José Luis Centeno S. (@jolcesal) Presos políticos seremos todos… 

Aunque disparatado, el título de este artículo no se aleja de una realidad innegable, la violación de derechos en todos los órdenes y niveles de nuestra cotidianidad. Como dijo Bony Pertíñez de Simonovis:

-“Si usted opositor se siente decaído, frustrado, engañado, que  decir sobre quienes están presos sin posibilidades ciertas de libertad?”.

Esa inquietud parte de una experiencia de vida dada en circunstancias similares a la que vivimos el 15O, cuando los resultados electorales nos colocaron en un escenario contradictorio, para muchos fatal, sin asidero en la realidad ni en el derecho o las leyes, es lo que viven nuestros presos políticos a diario, más en una sala de juicio donde con desfachatez jueces y fiscales emiten dictámenes, decisiones y sentencias que escapan a toda lógica jurídica y, por ende, a cualquier esfuerzo de análisis y comprensión.

Ojalá sirva de lección a todos la inexistencia de “posibilidades ciertas de libertad” para los presos políticos. Descubrir o imaginar que está cerrada toda salida electoral o de calle, que la salida electoral nunca existió, que la calle sólo se cierra para el que pacta, se entrega o se muere. Percibir o concebir tras los resultados electorales del 15O que “La Salida Electoral está cerrada hace tiempo porque estamos en Dictadura”.

Son circunstancias que nos acercan al grado de frustración, impotencia e irritación que siente un hombre o mujer inocente viéndose privado de su libertad indefinidamente por motivaciones políticas, en el fondo la razón de esos sentimientos en ellos, los presos políticos, y en nosotros a causa del “mega fraude” y otras trastadas más, es la misma, la violación flagrante de los “Derechos Civiles”, “Políticos”, “Sociales y de las Familias”, “Culturales y Educativos” y “Económicos”, consagrados en nuestra Carta Magna.

Se ha hecho usual que al preso político lo arponeen con otro fraude, ese hecho trasladado a nuestra cotidianidad encuentra su expresión más extrema, en el proceso eleccionario del 15O, anticipando circunstancias de mayor gravedad que el cierre de la vía electoral, ante las cuales saldrán sobrando las actitudes cínicas y revanchistas, que sólo buscan culpables cuando lo requerido son alternativas de solución que hagan posible la vida en democracia.

Cuando usted tiene principios y valores democráticos, como los tiene el preso político, no piensa, no discute y menos duda si el gobierno es fraudulento, por tanto, el problema es vivir en dictadura, y tratarlos como demócratas, pese a que te violen todos tus derechos, eso es lo que han pretendido que el preso político acepte como algo normal y ahora se empeñan en hacerlo con todos nosotros.

Días atrás, “Inger Mendoza” denunció que “Nacho” está atrapado en Venezuela: “Es por problemas políticos”, dijo visiblemente consternada. ¿En serio? ¿Les parece poco el problema político que se nos vino encima?

Más claro imposible, y lo dice el mejor amigo que hemos tenido en 19 años, Luis Almagro. Se está forzando el lenguaje hasta unos niveles que asustan, todo con el propósito de hacer posible que el régimen de Maduro siga actuando como una dictadura autoritaria, lo cual significa que no sólo “Nacho” quedará atrapado sin salida en Venezuela, todos y cada uno de nosotros está expuesto a ese riesgo, sino rechazamos esos atropellos con la valentía, la determinación y la voluntad que nos caracteriza como venezolanos.

José Luis Centeno Salas Cualquier información, comentario, desahogo o sugerencia por la dirección electrónica jolcesal@hotmail.com, el teléfono 0426.1529612 o por mi cuenta en Twitter @jolcesal

Comentarios: