Joseph M. Humire Irán, Rusia y el papel central de China en la crisis de Venezuela

14 de febrero de 2018

Antes de cualquier discusión sobre qué hacer con respecto a Venezuela, es necesario llegar a un consenso sobre lo que condujo a esta crisis. El papel de Irán es crítico en tal conversación.

Al igual que en el conflicto de Siria, el papel principal de Irán es preparar el campo de batalla venezolano a través de una serie de operaciones en guerra irregular, utilizando actores no estatales y sustitutos para ganar influencia sobre la población.

La fuerte evidencia sugiere que Venezuela usó su agencia de inmigración para proporcionar identidades y documentos venezolanos a varios cientos, si no miles, de los habitantes de Oriente Medio.

Sin las medidas adecuadas de verificación e inspección, y un alto grado de apoyo en contrainteligencia, nuestros aliados regionales no sabrán si los refugiados venezolanos que se extienden a través de las fronteras son refugiados legítimos, o miembros de una red clandestina transregional entre América Latina y Oriente Medio.

Cualquier intervención en Venezuela, militar, humanitaria o de otro tipo, no funcionará a menos que tenga como objetivo eliminar las influencias externas, especialmente Irán, Rusia y China, que han convertido a Venezuela en la Siria del Hemisferio Occidental.

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, acaba de completar, según la mayoría de las cuentas, una visita exitosa a América Latina. Comenzó su gira de cinco naciones invocando la Doctrina Monroe y sugiriendo que los militares venezolanos podrían lograr una “transición pacífica” del líder autoritario Nicolás Maduro.

Esto recordó a varios observadores regionales la sugerencia del presidente Trump el año pasado de una posible “opción militar” para Venezuela, sugiriendo una posible intervención estadounidense o multilateral, para detener el colapso del país.

Una acción armada o intervención militar en Venezuela por parte de cualquier nación en el Hemisferio Occidental, incluidos los propios militares de Venezuela, debe tener en cuenta el papel de Irán, Rusia y China en la crisis.

Rusia y China fueron mencionadas prominentemente por Tillerson durante su visita a la región; Irán, sin embargo, estuvo notablemente ausente de sus comentarios.

Antes de cualquier discusión sobre qué hacer con respecto a Venezuela, se debe llegar a un consenso sobre lo que llevó a esta crisis. El papel de Irán es crítico en tal conversación.

La mayoría de los analistas regionales probablemente acordarán que Venezuela se ha convertido en un país ocupado por Cuba. Con más de 30,000 cubanos integrados en Venezuela, muchos de los cuales son parte del aparato de inteligencia y seguridad, está claro que los hermanos Castro tuvieron un rol integral en el colapso del país.

La narrativa de Cuba, sin embargo, pierde dos puntos clave. En primer lugar, no identifica con precisión el papel de Cuba en Venezuela y, en segundo lugar, ignora la presencia e influencia de otros actores clave extrarregionales.

De estos, Rusia y China son quizás los dos más visibles. Al igual que en Siria, e históricamente en América Central, Rusia es el principal proveedor de ayuda militar letal, junto con el apoyo financiero y técnico a las fuerzas armadas venezolanas.

Con un total de más de US $11 mil millones en bienes militares gracias a las ventas de armas rusas, Venezuela representa el 75% de las ventas militares extranjeras totales de Rusia en la región.

Además, la empresa estatal rusa de energía, Rosneft, ha proporcionado a Venezuela un financiamiento estimado de $ 17 mil millones desde 2006. Moscú ha aprovechado sus acuerdos de garantía, para adquirir mayores participaciones en los yacimientos petrolíferos de Venezuela, a saber, el cinturón del Orinoco de crudo pesado, que le otorga Rusia más control de los activos energéticos estratégicos de Venezuela.

Rusia no está sola en el apalancamiento de la deuda para un mayor control de los activos estratégicos en Venezuela.

