Irma Gómez Párraga. Explotamos por los cuatro costados..

Venezuela  un  polvorín a punto de estallar por los cuatro costados.

Caminamos  al borde de un abismo con esta sensación de  irreversible que nos enferma. Vivimos, sin lugar a dudas, la más ignominiosa de las tempestades que haya visto pueblo alguno.  No existe un  calificativo oral o gráfico que pueda definir el mega desastre en el que han convertido al país. No existe ninguno que subsuma la inmensa “impotencia” (por no decir una palabrota que le ajusta) que me invade.

Todo en este otrora precioso país es invasivo. Y ahí están los de turno como caimanes en boca de caño esperando que alguien produzca algo para quitárselo. Vemos un discurso incendiario en el que se sigue provocando al pueblo  a despojar a los presuntos enemigos, por ejemplo las empresas Polar, que de acuerdo a sus decires han dejado de producir porque les da la gana con un argumento de una tal guerra económica, que solo puede caberle en la cabeza a unos destartalados mentales.  

Vaya enseñanza que le están dando a  estas nuevas generaciones.  Los chamitos quieren ser bachaqueros o pranes. 

Recuerdo, cuando  éramos  niños,  nuestras familias  nos decían,  estudia para que seas alguien, y esa convicción teníamos y,  muchos salimos de las barriadas caraqueñas, y de todas las provincias de Venezuela y logramos nuestros títulos, sin becas del Gran Mariscal de Ayacucho, porque en honor a la verdad, en los tiempos anteriores a este régimen, también se requería estar enchufado con el gobierno de turno,  para obtenerlas. Y eso no es ni una calumnia ni una mentira.

Hasta para conseguir un cargo se requería la postulación de un partido político.  Aún así salimos adelante y, “compramos” con esfuerzo y con sueños, nuestra comodidad para que ahora, se le ocurriera decir a alguien que “ser rico es  malo”. Pero para quien  opera este concepto? Pues para los pendejos, como ajustadamente decía el Dr. Uslar Pietri., en paz descanse.  Debería darles vergüenza, pero es demasiado aventurado pensar en eso, porque sencillamente ese concepto de vergüenza no lo conocen. Estamos sencillamente “fregados” y vamos a estar peor si no tomamos la sartén por el mango, al toro por los cachos.  Es hora de decisiones trascendentales.

Y no de seguir, como he dicho siempre, intermitentemente yendo o regresando de uno de los interminables festejos. La semana santa. Después el puente del 19 de Abril, luego el del 1º de Mayo, Carnavales, navidades, en fin pasamos la vida en un solo bonche. Y como si fuera poco lo que parrandeamos y echamos carro, entonces también por motivos energéticos no trabajamos.  

En fin, disfrutemos, hasta que podamos. Nuestras provisiones están contadas. Como ven ya está en marcha la metodología para racionarnos el alimento.  Estamos literalmente  sumidos  en el fondo de una gran letrina que nos  asfixia.  En este país, nuestro país,  ocurren cosas  importantes, gente  con espíritu combativo expone su vida en pos del rescate de la decencia,  de la dignidad. Ahí están nuestros estudiantes dando la batalla, regando con su sangre las calles venezolanas…

Los gochos, los caraqueños, los maracuchos, los alto mirandinos… en fin, algunos, ojalá que todos. La historia sería otra.   Por otro lado nuestros diputados tratando de lograr el restablecimiento del Estado de Derecho. Y qué vemos? Algunos siguen  el curso de su vida “NORMAL”, así, entre comillas, porque creen que a ellos eso no les pasará.  Craso error. Muchas veces, con esa característica forma de los venezolanos de ver las cosas desde lo jocoso y el chiste,  hasta para la muerte siempre tenemos algo que la matice, es nuestro infierno particular.

