Vecinos de Residencias Altola, Santa Mónica: “Estamos utilizando aguas contaminadas” (… I)

Vecinos del edificio Altolar, en Santa Mónica, Caracas se comunicaron con este portal para relatarles una historia que los aterroriza… y que nos hace preguntar sólo serán ellos, o los vecinos de Santa Mónica o los caraqueños… o los venezolanos

Hace unos días estos caraqueños tomaron agua del chorro y lo llevaron a un laboratorio clínico del IVSS (identidad en reserva) el 08 10 15, exigiendo un análisis de expertos… debido a que muchos vecinos se enferman y otros sufren de sarna… leo:

OBSERVACIÓN MICROSCÓPICA DE MUESTRA DEE AGUA DE CHORRO (TOMADA DE RESIDENCIAS ALTOLAR. PARÁSITOS OBSERVADOS:

Blastocystis spp

TROFOZOITOS DE Gardia duodenalis

Chilomastis sp

Endolimax nana

QUISTES DE entamoeba sp (posiblemente amibas de vida libre y Entamoeba coli)

OTROS MICROORGANISMOS Y ELEMENTOS OBSERVADOS:

PRESENTA DE ALGAS FILARIFORMES NO IDENTIFICADAS

ABUNDANTE MATERIA INERTE INORGÁNICO

ESTUDIO BACTERIANO EN CURSO EN CULTIVO (O SEA AUN NO SABEMOS CUÁLES SON LAS BACTERIAS QUE TIENE Y AGUA QUE BEBEMOS Y UTILIZAMOS PARA BAÑARNOS Y ALIMENTARNOS Y A NUESTROS NIÑOS…

Hemos investigado cada uno de los hallazgos y son sorprendentes, ¿Quiéres saber todos sobre uno de los parásitos que trae el agua del chorro? pues lee a continuación:

Infección por Blastocystis hominis

Blastocystis hominis infectionBlastocystis hominis (B. hominis) es un parásito microscópico a veces se encuentra en las heces de personas sanas, así como en las heces de las personas que tienen diarrea, dolor abdominal y otros problemas gastrointestinales. La infección con B. hominis se llama Blastocistosis.
Los investigadores aún no comprenden plenamente el papel que B. hominis juega en la causa de una infección. Algunos subtipos de este parásito pueden ser más propensos a causar una infección, o puede representar un riesgo cuando se combina con otros tipos de infecciones. En algunos casos, el parásito simplemente reside en el tracto digestivo sin causar daño.
No existen tratamientos probados para Blastocystis, y la infección por lo general desaparece por sí sola.Sin embargo, si los signos y síntomas no mejoran, el médico puede recomendar medicamentos para tratar.
Síntomas
Los signos y síntomas que pueden estar asociados con Blastocystis incluyen:
Diarrea
Náusea
Calambres abdominales
Distensión
Exceso de gases (flatulencia)
Picazón anal
Fatiga

Blastocistosis

Definición

Infección parasitaria causado por un protozoario llamado Blastocystis hominis. Habita en el intestino del hombre y de otros animales (monos, simios, cerdos, conejos, caballos, etc.).

La infección ha sido asociada principalmente a sintomatología gastrointestinal inespecífica, aguda o crónica, existiendo casos de presentación asintomática. Varias publicaciones lo han señalado como un patógeno presente en pacientes con HIV-SIDA, aunque no es considerado un parásito oportunista.

Taxonomia

Aunque fue descrito por primera vez en 1911 por Alexieff, sólo en 1967 se clasificó como un protozoario, ubicado en el Phylum sarcomastigophora (1985), en un nuevo Subphylm blastocysta, orden Blastocystida y género Blastocystis (1993).

Biología

Son anaeróbicas estrictas con gran cantidad de mitocondrias y organelos en su interior, poseen pseudopodios para su locomoción y alimentación. Se multiplican por fisión binaria, endiodogenia, esquizogonia y plasmotomía.

Son cèlulas esféricas, con cuatro formas morfológicas distintas: forma vacuolada, granular, ameboide y lanceolada.

La forma vacuolada presenta un gran vacuola central que ocupa del 50 al 95% de la célula. Es la forma predominante en el tracto gastrointestinal. La forma ameboide, presenta seudópodos y tiene un gran actividad fagocítica. Es la forma predominante en los cultivos y en las muestras fecales. La forma granular posee gran cantidad de mitocondrias que le otorga el aspecto granular. Se puede observar en cultivos y muestra fecales. La forma lanceolada sòlo se ha demostrado en cultivos.