Según el Instituto Internacional de Finanzas, China posee más de US $23 mil millones en deuda externa de Venezuela, por lo que es el mayor acreedor del país. A través de estos créditos y préstamos, Pekín es el principal benefactor y principal banquero de la nación sudamericana, y China tiene una enorme influencia sobre los resultados en Venezuela.

Las compañías energéticas chinas también están ganando una participación cada vez mayor en el campo petrolífero más lucrativo de Venezuela, el Faja del Orinoco (FDO). Con una concesión de tierras de 25 años para la FDO, China ha asegurado el acceso al territorio estratégico en Venezuela; y a cambio, China ha utilizado su chequera para financiar muchos de los programas sociales de la República Bolivariana, como viviendas subsidiadas y clínicas médicas gratuitas.

El apoyo externo de China, Rusia y Cuba ha contribuido significativamente a apuntalar al gobierno venezolano durante la última década. Tanto Rusia como China continúan apalancando su apoyo financiero, militar y energético al régimen de Maduro a través de las robustas redes de contrainteligencia e inteligencia humana de Cuba, que penetran en los niveles políticos y militares más altos de Venezuela.

Cuba es indispensable para China y Rusia por su conocimiento operativo de los equipos suministrados por Rusia, junto con sus lazos de larga data con las redes clandestinas comunistas.

En este contexto, es difícil imaginar un escenario que elimine la presencia de La Habana de Venezuela, sin pasar primero por Moscú o Pekín. Irán, por otro lado, puede operar independientemente en Venezuela, porque aprovecha una red clandestina separada y más robusta que se ha estado desarrollando en América Latina, durante más de medio siglo.

Aproximadamente el 60% de la población de la ciudad de As-Suwayda en el sudoeste de Siria (139,000 habitantes según el censo de 2004) son ciudadanos birmanos nacidos en Venezuela. Muchos más han llegado desde 2009.

El distrito de As-Suwayda (el mismo nombre que la ciudad) ha sido apodado “Pequeña Venezuela”. Las estimaciones indican que más de 300.000 sirios de la gobernación de As-Suwayda viven actualmente a la mitad del mundo en Venezuela.

Según el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, más de un millón de sirios residen allí. Esta conexión entre Siria y Venezuela podría representar una red clandestina administrada por Irán y crítica para el avance de la “revolución bolivariana” de Chávez.

Como en el conflicto de Siria, el papel principal de Irán es preparar el campo de batalla venezolano a través de una serie de operaciones en guerra irregular, utilizando actores no estatales y sustitutos para ganar influencia sobre la población.

Su influencia a menudo no es visible en el terreno, pero se siente a través de la represión contra el régimen de los manifestantes en 2017 y antes. Durante las manifestaciones anti Maduro, los miembros de las milicias civiles venezolanas conocidos como “colectivos”, fueron destacados por ser modelados y entrenados por la milicia parajica Basij de Irán.

El papel de los Basij en el aplastamiento de la Revolución Verde de Irán en 2009 dio una lección para tratar con los manifestantes contrarios al régimen media década más tarde en Venezuela.

El alcance de la influencia de Irán en Venezuela ha sido durante mucho tiempo una fuente de debate para los analistas de seguridad regionales y de los EE. UU. Las raíces del régimen iraní como un movimiento revolucionario con una retórica antiimperialista y un dominio en expansión en todo el Medio Oriente, han acercado a Rusia y China, dos adversarios históricos de la guerra fría.

En muchos sentidos, Irán se ha posicionado en Venezuela para capitalizar la influencia económica de China y la huella militar de Rusia. Por ejemplo, el Ministerio de Defensa y Logística de las Fuerzas Armadas de Irán (MODAFL) utilizó una variedad de proyectos conjuntos con la industria militar venezolana (Cavim), así como contratos petroleros rusos y chinos con Pdvsa para proteger su evasión de las sanciones internacionales.

La ventaja comparativa de Irán, sin embargo, radica en el desarrollo de estructuras clandestinas a través de fuerzas de sustitución y redes proxy. Se sabe que su fuerza de representación más prominente, el Hezbollah libanés, se despliega en puntos de acceso global en nombre de Irán.