Una lisa  manera de ver la vida.  Una fórmula  para sobreponerse a esta situación.   Que riñones tenemos.   No nos ponemos de acuerdo y así,  sin disciplina, sin orden, sin ideales no se llega a ninguna parte. Por eso es que están  y seguirán  estando estos “ciudadanos” montados  en el gran umbral de nuestra chequera de dólares provenientes del petróleo para seguir comprando voluntades, y ahora arañando nuestras entrañas sacando diamantes, oro y raspando la olla hasta arrasarnos.

Esa horda  chupa  dólares que tantísima falta nos hace a los venezolanos para sobreponernos a la inmensa crisis en las que nos han sumido. Y pensar que si  hubiesen querido la patria, si de verdad hubiesen tenido  ideales patrióticos como los que esgrimen  manipuladoramente, todo sería diferente. Créanme, en retrospectiva, aquel 4 de febrero, cuando sucedió lo que todos sabemos que sucedió y que  festejan hasta nuestra obstinación, de alguna manera, los venezolanos  cansados todos de lo que acontecía en Venezuela y con los partidos políticos, quizás en el fondo de nuestros corazones albergamos una posibilidad de cambio.

Pienso, que ahí se sembró en el corazón una semilla que posteriormente fue regada e impulsada por algunos grupos económicos fuertes, medios de comunicación, etc., que lograron atornillar  en la mente y en los sentimientos de nuestros compatriotas, tal posibilidad. Sabemos que no necesariamente lo que inducía a estos grupos que lo impulsaron, era el nacionalismo, sino la “usanza criolla”  de sacar provecho pecuniario o de cualquier índole de la llegada al gobierno de ese ciudadano  que fue Presidente, pero con lo que no contaron es que ese señor tenía una moneda de doble cara, una acomodaticia y muy masculina, que para ganar prebendas se comprometía  a todo hasta lograrlas y después nada que ver, amnésicamente las desechó  haciendo exactamente todo lo contrario a lo que prometió, incluso llevándose por el medio sin ningún empacho a la persona, personas o grupos con los que se comprometió.

Pero su otra cara, más atemorizante aún, era cuando hablaba, manifestaba  absolutamente todo lo que  haría. Cumplió  cada detalle de toda la verborrea con la  que nos acatarró a cada instante de su terrible existencia y de paso por nuestras vidas.  Y nos “legó” a su “hijo”,  que afortunadamente para nosotros, sigue hablando y hablando como su “padre”, siguiendo el libreto en el que establece centímetro a centímetro cada cosa que hará.

El caso es que aún creemos que es socarronería lo que habla, lo tildan  de burro, pero con el aval de las FAN,  del TSJ y el CNE  va  cumpliendo  cada amenaza que profiere. Y lo que es aún peor, lamentable y sumamente volátil, es que usa un discurso que entra como agua hirviente en los oídos de nuestros compatriotas que por cualquier causa se han convertido en resentidos políticos o sociales. 

Un caso Sui generis digno de estudio, detonante de todo esto que estamos cosechando.  

El Sol no puede taparse con un dedo. ! Caraj…¡
Parece un mensaje despiadado, pero créanme que lleno de lucidez, de sentimiento patriótico venezolano y conocimiento de la realidad actual y venidera, a nivel mundial. Porque analicen, desde que el presidente difunto  entró en la palestra internacional, sembró  con su discurso y su paso una especie de convulsión colectiva que sin ninguna duda ha desestabilizando al mundo. Sacó  provecho de cada costura, hizo  un jirón de cada brecha que le dejaron  abierta. Potenció  cada escenario en el que le tocó estar. Quién entonces descartaría el concepto que detrás de cada explosión social o política del mundo estuvo  la mano de quien fuera  nuestro presidente?.
Todo esto da una enorme tristeza, y muchos se han ido, otros están por irse, pero no me iré, porque quiero mucho a este pobre país, que lo único que tiene es petróleo y real a montón. Hablo geográficamente de un país rico, pero del pueblo como tal, estoy enormemente decepcionada, pareciera estar anestesiado.  Estamos en un momento histórico  de lucha por el rescate de lo poco que nos va quedando, por nuestras vidas con dignidad, algunos  no hacen nada  y otros muy poco, a la luz de la magnitud del problemón que tenemos.

