Gonzalo Oliveros Perspectiva

Leo por allí dos posiciones divergentes dentro de las mismas filas. Quienes van no explican por qué. Quienes exigen no ir, tienen dos argumentos. Uno el personal, relativo a la figura de los contertulios propios; otro el objetivo, lo que la contraparte exigirá. Desmenucemos el asunto:  

Respecto del tema subjetivo, quienes designan a los representantes son, simplemente, quienes ejercen la representación. Y estos, guste o no, son los partidos políticos. Sí. Esos que tienen más  votos, aun cuando de alguna manera participen o perturben quienes tienen solo medios, pues se negaron a contarse.

Son entonces esas organizaciones las que, validadas por el voto popular, estimo tienen posibilidad de designar representantes. Si estos son buenos o malos, competentes o no, es responsabilidad de esos partidos, aún cuando todos corremos con las consecuencias. De allí que, demeritar a los intervinientes por el solo hecho de serlo, es cuando menos un sin sentido.

Por lo que se refiere a las exigencias “inaceptables” de la contraparte, uno cree que no hay tal cosa. Exigencias son solo esos. Pero detengámonos en ello. Dos son las exigencias extremas del contertulio:

1.- Reconocimiento de deudas;

2.- Reconocimiento de la constituyente. Yo, que creo que todo es posible, a esas exigencias le contrapongo en dos niveles, estas:

Primer nivel:  1.- Aprobación de ley de amnistía que cubra a todos.  Si se quiere con nombre y apellido;

2. Desistimiento inmediato de los recursos contencioso electoral que impiden a juicio del TSJ el normal funcionamiento de la Asamblea Nacional;

3.- Desincorporación inmediata de los  magistrados principales del TSJ e incorporación de los equivalentes designados por la AN el 21 de Julio pasado y sus suplentes;  

4.- Disolución inmediata de la constituyente;

5.- Designación por la AN de los rectores del CNE.

Inmediatamente de acordado ello pasaría al segundo nivel:

1.-  Enmienda constitucional reduciendo el período presidencial hasta el 15 de Febrero de 2018 y eliminando la reelección indefinida, para todos los cargos  de elección popular;

7.- Elecciones presidenciales el Domingo 28 de Enero.

3.- Referendo inmediato a los ciudadanos, destinado a consultar enmienda y elecciones anticipadas.

Respecto de la propuesta que pongo sobre la mesa habrá argumentos a favor y en contra; económicos, políticos y personales Ciertamente razón tendrán. Pero quien busque lo perfecto, no lo encontrará y probablemente perderá lo bueno.

Así que, si de exigencias hablamos, las mismas son elevadas de ambas partes. Malo es cuando uno va a la mesa de negociación, teniendo plomo en el ala por  “fuego amigo”.

Creo que en lugar de criticar por criticar, lo conducente es proponer. Eso, personalmente, hago.

Gonzalo Oliveros, magistrado del TSJ-AN

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

José Luis Centeno S. (@jolcesal)   16 11 2017 Pintacaritas 

Cuánta indignación se vislumbra sobre los anuncios de los falsos líderes de la MUD: “El jueves 9 de noviembre de 2017, Julio Borges, presidente de...