroz del olvido, revelando los tesoros escondidos por la impertinente y bulliciosa ideología y para celebrar el inaudito hecho de ser venezolanos. Y después con Fanny Arjona un proyecto sobre Reinaldo Hahn y su vida en el Paris de Marcel Proust.

Tu siguiente pregunta la puedo resumir así: dada la variedad de tu obras y sus enfoques ¿cómo atacas el problema de la creación pictórica? El arte no es otra cosa que tu bitácora del viaje de la vida. Constantino Cavafis describe al Ulises que somos todos en su extraordinario poema Ítaca. Es la vida misma la que se devela en cada obra, en cada pintura. Por ello no siento apego, no colecciono mis obras. Son mensaje en botellas lanzadas al mar. Alguien en la otra orilla espera el sortilegio de la ola que se lo entregue.

Cuando Picasso introducía colores nuevos en los retratos de sus mujeres de turno, ya ellas tristemente se enteraban de la aparición de un nuevo amor. Pintar es la vida misma, y uno no vive jamás un día de idéntica manera. Por eso en mi pintura no se repite una sola obra. Cada una es una revelación, un hecho muy íntimo, una erotización muy sui generis y si hablara en lenguaje llano pintar es hacer el amor y definitivamente hay que ser muy creativo, la misma pose NO! DI NO A LA RUTINA, LA RUTINA DESTRUYE Y TU MERECES VIVIR!

Por eso la diversidad de ataques, temas, coloraciones, búsqueda irrefrenable de asombros en mí y en los otros que me dan plena existencia, parafraseando a Octavio Paz. Antes vedettes de cine mudo; tías abuelas a lo Gloria Swanson silente, soledades femeninas; elegías a mi hermano muerto: mi príncipe de las Artes Francisco José, que nos hacía pensar para nosotros el apellido Farinelli, en vez de honroso Paradisi que porto; después las tragedias del Pittier o la poesía erótica femenina más hermosa que conozco; la de la boricua Julia de Burgos; todos se sucede, según la vida dicte. Ahora me ocupa la desolación que vivo en mi país desgarrado por un tirano y su lenguaje de odios. Pienso en Sibelius y Finlandia, en Chopin y su Gran Polonesa Brillante, en Shostakovich y Leningrado, en Wajda y su Hombre de Mármol, en Tarkovsky y Stalker y repito con Tarkovsky, no soy artista, soy un instrumento, sigo órdenes de arriba. Algo tengo que hacer con esta maraña de contradicciones y emociones y ese algo va tomando forma de puesta en escena, auto sacramental u oratorio llamado GRINGO ENAMORADO.

Desde la abstración, el expresionismo, el conceptualismo, y más recientemente el hiperrealismo, he buscado los medios que mejor se adecúen a mis batallas estéticas. Ellos van y vienen. No me centro en nada. Para los budistas, y yo comienzo ese camino, los apegos son la madre de todos los dolores y tragedias humanas. Aquí tenemos a unos que atornillándose en el poder nos han tornado en un país triste, miserable y mendigo. Hay un camino para volverle el sino a Venezuela: EL AMOR.

Mi arte es mi Ítaca y como en el poema de Cavafis:
Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca,
Ruega que tu camino sea largo,
Y rico en aventuras y experiencias.
Ni a Lestrigones, ni a Cíclopes,
Ni a la cólera de Poseidón temas.
No verás tales seres en tu camino,
Si tus pensamientos son altos,
Si tu cuerpo y tu alma
No se dejan invadir por turbias emociones.
……………………………………………….
Aunque pobre la encuentres,
No hubo engaño.
Sabio como te has vuelto
Con tantas experiencias,
Comprenderás al fin
Qué significan las Ítacas.

Preguntas: ¿Cómo propones lo musical a partir de la plástica? Te respondo, siendo un carajito de escasos 5 años en Villa de Cura vi a mi hermano mayor Aníbal, hacer para su materia de manualidades de 2do de Bachillerato en madera pintado en témpera un Vagabundo de la película más perruna de mi amado Walt Disney: mi primer maestro del color; después sería inexorablemente Henri Matisse.

No sé qué urgencia, qué escapismo me llevó a rayar las paredes de mi casa. Al tiempo en Navidad, con madre Maestra Normalista Graduada y padre Guardabosques Insigne del Pittier, el regalo no era un HOT Wheel de Mattel, la pelazón era mucha. Una cajita chiquita con 5 tubitos de óleo y un pincel espelucado chino y de plástico fue lo que el Niño dejó bajo mi cama. Ahí comenzó el río, que ojalá, sea antes de mi muerte el mismísimo Orinoco.

