Gustavo Coronel Samper fidelis et castratus

(6 Junio, 2016) Luis Britto García dice en APORREA: “Hoy, la planta insolente de la OEA pretende profanar el sagrado suelo de la patria”. El patrioterismo cursi latinoamericano está alborotado por la carta que le dirigiera Luis Almagro a los países miembros de la OEA sobre la situación venezolana. El malandraje chavista y los cobardes que se escudan detrás de la “diplomacia” para proteger regímenes forajidos están indignados en contra del primer Secretario General de la OEA que trata de desmontar un régimen tiránico, cruel, corrupto e inepto, invocando para ello el oxidado instrumento de la Carta Democrática Interamericana.
El malandraje chavista probablemente le ha encargado a un comité de intelectuales de la revolución compuesto por Britto, Earle Herrera, Tarek Saab e Isaías Rodríguez, escribir un comunicado en contra de Almagro que diga, más o menos, lo siguiente:
La planta insolente del Almagro amenaza nuestro derecho al pillaje y a la hipocresía
Nosotros, los: narco generales, banqueros corruptos, funcionarios ladrones, ministros codiciosos, embajadores genuflexos, empresarios parásitos, directores de empresas y agencias del estado quebradas por nuestra ineptitud, pseudo-intelectuales, asesores cubanos del inepto y pranes del gran lumpen chavista que es feliz en esta Venezuela creada por el comandante eterno para nuestro disfrute:
1. Declaramos nuestra indignación por la pretensión del Secretario General de la OEA, quien parecía ser uno de los nuestros, de limpiar los establos llenos del estiércol de corrupción que con esmero hemos generado en Venezuela durante los últimos 17 años
2. Protestamos por ese intento de intervención profiláctica que pondría en peligro nuestra floreciente actividad de narcotráfico, coordinado por dignos miembros de nuestra Fuerza Armada quienes han sido objeto de alevosos ataques por parte del imperio
3. Rechazamos la carta del perverso Almagro por cuanto pone en evidencia nuestra dedicación al abuso de poder, nuestra entrega a los amados hermanos Castro y nuestra determinación de aniquilar la democracia y la libertad en la Venezuela que es ahora socialista del siglo XXI y lo será por los siglos de los siglos
4. Pedimos la cabeza de Almagro porque se ha atrevido a ponernos un espejo enfrente, a fin de que podamos vernos en toda nuestra horrorosa fealdad de régimen ladrón, inepto y cursi, los tres componentes de los cuales estamos más orgullosos
5. Estamos indignados por lo que dice Almagro sobre nuestro sagrado derecho a destruir al país. Es nuestro derecho, y lo ejercemos con placer, el expropiar, robar, apresar disidentes, regalar el petróleo a nuestros amigos y tutores extranjeros, perseguir opositores, mentir en las organizaciones internacionales y ser representados en ella y en todo el planeta por diplomáticos crapulosos y sin decoro.
6. Llamamos en nuestro auxilio a todo el numeroso liderazgo cobarde de América Latina, a los hipócritas, a los vividores, a quienes han disfrutado del dinero que era de los venezolanos y a nuestros seguidores venezolanos, a quienes les hemos puesto el gran bozal de arepa para hacerlos esclavos de nuestra ideología. Unámonos, escoria moral de nuestro continente, a fin de derrotar al malvado Almagro que nos amenaza.
Y es que aborrecemos el hedor de su decencia,
Samper fidelis et castratus
Dado, firmado y sellado sobre el sarcófago del comandante intergaláctico, en el Cuartel de la Montaña, Nicolás Maduro Moros (a) el Cucuteño.

Gustavo Coronel

Comentarios: