Gonzalo Oliveros Barra Plural 465   Diferentes

                                       ¿Siameses?

Eso me afirmó rotundamente el lunes una joven estudiante, que vino a entrevistarme. Se refería a nuestros países.

Hablábamos off the record de lo que ocurría en Venezuela, de los resultados electorales colombianos y la consulta anticorrupción, recién celebrada aquí.

 “Somos diferentes”. Algo así como lo que nosotros decíamos: “No somos Cuba”. Y henos aquí.

Uno, que con los años y la experiencia aprende, solo sonríe… y pretende enseñarle.

Le di la Constitución Política de Colombia, pidiéndole que eligiera cualquier artículo. Leyó el primero.

Como algunos libros venezolanos tengo aquí, le leí el dos de nuestra constitución. ¡Primera sorpresa. Casi al calco!

Le entregué el Código General del Proceso colombiano, equivalente a nuestro Código de Procedimiento Civil.  Eligió el 265, correspondiente a la prueba de exhibición. Para su sorpresa, le entregué el 436, que es su equivalente.

Cerró ella con la lectura del 78 del mismo Código General del Proceso. Le leí su equivalente venezolano que es el 170 el Código de Procedimiento Civil.

Colombia y Venezuela se nutren recíprocamente en sus legislaciones y prácticas.

Hoy Colombia discute un eventual proyecto de ley, que limite los salarios de sus altas autoridades. Eso mismo que años atrás hizo Venezuela, con la llamada Ley Tascón, que surtió efectos hasta el año pasado, cuando el Tribunal Supremo que en Venezuela está,  la derogó vía su Sala Constitucional.

La Constitución colombiana de 1886 no permitía la asamblea constituyente. Colombia llegó a la de de 1991, a través de dos sentencias judiciales.

La de Venezuela de 1961, tampoco permitía la constituyente y a la del 99 arribamos igual vía sentencia judicial, y su alcance la determinó otra decisión de ese tipo.

Al estudiar el Código General del Proceso de Colombia, uno observa la alta influencia que tuvo nuestro Código de Procedimiento Civil.

En otras áreas pasa de forma similar: Así, por ejemplo, en materia procesal penal, gran similitud tiene el Código Orgánico Procesal Penal Venezolano, con la Ley 906 de 2004, que regula el procedimiento penal en Colombia.

Nuestros dos países están atados por el mismo origen histórico.

Compartimos idioma y legislación. Uno aspira que no se repitan los errores que nos tienen hoy aquí.

Por cierto, la joven se fue preocupada. Como que no es tan así, que “somos diferentes”.

Gonzalo Oliveros Navarro.

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

José Hernández 8 de noviembre de 2018, jueves #PeriscopioVenezuela buen día

http://www.descifrado.com/2018/11/06/padre-de-requesens-denuncia-robo-de-medicamentos-para-su-hijo/  Padre de Requesens denuncia robo de medicamentos para su hijo; desmintió que su hijo fuese llevado al Hospital Militar. Luis Damario Descifrado.  https://twitter.com/RequesensG/status/1060488323758731264  Cuando esto...