G/D (Ej) Oswaldo Sujú Raffo . (IDEFV) 18-9-2015: “ES COMO UN MONO EN LA ESPALDA”…

 

La peyorativa frase que inicia este artículo expresada por el brigadier general, David Granger, al poco tiempo de ser electo Presidente de Guyana, fue dirigida sin titubeos y sin cortapisas a nuestra Venezuela. A Granger lo traicionó el sub-consciente, tal vez recordó cuando en el año 1897 el premier inglés Lord. Sallisbury se opuso a que un juez venezolano integrara el Tribunal Arbitral, por cuanto:

-“Ningún juez inglés se va a sentar al lado de un indio semi-salvaje bananero venezolano…”. Creo que todo se hereda, hasta las malas mañas, empezando por ser mal agradecido y en este aspecto Guyana desde su origen se lleva el máximo galardón.

Lo que si constituyen unas actitudes de cuidado, son las iniciativas y afirmaciones; los acuerdos y compromisos políticos; las negociaciones y planes estratégicos con potencias mundiales a futuro cercano; pero sobre todo el perverso desconocimiento y grosera violación de leyes, jurisprudencias internacionales y Acuerdos Diplomáticos vigentes, como el de Ginebra de 1966.

Es obvio que Guyana aprovecha las circunstancias políticas, económicas y sociales que actualmente atraviesa nuestra Venezuela, difíciles momentos hartos conocidos en el exterior. Aquí es válido el refrán político:”No existe la amistad entre Estados, solo juego de intereses” y este muy vernáculo: “Cuidado con el perro que muerde la mano de quien le da de comer…”.Los venezolanos debemos de tener muy claro y estar alerta de las actitudes inamistosas y perversas de estos los últimos tres gobiernos de Guyana, en especial este ´del Presidente B/G. Granger y de su cáustico Canciller. Ellos continúan la misma tónica de sus predecesores: “Asumir como valido, exacto y definitivo el Laudo de Paris de 1899”, cuando está demostrado lo írrito, ilegal e inmoral de esa componenda entre potencias imperiales, que nos robó 160.000 kms2. Tan cierto es esto que la Gran Bretaña y su colonia Guayana Británica, aceptaron la contención de Venezuela y firmaron el Acuerdo de Ginebra de 1966 que implica tácitamente, la invalidez del Laudo.

Está demostrado que desde su inicio Guyana no cumplió el contenido ni el espíritu del Acuerdo, pues en forma ilegal y sin informar a Venezuela comenzó a dar concesiones de explotación a empresas trasnacionales, en tierra y luego en aguas marinas frente al T. Esequibo y en aguas no sujetas a discusión, como las ancestrales aguas del delta del río Orinoco, violando de manera hostil e ilegal las decisiones de Tribunales Internacionales de Justicia, de la O.N.U, de la O.E.A e incluso lo estipulado en la Conferencia del Mar de 1982; en todos ellos taxativamente se PROHIBE HACER ATRIBUCIONES EN AREAS MARINAS, MIENTRAS EXISTA UNA CONTROVERSIA TERRITORIAL…LA TIERRA DOMINA AL MAR…¡¡ Qué difícil es que Guyana entienda esto !!

Las inconstitucionales declaraciones del presidente Chavez en el 2004, en visita a Georgetown, fue muy bien aprovechado por los gobiernos de Guyana, quienes hoy arrasan por tierra y por mar nuestro T. Esequibo, depredando el ambiente, contaminando el hábitat de nuestras etnias y entregando a empresas multinacionales, extensas áreas de explotación de minerales preciosos y estratégicos, de maderas finas y de hidrocarburos.

Las operaciones de la empresa Exxon de U.S.A y su filial Exxon Guyana, al descubrir yacimiento de petróleo en el límite de la divisoria de aguas entre Venezuela y Guyana, frente al delta del río Esequibo, motivó una euforia en el gobierno de Guyana, que astutamente, haciéndose la víctima, nos difama y busca apoyo por todo el orbe, acusándonos de imperialistas y de “frenar su progreso”. El B/G Granger “tocó el clarín y anticipó el sonar de tambores”, hace pocos días, enfático y hasta colérico, declaró a la prensa internacional que: “nadie impedirá nuestro desarrollo” y le garantizó a la Exxon que: “apoyará la continuación de su exploración petrolera, a partir de Enero del año 2016.”; cerrando con “broche de oro” (recién extraído del T. Esequibo) con la burda amenaza de solicitar UNILATERALMENTE la intervención de la O.N.U para decidir la controversia con Venezuela… en otras palabras Guyana renuncia al Acuerdo de Ginebra de 1966 y cambia la situación controversial por nuestro Territorio Esequibo a su fase inicial de la década de 1950. ¡Excelente idea !

Ahora la gran incógnita nuestra es: ¿En donde se continuará esa exploración petrolera…en las aguas nacionales de Guyana con Surinam o en nuestras aguas, frente al T. Esequibo ? Para esa fecha tendrá la palabra las Fuerzas Armadas Nacionales, en cumplir el deber que la Carta Magna impone. Y en fin, ¿Quien lleva un mono en la espalda? Calma y cordura vecinos de Guyana, piensen que “el mejor pleito es el que se evita”, aunque Venezuela siempre creyó en ello, también es cierto que por esa razón hemos perdido, más de la quinta parte de nuestro territorio original y YA BASTA !!. Así pensamos hoy y en el futuro en esta Venezuela nuestra. La Patria es primera. Fuera los castro-comunistas, los vividores y los chulos. .

 

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Paradigma         Manuel Avila           Falta de ring

 Cuando un amigo sociólogo me dijo que la única jugada era  una jugada sorpresa que la gente saliera a votar masivamente por Henry Falcón  cuando...