Jesús Caldera Ynfante, PhD EXTERMINIO Y DEVASTACIÓN HUMANA EN VENEZUELA: EL “POGROMO” DE LA TIRANÍA MADURISTA.

Tenemos un gran país con pésimo gobierno. Una empresa criminal que usa el poder político para lucrarse a sus anchas, mientras mata de hambre y mengua a nuestro pueblo.

La dictadura de Maduro Moros, manejado por sus amos del régimen cubano, viene aplicando una serie de medidas económicas para producir la devastación humana de nuestros hermanos venezolanos, en particular, de quienes están excluidos del Carnet de la Muerte o del Exterminio, que representa el mal llamado carnet de la patria, verdadero instrumento para someter biológicamente al pueblo, reducirlo a situación de sobrevivencia, para manipularlo con fines electorales.

Esta política de Estado, con fines salvajes e inhumanos, para devastar nuestra población repite las prácticas de exterminio implementadas por Stalin en 1929, en Rusia, que cobró la vida de 5 millones de ucranianos o la ejecutada por Mao, entre 1959/1960, con el Gran Salto Adelante, que mató 32 millones de personas de manera impune en función del comunismo desalmado. Estas prácticas ideológico criminales, llamadas “pogromos”, también las usó Hitler contra el pueblo judio, acabando la vida de 5 millones de personas.

En Venezuela, no es un secreto que de forma dolosa y sistemática se le priva al pueblo del acceso a alimentos y medicinas, vía medidas económicas, para generar la devastación de nuestra población, reducirla a la condición de siervos sumisos, en situación de sobrevivencia en vez de considerarles personas con derechos, a los que debe respetársele su dignidad humana, porque no son cosas ni objetos funcionales a la ambición de poder de los patanes de la dictadura.

La privación de alimentos y medicinas a nuestro pueblo es un “pogromo” ejecutado por Maduro Moros y sus amos de la tiranía cubana que constituye delito de lesa humanidad ( Exterminio) según el artículo 7, numeral 1o, literal B, del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. Responderán por tales hechos más temprano que tarde.

Oremos y luchemos. La batalla es espiritual y también política ante unos agentes gubernamentales llenos de maldad a los que no les importa la vida de nuestra población, rinden culto a la muerte y se basan en el fraude, la trampa, la violencia y la represión para mantenerse en el poder a cualquier costo.

Venezolanos, tengamos fe y templanza y preservemos la esperanza de que a todos nos corresponderá contribuir, desde distintos ángulos, en la tarea de la Construcción de la Nueva Venezuela, de todos y para todos, el día después de la caída de una dictadura que no se sostendrá por mucho tiempo.

Tengamos presente que la luz siempre vence las tinieblas!

Phd. Jesús Caldera Ynfante

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

“Tú periódico impreso en las redes” NOTICIAS JR presenta: Titulares más resaltantes de hoy viernes 30 de noviembre de 2018

➡   ¡Alarma en Venezuela! 40 hospitales no tienen ,electricidad ni agua La crisis económica que pesa sobre Venezuela no es ajena al sector salud, donde fue denunciado...