Qué más tendremos que ver. Ya no hay capacidad de asombro.
Nos hemos convertido  en una especie de zombis, muertos vivientes, marionetas de semáforo sin voluntad. Tanta farsa,  tanta patraña, tanta maldad. 

De qué se supone que habla nuestro “ilustre”  Presidente? 

Ajustarnos a esa Constitución que muestra siempre en un ejemplar microscópico, presumo así la consideran. 

Del respeto a los derechos… Cuáles derechos ? qué significa esa palabreja ? alguien me lo puede  definir?
Por ejemplo de derecho, por decir más o menos, está la situación de los estudiantes. Se los llevan a las patadas, maltratándolos en todos los sentidos, haciéndolos vivir la peor  de sus pesadillas. Como muestra un botón.   La Tumba, esas siete celdas bajo cinco plantas de sótanos en plena plaza Venezuela de Caracas,  donde literalmente enterraron  a Gerardo Carrero, Gabriel Valles y Lorent Gómez Saleh confinados desde agosto-septiembre de 2014 a 100 metros bajo tierra.  O es que se nos han olvidado ? De alguna manera, ellos son nuestros hijos, nadie está exento de que le ocurra. 

Y entonces vemos, cada instante, por quítame esta paja y en cadena nacional,  al máximo exponente de esto que llaman revolución y todos sus acólitos,  con dos discursos muy bien definidos, uno medio bonito disfrazado y acomodaticio, de acuerdo al momento histórico que viva y otro que invita a desatender lo contenido en el “derecho”. En la actualidad el referéndum revocatorio, herramienta jurídica contenida en la Constitución Nacional.  

Quién me define en la Venezuela de hoy, la palabra DERECHO? 

Ni yo como abogado podría.

Caminamos por el filo de un precipicio.
Enardece la sangre  que corre por las venas, esa misma que derramaron  los patriotas en  nuestro suelo,  para que hoy nosotros, por diversas razones, dejásemos que nos sumieran en el más terrible de los abismos. Esos patriotas como Simón Bolívar que es usado como estandarte para cometer la más infame de las fechorías, defenestrar a un pueblo noble,  pero estúpido. Sigamos  en las gradas a observar el proceso de caníbalización de este pueblo. Haciendo interminables colas para todo, comprar medicinas, alimentos.  Nos consumiremos los unos a los otros. Ya me considero deglutida por la ignorancia y el antiparabolismo. Inseguridad campante, matan a todo aquel por cualquier motivo, para robarle lo que tiene o porque no tiene. 

Aún recuerdo el día de la muerte de Adriana y su bebé, circunstancialmente estaba en un  parque  festejando el cumpleaños de una niña. Vi cuando comenzó la  protesta pacífica. Le tomaba fotos y algo, quizá mi madre, Dios o el sentido común, me hizo quitar del lugar en el que estaba, acto seguido las detonaciones, el chirrido de los cauchos de la veloz carrera de la  camioneta  donde viajaba la sentencia de muerte. Luego gritos, llantos. Y oímos decir, le dieron a una mujer. Y me pregunto, cuándo nos tocará?  

Otro día, subiendo de Coche, me persiguieron y les di guerra, es decir que mi reacción los sorprendió  y  luego de unos minutos de intentos, dejaron sus expectativas a un lado.  Y así sucesivamente estamos siempre en la línea de fuego. 

En qué  momento regaremos el suelo con nuestra sangre?  

Cuándo seremos parte de esta estadística,  de manos del hampa común o de la no tan común que está diezmando nuestra población?

Me declaro en resistencia civil y la que sea. 