Mientras tanto, la Fuerza Qods (el brazo extraterritorial del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán – IRGC) trabaja con Hezbolá para aumentar la presión social en estos puntos de acceso para exacerbar los conflictos. La cooperación de Hezbollah y IRGC-QF es un componente importante de la guerra civil siria.

En Venezuela, redes clandestinas de larga data de Siria, Líbano y Medio Oriente están desempeñando un papel similar detrás de las escenas en la configuración de la narrativa y, en última instancia, dirigiendo las acciones de los principales actores del país.

Estas redes han proporcionado al régimen venezolano los conocimientos sistemáticos para controlar a la población y dominar la narrativa. Su ascenso a la prominencia se puede ver no solo en la abundancia de árabes en el gobierno venezolano, sino también en la forma en que se desarrolló la crisis venezolana, siguiendo el mismo patrón de agravios económicos y sociales a las revueltas violentas con apoyo externo.

La crisis humanitaria en Venezuela comenzó con una grave escasez de alimentos y medicinas, que provocó un reclamo legítimo entre la población, lo que provocó un levantamiento el año pasado.

Muchos olvidan que antes de la guerra civil, Siria enfrentó una sequía severa, que fue un factor en otros levantamientos violentos que comenzaron en 2011. Al igual que en Siria, Venezuela se ha convertido en una crisis humanitaria que exacerba las salidas de refugiados con serias preocupaciones antiterroristas y un fuerte y la presencia iraní.

A diferencia de Siria, sin embargo, esta crisis se encuentra mucho más cerca de las costas de los Estados Unidos.

Una fuerte evidencia sugiere que Venezuela usó su agencia de inmigración (Saime) para proporcionar identidades y documentos venezolanos a varios cientos, si no miles, de habitantes del Oriente Medio.

Sin las medidas adecuadas de verificación e inspección, y un alto grado de apoyo en contrainteligencia, nuestros aliados regionales no sabrán si los refugiados venezolanos, que se extienden a través de las fronteras son refugiados legítimos o miembros de una red clandestina transregional entre América Latina y Oriente Medio.

Mientras el Secretario Tillerson llama a los aliados regionales a aumentar el apoyo para resolver la crisis humanitaria de Venezuela y aplicar más presión al régimen de Maduro, tendría sentido que la administración Trump también ayudara a los aliados de Estados Unidos mejorando sus capacidades de contrainteligencia y antiterrorismo contra Irán y Hezbollah en el Hemisferio Oeste.

Parece que parte de esta cooperación ya está comenzando a tener lugar, como lo demuestra un nuevo acuerdo entre los EE. UU. Y Argentina para abordar el financiamiento ilícito de Hezbollah en el Cono Sur.

Hacer frente a la tragedia que ha ocurrido en Venezuela durante más de dos décadas requerirá una mejor comprensión pública del papel central de los actores extrarregionales, particularmente Irán, en la crisis del país.

Cualquier intervención en Venezuela, militar, humanitaria o de otro tipo, no funcionará a menos que tenga como objetivo eliminar las influencias externas, especialmente Irán, Rusia y China, que han convertido a Venezuela en la Siria del Hemisferio Occidental.

Joseph M. Humire es el director ejecutivo del Center for a Secure Free Society (SFS) y miembro del Middle East Forum. Este artículo ha tomado extractos de un próximo informe especial del Sr. Humire sobre “La crisis de Venezuela: un nuevo paradigma global”. Puedes seguirlo en Twitter @jmhumire

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

José Hernández 3 de diembre 2018, lunes #PeriscopioVenezuela buen día, QUIERO A VENEZUELA SEGURA, SALUDABLE, ESPERANZADA Y EN PAZ

  117 dias de secuestro de mi hijo. Regimen responsable de su integridad. Libertad para él y resto de presos politicos. Fuerza hijo te amo.No ...