Ya se conoce la forma quística del parásito. Las formas quísticas, desnudas y con cubiertas, se han demostrado en muestras fecales de los pacientes.

Aun esta poco claro como se cumple el ciclo biológico y si existen hospedadores intermediarios. Se desconocen si los animales domésticos cumplen un papel en la transmisión. Los mecanismos de transmisión están pocos estudiados para el hombre, sin embargo, se han logrado infectar experimentalmente por vía oral animales de experimentación, específicamente ratas con formas quísticas del parásito.

Epidemiología

Su transmisión es fecal oral, incluyendo agua y alimentos contaminados. Las malas condiciones de saneamiento básico, hacinamiento y malnutrición incrementan la prevalencia de esta parasitosis.

Es un parásito cosmopolita, pero su frecuencia de infección varia ampliamente. En países tropicales, alcanza prevalencia desde 20 a 50% de infección, solo o asociado a otros protozoarios intestinales patógenos o comensales.

Es mas frecuente en niños que en adultos, posiblemente los pocos hábitos higiénicos y un sistema inmunitario inmaduro jueguen un papel preponderante en esta mayor prevalencia del paràsito.

Se ha demostrado una mayor tasa de infecciòn en pacientes homosexuales, tal vez debido a las prácticas bucoanales.

B. hominis se ha encontrado en pacientes con algún grado de inmunosupresión, pero aun no se considera como un paràsito oportunista. En la mayoría de estos pacientes, se han demostrado la coinfección con otros patógenos que podrían ser los responsables de la sintomatología intestinal, principalmente en los pacientes HIV-SIDA.

Patología

En humanos no se ha logrado demostrar inflamación intestinal por estudios endoscòpicos (ni colonoscopia ni endoscopia) en pacientes sintomàticos con B. hominis. Sin embargo, en animales de experimentación, una vez inoculados intracecalmente con B. hominis, se demostró inflamación, revelando penetración del paràsito al epitelio, sin sobrepasar la lamina propia.

Sintomatología

El poder patógeno de este protozoario es controversial. Existen pacientes que están infectados con B. hominis y sin embargo, no tienen síntomas clínicos. Por el contrario, son muy numerosas las publicaciones que relacionan a este parásito con manifestaciones gastrointestinales. Recientemente, se ha relacionado B. hominis con manifestaciones extraintestinales de tipo cutáneas (como la urticaria crónica) y sinovitis.

La sintomatología gastrointestinal incluye nàuseas, vòmitos, dolor abdominal, flatulencia, diarrea acuosa, tenesmo, constipación, prurito anal, baja de peso, malestar general, anorexia, fiebre, y algunas veces, perdida de sangre en las heces. En pocos casos, se ha demostrado eosinofilia.

La infecciòn sintomàtica puede ser autolimitada (de dos a tres días) o puede cronificarse por varias semanas.

Diagnóstico

Seriado de Heces y Cultivos: Realizado en un laboratorio especializado en la identificación de las diferentes formas de B. hominis. Se pueden realizar tinciones especiales, como tricròmica. Es importante, anotar el número de B. hominis por campo 40x, con el fin de orientar al clínico en su conducta terapéutica.

Endoscopia y biopsia: En casos excepcionales, se realizan estudios endoscópicos para verificar la presencia parasitaria en muestras de mucosa tomadas durante el estudio.

Técnicas inmunològicas: Se puede realizar inmunofluorescencia en heces para identificar B. hominis en heces.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, la infección es autolimitada. El tratamiento, se reserva para aquellos casos, en la cual, la sintomatología clínica persiste y se han descartado otros agentes etiológicos. Las drogas antiprotozoarias recomendadas como primera elecciòn son los imidazòlicos.

Prevenciòn

  • Lavarse las manos
  • Lavar los alimentos
  • Evitar contacto con animales
  • Evitar que los alimentos estén expuestos a las moscas
  • Evitar las condiciones de hacinamiento
  • Evitar las practicas sexuales buco-anales
  • Buena disposición de excretas.
  • Filtrar y hervir el agua para tomar y para bañar a los niños.

Comentarios: