La Razón Corrupción madurista hace metástasis en Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya

(Diario La Razón/23/01/2018)
 

Escandalosas fotos de presidenta de la CPI con magistrados bolivarianos

• Normativa de la CPI, no solo exige a sus integrantes imparcialidad sino, también, aparentarlo.

• Hermana del Vicepresidente trafica influencias en la CPI, según el exfiscal de dicha Corte.

Irritantes, escandalosas, impúdicas, las gráficas en las que la señora Silvia Fernández de Gurmendi, presidenta de la Corte Penal Internacional CPI, con sede en La Haya,  posa con Maikel Moreno y Carmen Zuleta de Merchán, magistrados de “nuestro” TSJ. La fecha de las fotos, 18 de los corrientes, coinciden con el anuncio del Servicio Europeo de Acción Exterior, según el cual, la Unión Europea, UE, sancionó, ese mismo día, a siete altos cargos venezolanos, entre los cuales figura, otra desafortunada coincidencia, Maikel Moreno.

El Código de Ética Judicial de la CPI (resolución  ICC-BD, de 1/2/ 2005) establece que los jueces deben ser imparciales pero, además, garantizar “apariencia” de imparcialidad.

La medidas de congelamiento de bienes y prohibición de ingresar a territorio del bloque comunitario, contra Maikel Moreno no sorprendieron a nadie. El ocho de noviembre pasado, la UE además de sancionar al Estado venezolano por corrupto y violador de DD HH, informó que estaba elaborando “lista negra” con los más conspicuos transgresores bolivarianos.

Los nombres de Moreno y Zuleta aparecen desde hace dos años en la lista OFAC, emitida por el Departamento del Tesoro de EE UU y han sido listados en el mismo sentido, por el gobierno de Canadá. Por si fuese poco, el Alto Comisionado de DD HH y el Grupo de Trabajo contra las Detenciones Arbitrarias, adscritos como la CPI a NN UU, han emitido numerosos dictámenes en los que han puntualizado, que en Venezuela como política de Estado, se utilizan los tribunales, TSJ incluido, para violar DD HH de los opositores al gobierno. Ante la Fiscalía de CPI, cursan alrededor de 14 denuncias contra altos funcionarios venezolanos. De Maduro,  pa’  bajo, ¿No manejaba la señora de Gurmendi tales informaciones?

La CPI, está urgida de respetabilidad. A finales del año pasado fue sacudida por señalamientos contra Luis Moreno Ocampo anterior Fiscal ante tal instancia y contra funcionarios de la propia Corte. Prevaricación con empresarios vinculados al gobierno de Libia, fueron las graves imputaciones. Por si fuese poco, gobiernos africanos la descalifican por racista.

En medio de tales circunstancias, lo menos que ha debido hacer Fernández de Gurmendi, era ceñirse de manera celosa a las previsiones del Código de Ética. Igual que la mujer del César: no solo ser imparcial, sino también aparentarlo. Posar, socializar departir sonriente, con dos de los posibles perpetradores de delitos de lesa humanidad, es flaco servicio a las exigencias de imparcialidad arriba mencionadas.

El lobby o relaciones públicas, con los magistrados de la CPI, se encuentra expresamente prohibido, no solo por los estatutos de dicha Corte sino por la normativa universal. Sin embargo, funcionarios y exfuncionarios de esta última, como el citado Moreno Ocampo, en entrevista por CNN con la periodista Patricia Janiot han confesado que Haifa El Aissami Maddah, hermana de Tarek El Aisami, hace lobby en la CPI a favor del narco desgobierno de Venezuela. No sería lobby, sería delito de tráfico de influencias ¿Y no hay, nadie que los mande presos?

La corrupción del sistema de Justicia bolivariano, al parecer, ha hecho metástasis en la CPI.

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Alfredo Infante sj  Muchachos, ¿tienen algo que comer?

El resucitado no anda por las nubes. La escena de la resurrección hoy nos coloca en un escenario  cotidiano para Jesús y sus discípulos: el...