Manuel Avila    Agenda nueva

La nueva AN no tiene otra alternativa que gobernar para la gente porque ese fue el mandato del pueblo y no le queda al gobierno otro camino que tomar el rumbo adecuado de la consagración económica y social de los venezolanos.

Y es que lleó la hora de las transformaciones de un país que lejos de las mejoras sociales y económicas que le ha dado la revolución, necesita ir más allá con calidad de vida y beneficios que le den mayor poder adquisitivo a la gente.

No puede este país seguir con la inflación más alta del Continente, con una escasez descomunal, con colas por todas partes y con una inseguridad que deja miles de muertes mensuales en todo el país.

Esa es la realidad de una nación que con petróleo garantizado para mil años tiene a los herederos de Bolívar comiendo pan con mantequilla o casabe con salsa de tomate porque no hay carne, ni pollo y menos productos como azúcar, leche, papel toilette, café y tanta mercancía que desapareció de las estanterías de los supermercados.

No pueden los venezolanos seguir dependiendo de los cuatro productos que vende la red Mercal, porque solo unos pocos tienen acceso a esos espacios politizados. Tampoco es justo que con el concepto vago de “Guerra económica” se pretenda mantener en ascuas a una nación que ve con preocupación cómo grandes colas cubren el espacio nacional para dar la sensación de la miseria nacional.

Ahora cuando la quiebra del país es una realidad porque no se encuentran los productos de la dieta diaria y los sueldos miserables de los empleados públicos y de los obreros no llegan al tope que se necesita para tener mejor calidad de vida, entramos en una etapa de la crisis que debe encontrar unidos al Poder Ejecutivo y al Poder Legislativo para entre los dos poder iniciar ese camino de esperanzas que solicita la Venezuela de los nuevos tiempos.

Por eso hay que recibir el nombramiento de la AN como una decisión del soberano que fue capaz de poner más de tres millones de votos del chavismo para dar una revolcada de grandes dimensiones a un oficialismo que todavía no ha entendido que ocurrió el 6D.

Y si hay que explicarles mil veces habrá que hacerlo porque ese cañonazo propinado por una ola gigante convertida en tsunami que ese día glorioso le dio en votos la mayoría a la oposición para que iniciaran los cambios importantes en el poder nacional.

De todas formas ese acontecimiento histórico le quitó el poder total que por 16 años tuvo el oficialismo con todas las instituciones a su favor y que ahora le corresponde a los herederos de Chávez empezar a gobernar con el viento en contra.

No será nada fácil para los rojos gobernar sin la ventaja del poder y por esa razón han salido a batallar de una vez para tratar de intimidar a 112 diputados que están casados con el objetivo de cambiar la realidad del país.

Llegó la hora de los cambios de paradigma en la AN porque a la oposición con un bloque de 112 diputados le toca revisar las leyes de la República, revisar los convenios internacionales, revisar los créditos, la entrega desordenada de dólares y sobre todo poner orden en la cantidad de leyes y decretos que fueron aprobados en los últimos 17 años por la mayoría revolucionaria.

Esos son los detalles que resultan positivos en esta configuración de la nueva AN que urgía de un contrapeso y que fueron los opositores y los chavistas los que emitieron ese veredicto el 6D para que tuviéramos una nueva realidad política nacional.

No creo mucho en esos dimes y diretes que al final nada le dejan de ganancias a los venezolanos, pues no quedan dudas que ambos bandos tendrán que ponerse de acuerdo, ir al diálogo, a la conciliación y a la cohabitación para dar grandes resultados que beneficien a los venezolanos.

Aquí se trata de leer el mandato del 6D que obliga a las dos caras de la moneda a poner sus mejores esfuerzos para consolidar la economía nacional, pues en estos momentos no estamos produciendo ni palitos de fósforos y necesitamos una Venezuela productiva para poder seguir adelante.

Esa es nuestra realidad y a quien desoiga el mensaje del pueblo tendrá que pagar con creces un error en la historia que está dibujado con colores variados y no monocolor.

Con esa Venezuela que se asoma al 2016 con esperanzas estamos casados y empujamos juntos todos los venezolanos para conseguir la ruta de una mejor sociedad con calidad de vida, con un bolívar fuerte y desdolarizar nuestra economía para poder tener una Venezuela próspera.

Manuel Avila

@encíclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

José Hernández  3 de julio 2018, martes #PeriscopioVenezuela buen día

http://www.eltiempo.com/politica/proceso-de-paz/venezolanos-estaria-integrando-grupos-ilegales-en-colombia-238442  “La crisis hace que venezolanos integren grupos ilegales...