Por lo menos me queda el derecho al pataleo. Ya creo que no nos están dejando otros. Porque aunque los invoquemos ajustados a Derecho, retuercen todo el camino para impedirlo. No estamos en democracia. Merecemos un premio Guinnes a la estupidez.
No existe otro caso en la Historia Universal,  de un pueblo a quien se le anunció  una elección entre democracia o comunismo, y eligió  este último. 

El comunismo jamás cambia. Se instale donde se instale, siempre es el mismo. La cadena de victimas es atroz: Rusia, Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Rumania, Bulgaria, Albania, Alemania Occidental, Corea, Vietnam, Camboya, Cuba, China. Por cierto, creo que nada positivo podemos esperar de los países comunistas. Y aquí nos hemos metido en la boca de lobo. Se nos olvidan frecuentemente verdades gigantescas. Por ejemplo en la China la vida humana no tiene ningún valor ni sentido. ¿Sabían que para instalarse en el poder, allá por 1949, Mao Tse Tung y su camarilla no vacilaron en asesinar a 52 millones de chinos compatriotas suyos, solo porque no estaban de acuerdo con el régimen marxista? Incluso hoy matan o dejan morir a las hembras para controlar la explosión demográfica. Estas son verdades irrefutables, aunque hoy día no esté de moda “airearlas”. 

Pregúntenles a personas de esos países que tal les fue y que tal les va con la experiencia comunista. Por cierto,  cuando ya ese cáncer de la Humanidad, que había cobrado más de 120 millones de vidas, estaba a punto de extinguirse, lo adoptamos  con mucho folklore y entusiasmo en Venezuela como forma de gobierno, denominándolo Socialismo del Siglo XXI.  Llegamos tarde como corolario hasta en esta infeliz cita de la Historia. ¿Estulticia, ignorancia, indiferencia, egoísmo? La verdad es que no lo sé. Yo no salgo de mi asombro. Incrédula asisto  a esta especie de teatro macabro y sin sentido.
Pensemos. Por omisión también hay responsabilidad. Si nos hacemos “la vista gorda” somos responsables y cómplices de lo que intentan venderle al mundo una civilización de la cual carecen. Recordemos la teoría del caos, el efecto mariposa que con su aletear puede desencadenar un huracán.  Pensemos en la moraleja de la Granja, muchas veces creemos que las cosas no nos afectan.  Pongamos nuestras barbas en remojo. Pensemos. Nos sentimos de manos atadas.  Pero debemos activarnos, organizarnos, disciplinarnos sin afanes de protagonismos. Estamos saturados de protagonistas que a diario se matan por el centimetraje de la televisión  y  en la prensa escrita, la que va quedando en el país o en CNN. Por otro lado vemos al gobierno y sus  laboratorios   decir  A y entonces todo el mundo se afana en hablar de A. No se han puesto a pensar que muchas veces lo que hacen  es distraernos en temas “x” para que no veamos  los “y”.

Soy  de la oposición.  Oposición a todo lo que sea contrario a Derecho. 

Apoyo la protesta pacífica, tal y como lo  establece la ley. 

Tenemos que apoyar a nuestro país, a nuestras instituciones.  

En  la unión está la fuerza. 

Hagamos Democracia Dinámica y Activa.
El que no ejerce sus derechos los pierde.

Y nuestro país está que explota por los cuatro costados.


Irma Gómez Párraga.

@irmagomezp

 

 

Comentarios:

2 comentarios

  1. si pareciera que hablaras no solo de VENEZUELA, sino tambien de mi ARGENTINA..de ECUADOR..BOLIVIA..parece que ese casi extinto cancer comunista,aca gozo.. o goza aun en los otros paises…de una gran cantidad de oxigeno para seguir subsisitiendo…

No se puede comentar.

Más ariculos
Cerrar

José Hernández 19 de abril 2018, jueves #PeriscopioVenezuela buen dia

http://americanuestra.com/yoani-sanchez-la-habana-ano-cero/  La Habana, año cero. Yoani Sánchez, 14ymedio, “lo que se percibe por todas partes es el cansancio. La sigilosa actitud de millones de personas a...