Los caudillos

Un cartón de huevos está costando al día de hoy lo equivalente a 81 mil dólares de los tiempos en que la moneda norteamericana se canjeaba aquí por 4,30 bolívares. Esa es la representación con guarismos de la tenebrosa inflación, el enemigo número uno del pueblo venezolano. Ahora bien, esto que pasa se veía venir.
opinan los foristas
No se trata de querer aparentar dotes adivinatorias, nada de eso; simplemente que desde que se comenzó a esterilizar la producción nacional, y a depender cada día con mayor intensidad de la importación, prácticamente de todo lo que se consume en el país, era de “anteojito” que llegaría el momento en que cosecharíamos casi nada adentro y que lo que “cuesta un ojo de la cara” pagar en moneda extranjera, iba a ser cada día más escaso, tal como ocurre en esta hora azarosa del país.
Pero ese es el itinerario que tienen los “hombres a caballo”, que en forma de caudillos milagrosos encandilan a los pueblos. No tienen ideas, ni proyectos, ni condición de estadistas, pero son sobrados en capacidades para embelesar con argucias propias de los hechiceros a los incautos electores que se dejan mansamente deslumbrar y arrear por ese falso mesías que tanto daño hace con sus habilidades demagógicas y populistas.
Esa figura no es una novedad ni en Venezuela ni más allá de nuestras fronteras; es verdad que muchos pueblos después de haber sufrido los rigores de esos maleficios se han curado de espanto y hoy se desenvuelven bajo la conducción de administraciones centradas en programas relacionados con el desarrollo económico y la evolución social, que vienen de la mano de modelos equilibrados en los puntos de la seguridad jurídica, hija legítima del imperio de las leyes.
Contrariamente, aquí en Venezuela lo que se ha impuesto en estos últimos tres lustros, es el autoritarismo inspirado en esquemas desgastados, minimizados a reductos estrechados por los grandes cambios que se han verificado en la inmensa mayoría de los países. Deudas injustificadas, niveles de corrupción que llaman la atención y causan asombro, ¡hasta en los países donde ese morbo es frecuente, pero no normal!, un desorden en las finanzas públicas y un desparpajo para despilfarrar una fortuna que ha debido ponerse al servicio de extraordinarios planes de desarrollo para evitar lo que hoy vergonzosamente vemos: familias enteras haciendo colas, en medio de la angustia existencial que produce imaginar que todo se acabará esta noche o mañana, y por eso hay que depender del minuto que disponemos para llevarnos “lo que sea” de lo que queda en los anaqueles de abastos, farmacias o supermercados.
La lección a aprender es no seguir a ciegas los gritos de las montoneras, ser buenos ciudadanos que se movilicen cívicamente, porque cuando dejamos de hacerlo sobreviven los malos gobiernos.
antonio ledezma Antonio Ledezma 

@alcaldeledezma
13 Enero, 2015

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Antonio Nicolás Briceño Pensamientos para enriquecernos espiritual e intelectualmente. Uno de los pensadores más fascinantes del siglo XX JUDDU KRISHNAMURTI:

* Jiddu Krishnamurti (en (nació en Madanapalle, Andhra Pradesh, India, 12 de mayo de 1895–falleció en Ojai, California, Estados Unidos, 17 de febrero de 1986),...