Después al mudarnos a Maracay, de la mano de mi Madre Artística y Maestra de 4to Grado María Jesús Rodríguez de Pineda, útero pródigo en grandes músicos como Raimundo e Iraida, descubrí el sortilegio de la música. Yo no quería ser pintor, quisiera ser músico. Esa es mi gran verdad. Pero no he parado jamás de escucharla. Realicé estudios de oboe, solfeo y canto, los cuales continúo con William Alvarado. La música ha sido mi escudo, mi adarga y mi verdad. Tanto así, que cada obra para mi es parte de mi particular ARTE DE LA FUGA. Y tú sabes muy bien lo que es una fuga y quien su santo patrono: BACH.. Pues eso es en resumidas cuentas el secreto:

Cualquier idea artística comienza con un tema que se repite en varias tonalidades y tiene contracantos y contrapuntos que van guiándonos al climax en la tonalidad dominante, al final, de tantas tensiones, su coda

En 2002 fui invitado como artista en residencia de UCC de Milwaukee en Wisconsin. Ahí transformamos una columnata debajo de una autopista que va a Chicago con fondos de las empresas Mc Donald s en un museo vial. El proyecto abre con mi mural sobre seis grandes columnas y un arquitrabe. Se me ocurrió una pajarera donde dialogaban aves del Pittier con las de Wisconsin, en homenaje a Eric Clapton llamado como su hermosa canción “Tears in Heaven”. Este mural con el paso del tiempo se transformó en un órgano barroco que sonaba a fugas todo el tiempo. Mientras lo pintaba escuchaba todo el tiempo la Variaciones Golberg de Bach en las manos de Glenn Gould. La vida en Milwaukee me trajo el regalo enorme de la amistad con la insigne pianista venezolana Judith Jaimes y de su colega y brillante hija Elena Abend. Yo firmé la obra el día en que sentando a Judith y a Elenita frente a mi mural de autopistas americanas, le pregunté: escuchan las fugas que estoy viendo y ellas emocionadas dijeron con los ojos humedecidos: ES UN GRAN ÓRGANO BARROCO y SUENA a BACH y suena a Villalobos. Y esto es tu Bachiana mural, hijo querido! Ahí me convencí de que no firmo ninguna pieza cuya afinación y armonización no sea perfecta. Es una lucha muy ardua.

Y tu pregunta final; ¿ Es el arte expresión de lo divino? Si nuestras luchas son por elaborar creaciones que detengan la tiranía del tiempo y nos revelen a la eternidad misma, definitivamente el arte es revelación de lo divino, del Eterno y Bueno de Dios, bajo cualquier forma de religiosidad. En nuestra estética nacional Alberto Arvelo Torrealba nos detuvo el tiempo con aquel verso de Florentino y el Diablo: Parece que para el mundo, la palma sin un vaivén; Antonio Estévez detiene con su música nuestros corazones en ese mismo punto del poema en su “Cantata Criolla” (como coralista que he sido, nunca puedo cantar esa frase, las lágrimas le ganan la carrera a mi torpe voz) y Reverón, nuestro amado San Juan de la Cruz de la pintura, con esa palmerita solitaria que está en la colección de la GAN nos revela en grafismo muy sintético la runa donde se revela el sagrado oficio de ser venezolano. En todo artista verdadero, y no hablo de los mercaderes en el templo de las Ferias de Arte y clubes de las condecoraciones mutuas; los de las fama y los mass media, Dios se revela. Ya lo he dicho en palabras de Tarkovsky, somos profetas o medios y el Eterno o el Cosmos sopla en nuestros oídos voces y debemos cumplir ese mandato contra viento y marea. Y por ello nos dotan de una capacidad de asombro hasta el último día de nuestras vidas.

Y concluyo con esto: quisiera forjar una humildad tal en mi vida para asombrarme como un niño ante la obra extraordinaria de Dios en muchas bocas, razas y lenguas hasta el día del último sístole, del último diástole. Y que se dibuje una sonrisa agradecida al creador por el bello milagro del viaje de la vida.

José Augusto Paradisi Rangel
Maracay, aguaceros de julio de 2012.

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Antonio Sánchez García/La fractura ante el llegadero

(ASG823 agosto, 2018) Llegados al llegadero vivimos la mayor fractura que haya vivido la sociedad venezolana en sus tiempos modernos. La grave crisis provocada por el...