Ligio Stern … he aquí mi Padre nuestro meditado

 

Padre nuestro que estás en el cielo, la tierra y todas partes. Tú que estás allá en tu asiento en el Sol Central, en lo más profundo de nuestra mente y corazón. Ante tu Luz me inclino a adorarte…

Santificado sea Tu Nombre.

Venga a cada uno de nosotros Tu Reino, Tu Luz, Tu Perdón, Tu Misericordia y Tu Amor.

Que se haga Tu Voluntad siempre, tan justa y maravillosa.

Danos e infúndenos la luz y energía que nos permita hacer y atraer lo necesario para satisfacer cada una de nuestras necesidades, a través del pan, dinero y todo lo que sea necesario, hoy y siempre; en perfecto equilibrio.

Perdona nuestras ofensas. Y que el amor que nos infundes se incremente cada vez más para perdonar a quienes nos hayan ofendido.

Jamás nos dejes caer en tentación y líbranos de todo mal y peligro. Asístenos juntos con los Seres de Luz en cada paso, para que nos mantengamos siempre en conexión a ti, y con ella, agudizar nuestros sentidos y reconocer las vibraciones bajas, para apartarnos de ella cambiando de dirección.

Tuyo es el Poder y la Gloria por siempre.

Así es. He aquí. Hecho está.

 

 

 

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Noticias JR Terror en Hospital Central de Maracay

Una serie de casos, con los que se podría producir una buena película de terror, han tenido como escenario el Servicio de Neonatología del Hospital...