Jaime Ballestas (Otrova gomas) @Otrovagomas REAL METAMORFOSIS DIABÓLICA

Había pobreza pero la transformaron en miseria extrema.

Había crimen y fue canonizado.

Había muertes y las santificaron.

Había tristeza pero la volvieron llanto.

Había dolor y lo multiplicaron.

Crearon la forma sublime del sufrimiento humano: el dolor de los ancianos, que los dejó sin lágrimas, hambrientos, sin hijos, sin nietos y en la soledad eterna.

Asesinaron la familia, la educación y los maestros, y los jóvenes se quedaron huérfanos.

Arruinaron el trabajo honesto, el ahorro, y la vida de todos se convirtió en un mar de espinas.

Devastaron el país, y la traición hizo que borraran la palabra patria.

Quedó transformada en el reino de la angustia y el desconsuelo, la madre de todos los tormentos.

Robaron las riquezas, el esfuerzo ajeno, la ilusión de crear y la esperanza colectiva. Se perdió el rumbo y se perdió el destino.

Sólo ellos disfrutaron, y su mancha siniestra por todas partes dejó sus huellas.

Hijos de culebras, de lobos hambrientos, horrible parto de las hienas.

Infausta metamorfosis que nos hundió en la más oscura de las noches.

Las trompetas rojas vitorearon esa banda destructiva manejada desde el centro mismo del infierno.

Estirpe de monos y gusanos en edición de cerdos.

La que borró la historia y creó esa raza nueva de adulantes ciegos, de camaleones rojos, estirando las manos para silenciar la muerte de su futuro negro.

Transfiguraron la belleza de los campos, volvieron barrancos las montañas y surgieron lodazales donde había lagos.

Demolieron bosques y paisajes y regalaron el fondo de la tierra, las minas y sus selvas.

Cuba fue la nueva patria, Irán la religión de muerte.

Y a su lado, China y Rusia, las de las largas marchas de infinitos muertos.

Desaparecieron el amor, la dignidad, el ejemplo honesto y la belleza.

Pobre patria, que desde lejos el mundo horrorizado mira los relámpagos siniestros de su tormenta.

Transmutación diabólica, la que hoy consume a Venezuela.

Jaime Ballestas 

@OtrovagomasREAL

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Alfredo Infante sj La palabra como pan en la adversidad.

El profeta Elías (1Rey 19,4-8) está en el desierto. Ante la adversidad mide sus fuerzas y, deprimido, decide echarse a morir, pues considera que caminar,...