Joaquin Chaffardet ¿No hay una salida o no quiere que salga?

El artículo del señor Pedro Pablo Fernández que acompaña a este post, pone de relieve, cuan apartado de la realidad se encuentra su autor: a pesar de conmoción que vive Venezuela, no menciona para nada la escasez de alimentos y otros productos de primera necesidad, la ausencia de medicinas, el alto costo de la vida ni el poco valor de la vida humana frente a una delincuencia desbordada ante la mirada indolente de la dictadura.
Su percepción del chavismo, que ha significado una terrible tragedia para Venezuela, el autor la resume así: “…El chavismo llegó a ser una fuerza política enorme gracias a un discurso con alto contenido social…que fue acompañado con un plan de inversión social generoso…” Sería interesante que el autor nos explicara que entiende por “inversión social” porque que se sepa las fulanas “misiones” eran una forma de dominación de quienes recibían migajas pero no educación ni empleo fijo y bien remunerado. ¿A qué inversión social se refiere?
Su autor parece no estar enterado u oculta intencionalmente el cierre de 17 diarios por porque el régimen monopoliza y controla el papel periódico como todos los regímenes totalitarios y estrangula los diarios independientes. Este aprendiz de cortesano ignora los ataques a la libertad de expresión y las agresiones continuas a los periodistas y los medios de comunicación. Ignora el cierre de decenas de estaciones radio por su independencia y resistirse a someterse a los designios de la dictadura.
Deliberadamente el autor no menciona la brutal represión de que son víctimas centenares de miles de venezolanos que osan manifestar su descontento con el régimen y sus políticas criminales, en todos los ámbitos, que han producido hambruna, represión y muerte como nunca en la historia de Venezuela.
El autor ignora olímpicamente la existencia de los presos políticos y de los exiliados perseguidos políticos. Por otra parte, para él no parecen tener mayor importancia las permanentes violaciones de la Constitución y las leyes por parte de la dictadura. Es evidente que para el autor el desconocimiento de la Asamblea Nacional, es decir el desconocimiento la voluntad del pueblo, es algo secundario, tan secundario que hace más leve mención a ello que es tema diario no solamente en Venezuela sino en resto del mundo. El autor, por supuesto, no menciona la actuación de las fuerzas armadas como brazo político del PSUV y la permanente violación de la Constitución por parte de ministro de la defensa, comandantes de los componentes y cuanto títere con gorra se le ocurra. De sus omisiones se deduce que le importa un comino la destrucción total de las instituciones y el estado de derecho.
Y se me olvidaba. Cero referencia a la vorágine de corrupción desatada en estos desgraciados años de la Robolución Sociolista del Siglo XXI. A la corrupción como elemento fundamental de la crisis económica y social “ni con el pétalo de una rosa”. O será que el autor considera inversión social el ascenso económico y social de los ladrones de la boliburguesía chavista y sus correspondientes socios en la nomenclatura de la dictadura.
El autor concluye escribiendo que en lugar de buscar la salida del gobierno debemos “Apoyar e impulsar al gobierno para que profundice las medidas que viene tomando es lo mejor que podemos hacer en beneficio del país, del gobierno, y sobre todo, en beneficio de los que pretenden sucederlo, porque las medidas que no se tomen hoy se tendrán que tomar mañana a un costo político mayor…”
El autor, en su ardorosa defensa del régimen nos invita a “…Apoyar e impulsar al gobierno para que profundice las medidas que viene tomando…” sin indicarnos cuales son las medidas que viene tomando el régimen, porque las únicas medidas que observamos los venezolanos son plomo, gas del bueno, cárcel, amenazas y restricción de las libertades públicas.
Y sin sonrojarse, con la mayor desvergüenza, da como argumento para que se apoye al régimen que ello es “…en beneficio de los que pretenden sucederlo, porque las medidas que no se tomen hoy se tendrán que tomar mañana a un costo político mayor…” Es decir, que debemos apoyar al régimen a pesar de la extr

Comentarios: