La Cabilla Laboratorios de Paz. Siete Ejemplos de Inspiración del Comunismo.

20/06/2017 11:00 AM

 El día miércoles 14 de junio de este año, el tirano Nicolás Maduro anunció en una de sus alocuciones la creación de unos “Laboratorios de Paz”, que según su planteamiento serán “centros para ‘recuperar’ a jóvenes manifestantes en contra de su gobierno”.

A quién conoce un poco la historia, esto causa alarma por no ser más que un eufemismo para hablar de “Campos de Reeducación” que tanto le encantan instalar a los comunistas para sus “Enemigos Internos” sea cual sea el término despectivo que le apliquen dependiendo del idioma.

En estos campos si bien lo común es siempre la tortura, el trabajo forzado, la mala alimentación, el control mental y en última instancia la muerte, lo que es común es que son dados en regímenes comunistas, bajo distintos nombres, modalidades y maneras de torturar, pero todos siguen el mismo patrón, por ejemplo:

Gulags Soviéticos: Inmortalizados por Alexander Solzhenitsyn en su famoso “Archipiélago Gulag”. Toda una serie sistematizada de campos de reeducación y trabajo a cargo del NKVD. El legado de Stalin para el Comunismo mundial en forma de opresión a todo cuanto el tirano considerara opuesto a su política a lo largo de todo el territorio de la Unión Soviética. Fueron sus ocupantes clérigos ortodoxos, viejos terratenientes, minorías étnicas, y en general todo señalado como responsable de “actividades contrarrevolucionarias” según el código de justicia soviético. Incluía actividades de trabajo forzado, múltiples torturas, lavado de cerebro y penas de cárcel de incluso décadas a quiénes pasaron por estos desde las Grandes Purgas de Stalin hasta su clausura como institución en 1960, pasando a recluir a los disidentes como “enfermos mentales” en psiquiátricos donde la tortura y el control mental persistieron.

Kyo-hwa-so. Corea del Norte: Aún en países donde se esfuerzan en aplastar las libertades sustituyéndolas por la sumisión absoluta, hay quién ante la más mínima muestra de cuestionamiento es castigado con el internamiento en Campos de Trabajo. Desde disidentes políticos abiertos, personas que cuestionan en algo a la autoridad, hasta refugiados que huyendo del hambre fracasan y son atrapados, son enjuiciados y condenados incluso por asociación, es decir, si un familiar comete el crimen, también serás castigado. El régimen de estos campos incluye trabajo desde antes de la salida del sol hasta su puesta, sin descanso o alimento, viéndose obligados a comer ratas o serpientes según relatos para poder sobrevivir. El castigo continuaba al finalizar el día siendo obligados a recitar los credos de locura de la dinastía Kim y castigados con torturas variadas por desobedecer.

Experimento Pitesti. Rumanía: Ya reseñado en un artículo acá, el horror de la cárcel de Pitesti fue la primera gran obra de terror sistemático del comunismo rumano para su población con el fin de por medio del trabajo forzado, la tortura física y psicológica lavar el cerebro de sus víctimas hasta hacerlos aceptar el régimen opresor fuera por asimilación de la idea en sangre, por padecer una suerte de síndrome de Estocolmo que los hace sentir culpables de sus acciones, o por miedo total a no volver a padecer los horrores.

Villa Marista. Cuba: Para nadie es un secreto que Cuba es el ejemplo del que más se alimenta el chavismo para su modelo. Por ello no es de extrañar que puedan tomar de ejemplo para su nueva fase de represión. En esta prisión, el G2 aplica a disidentes tortura psicológica con el objeto principal de minar la personalidad del acusado a fin de que poco a poco pierda su identidad propia y coopere entregando a otros al mismo régimen. Las torturas iban desde interrogatorios en la madrugada, junto a la incomodidad de la propia celda de 3×2, diseñada para que el calor sea insoportable. Siendo todo esto y más causante de al menos un intento de suicidio mensual y el descenso a la locura de más de un prisionero es cosa natural ante tales condiciones.

Campos de la Muerte, Camboya: Ya mencionado en un artículo previo en estos campos el Khmer Rojo buscaba reeducar para la creación de una “nueva sociedad agraria” a toda su población, llevando a que sus residentes trabajaran sin descanso en el cultivo de arroz y rindiendo el culto al “Angkar”, obligando a todos a abandonar sus cultos previos. El control mental se aplicó más a los niños en estos campos, a quienes veían como puros del capitalismo, tomándolos de sus madres y siendo adoctrinados todo el día por el “Angkar” para luego asignarles tareas a cargo de los campos como oficiales o torturadores tras renegar de sus propios padres como siervos obedientes del “Angkar”, transformándose de víctimas adoctrinadas a victimarios del régimen genocida.

Campos de Reeducación, Vietnam: Tras el fin de la guerra en 1976, el gobierno comunista de Vietnam decidió imponerse encerrando a todos los colaboradores, soldados, funcionarios y simpatizantes del gobierno de Vietnam del Sur recién derrotado. Posterior a encerrar estos también decidieron perseguir monjes budistas y minorías étnicas. Los encerraron en Campos de Reeducación donde buscaban que por medio del trabajo “se liberaran de sus hábitos corruptos de clase” o que murieran por el cólera y la malaria. Muchos de estos prisioneros pasaron más de 5 años en estos campos tras el fin de la guerra sobreviviendo a las duras condiciones y las torturas aplicadas por las autoridades.

Laogai: Los chinos, desde siempre inspirados por la Unión Soviética tienen su versión autóctona del Gulag que ha sobrevivido incluso a su inspiración. En los Laogai, son recluidos sin juicio disidentes políticos y sometidos a “reeducación para el trabajo” o lo que es lo mismo, al trabajo forzado en fábricas o minas, siendo el fruto del trabajo de estos prisioneros parte del sistema económico de ese país, al ser muchas mercancías que exportan obra de estos desafortunados reeducados que terminan siendo esclavos del sistema contra el que decidieron alzarse.

Llámenlo Gulag, Laogai o Villa Marista, la inspiración es clara. No hay que mirar tanto a la Alemania Nazi como a los ejemplos más cercanos y comunistas de quiénes se han inspirado. Porque por mucho que quieran ocultarlo, el comunismo siempre considera igual de criminal y tratará de inhumano hasta a quien menos disiente.

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Antonio Sánchez García 1958-2018, Castro o Rómulo, la encrucijada

12 septiembre, 2018 “No podemos descartar ninguna medida para tirar abajo la dictadura de Maduro” Luis Almagro, Secretario General de la OEA. “En 1941 todo estuvo...