José Luis Centeno S. (@jolcesal)     Desespero por la vida de los presos políticos  

Por José Luis Centeno S. (@jolcesal)

“Torturas y pena de muerte ejecutada lentamente con alevosía a#PresosPolíticos. Esa es la realidad del preso político y sus familiares en #Venezuela”, así describe Victoria Bolívar(@MariVictori_81) circunstancias incuestionables, como hija de un preso político, un “militar disidente”, “detenido en extrañas circunstancias”, ella trasmite un significado contextualizado del desespero por la vida que les ha tocado vivir a cientos de venezolanos como presos políticos, revistiendo carácter de gravedad la intencionalidad política manifiesta de no interpretar condiciones de salud delicadas en la perspectiva de los derechos humanos universales e inalienables.

Es común escuchar entre familiares de los presos políticos,“Nos preocupa su salud”, evitando entrever cualquier desenlace trágico o fatal latente en el ambiente por la negativa reiterada y sistemática de atención médica adecuada o especializada a quienes la necesitan estando privados de libertad por motivaciones políticas; el derecho a la salud, a la integridad física, a la vida, no dejan de tener sentido, ni dejarán de tener sentido, simplemente los relegan por efecto de la perversa estrategia de los procesos penales convertidos en escenarios de aniquilación paulatina de la disidencia y de la democracia misma.

Esta realidad que afecta por igual al preso político, a sus familiares y amigos, genera interrogantes que sólo es posible responder en el contexto de la extinción de los derechos y garantías constitucionales. “Necesito saber por qué si dicen en el Sebin que no hay personal para realizar traslados a los tribunales ni mucho menos al médico, negando el derecho a la justicia y a la vida, si hay gente para hacer requisas. Hoy se metieron y destrozaron la habitación del preso político Vilca Fernández, sólo por pedir que lo atendieran, que lo llevaran al médico.”

Interrogantes que expresan los sentimientos, las vivencias y contrariedades ante la ruindad oficial con que arremeten contra la vida de los presos políticos con total desparpajo. Vilca es sólo un ejemplo, como él hay otros presos sin ir al médico. Están enfermos.Renzo también, Gregory. Todos están en lo mismo. Esa es la misma historia repetida siempre. No hay gente para trasladar a Daniel al Tribunal ni al Hospital Militar, pero si hay gente para meterse a su celda y robarle todos sus libros. No hay personal para dejar entrar amigos, pero sobran para decirles “sólo familiares directos” y también para robarle las cosas a Renzo Prieto. No hay personal para trasladar a tribunales a Gregory Sanabria, pero si hay personal para golpear y morder a las personas. Es el mismo patrón, las mismas circunstancias que se repiten en cada uno de ellos. Pero las noticias son las elecciones presidenciales.”

El hecho de hacer nugatorio el derecho a la salud en el caso de los presos políticos, extrapolando las sanciones que producen la pérdida o restricción de derechos personales de un sujeto, es posible denominarlo pena privativa de salud, ya que es un tipo de pena impuesta como resultado de la corrupción y las maniobras políticas en la administración de justicia, y que por vía de consecuencia consiste en la disminución de la perspectiva de vida del preso político, “lentamente con alevosía”, como muy bien lo dice Victoria Bolívar.

Cualquier información, comentario, desahogo o sugerencia por la dirección electrónicajolcesal@hotmail.com o por mi cuenta en Twitter @jolcesal

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Ligio Stern Hablan Las Cartas para Venezuela del 26 de octubre al 2 de noviembre de 2018.

Los hijos de Venezuela han perdido la fe ante los embates e inclemencias de la tiranía. Aún así, hay una victoria y celebración... Víctimas de...