Jesús Caldera Ynfante, PhD Justicia Constitucional a favor de los más vulnerables

Enhorabuena. La justicia constitucional haciendo valer los derechos de nuestros hermanos venezolanos, desplazados forzosamente a salir del país, como consecuencia de los atropellos y la devastación humana que padece toda la población venezolana, con una decisión memorable ha resaltado que el acceso a la salud y el respeto a la dignidad humana tienen que serles garantizados por el Estado colombiano ante la situación de abandono y ruina que tenían que padecer antes de su llegada a suelo neogranadino.

Sin ánimo de ser alarmista, al crecer las causas de la tragedia humanitaria, soy de los que cree que la situación tiende a profundizarse, pudiendo ser calificada, por sus hondas repercusiones humanas, administrativas y presupuestales, como una auténtica Crisis de Refugiados, ante la cual la comunidad y los organismos creados al efecto tienen el deber de asistencia, cooperación y solidaridad para apoyar a Colombia mediante la figura de la Injerencia Humanitaria y la adopción de mecanismos expeditos de auxilio y socorro para emprender labores efectivas de corrección del drama social y humano creado por la dictadura fracasada de Maduro Moros (manejada a su antojo por la tiranía cubana) que golpea directamente a Colombia. Entre los medios sugeridos, además de la Injerencia Humanitaria, están otras formas de apoyo y cooperación como la activación inmediata de los corredores de asistencia humanitaria.

Gracias a la Corte Constitucional y gracias al gobierno y al pueblo hermano de Colombia por el apoyo y la solidaridad para con la “causa venezolana” quedando pendiente la tarea de seguir sumando presión regional e internacional para que, con el respaldo interno de los factores de la alternativa democrática, busquemos dar al traste con la tiranía de Nicolás Maduro Moros y restablecer el orden constitucional, el sistema democrático y la garantía de respeto y protección de los DDHH en nuestra dolida y esperanzada Venezuela.

Vendrá muy pronto el tiempo de que juntos Construyamos la Nueva Venezuela, de todos y para todos, donde cada persona tenga bienes esenciales para una vida digna, cuente con oportunidades que les permitan desarrollar sus capacidades y su proyecto de vida valioso, exento de daños, para que sean felices en un Estado democrático constitucional, es decir, en una democracia integral.

Oremos y luchemos. La luz siempre vence las tinieblas.
Los buenos somos más!

http://www.eltiempo.com/justicia/cortes/corte-ordena-atender-salud-de-venezolanos-en-colombia-229514

 

Comentarios: